Ensayos Literarios

De Cronista a escritor, el perfil del Inka Garcilaso de la Vega.

(Roque Ramírez Cueva)

JAVIER HERAUD: YO TENÍA 21, CUANDO TE CONOCÍ.

(Hildebrando Pérez Grande)

La poesía no tiene fronteras. Cruza ríos, valles, junglas enmarañadas, mares recelosos, merodea por sueños y recovecos oscuros, y baja radiante por laderas inaccesibles y vuela por espacios siderales sin quemar ni sus alas ni sus nubes en pantalones grises y aterriza, para sorpresa nuestra, como diría Eliseo Diego, por donde nunca jamás se lo imaginan, para entroparse con las huestes humanas. Y nos ilumina. Y nos marca con fuego. Y apaga nuestra sed. Y es un bosque de latidos y esperanzas. Y es santa. Y es profana.

El Deicidio.

(Julio Carmona)

Fuente blog Creación Heroica.
EL “DEICIDIO” NO TIENE EL NIVEL de una categoría científica, ni en el plano de la estética ni en el de la poética, literarias1. En todo caso, tuvo éxito en la poética romántica, en la que -lo hemos visto con Ibáñez Langlois- “adquirió el valor luciferino del conocimiento absoluto, de la subversión plena, del asesinato de Dios.” (E-1979: 72.) Y no tiene ni siquiera el prestigio de la originalidad. Arnold Hauser, en su libro Literatura y Manierismo, dice que es Proust quien sugiere esa explicación de la creación artística. Dice:

Cuatro centurias del cronista GARCILASO DE LA VEGA, INKA (Intelectual Peruano del siglo XVI).

(Roque Ramírez Cueva)

-Parte uno-

A los escribanos o letrados que llegaron junto con la soldadesca invasora, a los que nacieron del connubio inga e hispano, a quienes fueron invadidos y ofrecieron resistencia se les puede agrupar en cronistas españoles, mestizos e indios. Por cierto esta es una certera afirmación tomada de las investigaciones realizadas por Francisco Carrillo (1). Y sin duda Garcilaso de la Vega, a pesar que lo consideramos nuestro Inka el forjador de las primeras letras peruanas, se le encuentra entre los cronistas mestizos.

El Tema de la Angustia en César Vallejo.

(Julio Carmona)

El Egoísmo Absoluto, Base Ideológica del Rebelde Ciego.

(Julio Carmona)

Fuente blog Ceación Herpica.
¿POR QUÉ NO LLAMAR A LAS COSAS por sus nombres? Es la pregunta que se impone. Y ya hemos dicho que el problema no es puramente retórico. La pretensión última es adquirir la ‘extraterritorialidad’, para usar una expresión de Arnold Hauser cuando dice:

La frase de Proust de que “todo lo grande en el mundo se debe a neuróticos”, es de seguro algo más que la lamentación de un escritor: es una pretensión de extraterritorialidad. (E-1982: 100.)1