Ensayos Literarios

EL OPTIMISMO DEL POETA JULIO NELSON MONTERO.

(ROSINA VALCÁRCEL)

Anticona, Piélago y San Marcos

Éramos estudiantes, resplandecía la luz de la tarde en las faldas del nevado Anticona en pleno otoño de 1964. El doctor Javier Pulgar Vidal nos enseñaba las regiones de nuestra geografía –en una excursión que cubría todo el valle del Rímac, hasta los 4 836 m– y en plena ruta Lima-Huancayo me agobió el soroche. Tuve pronta ayuda y una vez repuesta me sorprendieron el caminar firme y la actitud contemplativa, serena, de un compañero acomedido, joven esbelto, quien silbaba la hermosa melodía rusa “Dos guitarras”.

Con Bob Dylan en Jequetepque.

(Eduardo González Viaña)

La primera vez que escuché a Bob Dylan me encontraba en la sala de atención de un brujo de Jequetepeque.

Parece un trabalenguas, pero Jequetepeque es el nombre de un pueblo situado en la provincia de Pacasmayo, al norte del Perú, famoso entre otras cosas porque los burros todavía transitan por sus calles y porque siempre se puede encontrar un buen “maestro” en artes brujeriles.

ACERCA DE POESÍA REUNIDA (1966-2013) de Rosina Valcárcel. Un legado familiar.

(Alfonso Mendoza Fernández)

“El silencio era profundo y le aterraba Intento dar amor donde había un barco ganadero sin rumbo bajo el azul lúgubre Intentó poner orden donde no había orden Intentó ser esposa y era una pálida muchacha piurana Intentó ser madre cuando la abuela Susana murió en el hospital y ella tenía once años Intento ser mujer cuando era la tímida flaquita de su hogar Intentó ser compañera y no se corrió de la adversidad y expropió dinamita de la fábrica donde laboraba y voló lejos y repartió volantes y tuvo orgullo y alegría al cantar La Internacional”.

El efecto Bob Dylan.

(Ilka Oliva Corado)

Mundos Paralelos (en la Narrativa de Mario Vargas).

(Julio Carmona)

NO UNA SINO LECTURA VARIA: DISTINCIONES A MIGUEL GUTIÉRRREZ.

(Roque Ramírez Cueva)
Resulta irónico aún hoy en día, contestar a la gran mayoría de piuranos y peruanos una pregunta sencilla, ¿Quién es Miguel Gutiérrez? Y sería hasta sarcástico hacerlo si no supiéramos que en el país dónde vivimos hay urgencias más graves de resolver en lugar de preocuparnos por obras y autores (así lo piensa una no poca mayoría); también si caemos en la cuenta de hacer la más fácil y puntual de las sumas, nos sobran escribidores y nos faltan lectores.