Ensayos Literarios

Rosina Valcárcel: Italia, Alquimia y Fuego. Antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel

(Giovanna Miñardi)

OTRA MIRADA

ANÁLISIS DEL POEMA FLORENCIA DE FIORELLA GUTIÉRREZ LUPINTA.

(PEDRO RODOLFO EDUARDO DONDERO RODO)

“FLORENCIA”

Tu cándida y pura mirada no sabe de odios ni males que aquejan el alma,
brindas tu amor más puro sin miedo a entregarlo.
Muestras tu sinceridad e inocencia que acompañan a la experiencia,
el saber sin temor, eres la flor que riega los sentimientos más puros.
El temblor de tus manos te hacen más tierna,
tu blanco rostro parece el de un ángel
que espera ver cielo en las noches.
Has cambiado de figura, se ha reducido tu tamaño,
pero sigues mirando hacia adelante.
Ya no caminas como antes, ahora solo descansas.

Alquimia y fuego de una amistad.

(Sandro Chiri Jaime)

Este libro me abruma. Me abruma porque al revisarlo, primero, y deleitarme con su lectura, luego, repaso, fundamentalmente, la vida cultural peruana de las últimas cuatro décadas. Y, entre otros asuntos, al repasar el tiempo transcurrido, me percato de que en él se han formado diversos tipos de lectores con permanentes preocupaciones dialogantes; prueba de ello son, por ejemplo, las distintas aproximaciones a la producción lírica de Rosina Valcárcel que los críticos entregan en estas páginas del libro que hoy presentamos.

Análisis del poema MÚSICA DE MI ALMA, DE FIORELLA GUTIÉRREZ.

Por Lucio Ormachea Méndez (LUÍS YACO).

LA MÚSICA DE MI ALMA

Cantas y resuenas en mi cuerpo,
juegas con la esfinge
y sueltas todas las melodías.

Bailan las arenas del desierto de Arabia,
con tu perfume envolvente de Do, Re, MI,
y todas las notas musicales,
que existen y que no existen.

Animas mis castillos mágicos,
sumergidos en el bello Titanic,
navegando con música de Bach.

Estás repleta de maravillas inalcanzables,
tan bellas como: Las montañas de Macchu Picchu
y las Pirámides de Egipto.

Los colores que creas en mi vida,
son más diversos que los geranios,

¿Poética de la Mercancía o Mercancía de la Poética?

(Julio Carmona)

LOS LIBROS-CASA EN QUE ESTOY RESIDIENDO.

(Tulio Mora Gago)

Nada es mejor que leer. Ni siquiera escribir. Ser lector nos agrega una invitación a un libro-casa, al que entramos, no como visitante, sino como su co-habitante. Cuando salgamos de él-ella ya no seremos los mismos. Hay libros que marcan con fuego y te dejan cicatrices para siempre. Hay otros que te acarician con su suave tibieza. Otros que solo intrigan. Los sentimientos son infinitos.