Bipartidismo: monopartido vocero de la oligarquía

(Beatriz Valle) es Viceministra de Relaciones Exteriores de Honduras de la administración Zelaya
Informaciones relacionadas:
Es falso que “cada pueblo tiene el gobierno que se merece”, tenemos el gobierno que nos han impuesto, con engaños, los eternos dueños de Honduras, a través de dos partidos que son uno solo”.

Honduras: Carta al Cardenal Óscar Andrés Rodríguez - Por Beatriz Valle, Viceministra de Relaciones Exteriores de Honduras
Honduras: "El señor que ganó las elecciones tendrá que lidiar con nosotros durante toda su gestión": Vice canciller Beatrice Valle
Rebanadas de Realidad - Tegucigalpa, 04/03/10.- Me ha llamado mucho la atención, la reunión sostenida por miembros prominentes del Partido Liberal de Honduras, con el Embajador de Estados Unidos de América. Tenemos conocimiento fidedigno de que esa reunión liderada por un ex Presidente se trató específicamente de la reconstrucción del Partido Liberal de Honduras y la propuesta del referido ex Presidente de ajusticiar al Presidente José Manuel Zelaya Rosales y al usurpador golpista Roberto Micheletti.

Beatrice Valle, vice canciller legítima del gobierno del presidente Manuel Zelaya en Honduras. Foto: Dick Emanuelsson.

Me apena discrepar con los amigos que tuvieron a bien asistir a la mencionada reunión, que declararon en los medios, su pretensión de unificar al Partido Liberal con ayuda de los Estados Unidos. ¿No podemos presumir ya, después de tanta evidencia, que cualquier acción propuesta por el Embajador de los EEUU, tiene el objetivo de continuar sometiendo al Pueblo Hondureño al intervencionismo y el apoderamiento de nuestros recursos para entregarlos a corporaciones nacionales y extranjeras? ¿Por qué este Embajador de carrera interviene en asuntos políticos internos de nuestro país, en una franca violación a nuestra soberanía? ¿Qué opinará el Presidente Barack Obama, quien ha manifestado que EEUU durante su gobierno, no intervendría en los asuntos internos de los países? ¿Será que los más altos funcionarios del Departamento de Estado, desconocen estas actividades, de la misma forma como desconocieron el golpe de estado? ¿Por qué liberales de prestigio se prestan y le hacen el juego al embajador intervencionista? ¿Es que no tenemos dignidad, señoras y señores? ¿Qué nos pasa? Decimos que queremos cambiar pero continuamos con las mismas prácticas indignas y serviles.

Todos tenemos muy claro que ambos partidos tradicionales son los responsables de los males que vivimos, ya que estos nunca han representado la voluntad de las mayorías, sino que son voceros de la oligarquía. El único Presidente que se ha interesado por devolver los recursos y la dignidad al pueblo hondureño, fue removido a la fuerza, por prominentes miembros de su mismo partido, incluyendo algunos que asistieron a la reunión con el Embajador Llorens, en alianza con el Partido Nacional y sus eternos patrones.

El objetivo primordial de estos señores ahora es desarticular, a como de lugar, el Frente Nacional de Resistencia Popular e impedir su ingreso a la institucionalidad política formal, en el conocimiento de que somos muchos y que unidos podemos vencerles para lograr la creación de un país que dejaría de ser un medio de enriquecimiento para ellos, sino una nación cuyos recursos sirvan para mejorar la calidad de vida de todos sus pobladores.

Los dueños del Partido Liberal que hoy piden la cabeza del Presidente Zelaya sin sustento alguno y la del golpista mayor porque ya no les sirve, porque ya cumplió con su misión de “retrotraernos” 30 años, pretenden continuar sirviendo de testaferros para unos pocos, en detrimento de más de siete y medio millones de hondureños, que pedimos a gritos que nuestro país salga del atraso y la miseria y que se convierta en un verdadero estado de derecho en el que se garanticen los derechos de todos sus ciudadanos.

¿Para qué ha servido el golpe de estado y el sufrimiento del pueblo hondureño si vamos a continuar con las mismas prácticas, que nos llevarán a los mismos resultados? Los mismos conservadores y reaccionarios, vestidos de diferente color, juntos en sus propósitos.

Hacemos un llamado, en nombre de la ética y la moral, a los líderes del Partido Liberal que sí aman a Honduras, para que reflexionen y pongan los intereses de la mayoría de hondureños y hondureñas antes que su arraigo partidario, que surge del hecho de haber gozado de los privilegios que éste les ha brindado a ellos y a sus familiares desde siempre. Que aprovechemos este momento histórico, una oportunidad de oro para conducir al país por el camino del desarrollo, en condiciones justas para todos y todas.

Al noble y heroico Pueblo Hondureño: no permitamos que nos duerman de nuevo con cantos de sirenas, que no nos engañen más. Un verdadero patriota debería reconocer que no podemos continuar invirtiendo nuestros esfuerzos en un proyecto fracasado, que no podemos continuar haciendo las cosas de la misma manera que se han hecho siempre. Los resultados están a la vista para el que los quiera ver.

Amados compatriotas, las transformaciones que Honduras necesita JAMÁS vendrán de los Partidos Tradicionales; vendrán del auténtico despertar de la conciencia colectiva de los hondureños y hondureñas que con un frente amplio, participativo, el Frente Nacional de Resistencia Popular, convertido en una arrolladora fuerza política, logre la toma del poder y brinde al Pueblo Hondureño, el gobierno que realmente merece.