Testimonios militantes

05 DE MAYO DE 1818-05 DE MAYO DE 2010: 192 AÑOS DE VIDA: “SOBRE MARX SEGUIRÁ HABLANDO EL MAR”

(Fernando Buen Abad Domínguez)

Rojo Vivo

Fuente Bosque de Palabras.

“No pinto de color de rosa, por cierto, las figuras del capitalista y
el terrateniente.1”

“El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde, dejó de pensar
el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos dos minutos
solo, y cuando volvimos, le encontramos dormido suavemente en su
sillón, pero para siempre” Federico Engels2. Fallecimiento de Marx,
Londres 14/3/1883

Qué bueno sería leer a Marx, (entenderlo, saborearlo y disfrutarlo)

Reflexiones en el décimo tercer Aniversario de Paulo Freire.

(José Rouillon)
Sociólogo-Educador

Lima, 02 de mayo del 2010

ELSA C. DE HUWILER: La vida y la muerte de una peronista resistente

(CRISTINA HUWILER)

ELSA C. DE HUWILER, nace en una conocida familia platense. Realiza estudios en nuestra ciudad y egresa como diseñadora de alta costura, realizando diversas tareas sociales en entidades y parroquias de nuestra ciudad.

Su vida se transforma al conocer a quién después sería su esposo, el compañero Carlos Guillermo Huwiler, militante del nacionalismo, joven cercano a FORJA, quien se aprestaba, para entonces, con activa participación, a la formación del movimiento que le daría un proyecto nacional y popular a nuestra Patria, bajo la conducción de JUAN DOMINGO PERÓN.

Enfoques cooperativos;Hoy: José Yorg, arquetipo de liderazgo cooperativo de nuevo tiempo.

(Roque Arguello y Raúl Rodríguez)

En este modesto artículo intentamos hacer una exposición abreviada de la sustanciosa contribución de José Yorg-el cooperario-por el adelanto del pensamiento y de la práctica cooperativa con la asumida pretensión de atestiguar que los ideales utópicos siguen vigorosos y vigentes gracias a contribuciones nobles como las realizadas por él.

Karl Marx

(José Martí)

LUIS ROCCA, GRACIAS POR TUS UTOPÍAS

(Guillermo Figueroa Luna)

Historiador

guillermofigueroaluna@yahoo.es

"El patrón es patrón", decían las valientes dirigentes del primer (y tal vez, hasta ahora, único) Sindicato de Trabajadoras del Hogar inscrito en el Ministerio respectivo, para explicar su renuencia a participar en el paro general que impulsaban los gremios de ese lugar, en apoyo a los vecinos de una urbanización que sufrían abusos de la entidad estatal que en ese entonces la construyó.