Testimonios militantes

26 de julio de 1952, fallece Eva Perón. La mística revolucionaria del peronismo.

(Daniel Di Giacinti)

“…Yo entendí enseguida, qué era realmente Evita.

Era puro amor por el pueblo. Era una maravilla. Una muñeca de belleza, acompañada de una tremenda fe. Esa fe, estaba depositada en su amor al pueblo y en su amor por mí. Por que en mí, veía ella la encarnación de ese amor popular.

Porque fue eso. Fue amor lo que nos unió al pueblo, a Eva y a mí…

….Hizo de su vida lo que quiso el pueblo.

Hizo una entrega total y absoluta. Tanto fue así que le costó la vida. Ella se fue en su momento. Yo me iré en el mío. Pero lo que hicimos no se puede destruir con la muerte.

Revolución Sandinista: lo heroico y lo humano.

(Guillermo Bermejo Rojas)
19 de julio de 2016.

“Nosotros iremos hacia el sol o hacia la muerte. Y si morimos nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán” Augusto Cesar Sandino, General de Hombres Libres.

La misión de Ilka.

Introducción por Ilka Oliva Corado

No acostumbro a publicar nada que no sea de mi autoría en mi blog, pero de vez en cuando, dependiendo la importancia hago excepciones, como es el caso de hoy. Y digo importancia no porque este texto se trate de una reseña de mi trabajo, sino por la extraordinaria labor de la estudiante de periodismo que la hizo; que pudo captar la esencia de mis palabras. Es la reseña más original que han realizado de mi trabajo hasta este momento.

UNA FIGURA DE LEYENDA. JORGE DIMITROV.

(Gustavo Espinoza M.)

Hace 67 años, un 10 de julio de 1949, la Plaza “9 de septiembre”, situada en el corazón de Sofía, la capital de Bulgaria, rebosada de gente. Decenas de miles de personas habían acudido allí para rendir homenaje a un hombre de leyenda: Jorge Dimitrov, quien falleciera en el Sanatorio de Borovija en Moscú, ocho días antes, un 2 de julio de ese año, cuando acababa de cumplir 67 años.

KIM IL SUNG Y EL CHE, COMANDANTES REVOLUCIONARIOS.

(Jorge Luis Ubertalli Ombrelli)

Paco Urondo periodista: la poesía de la realidad.

(Juan Ciucci)

Fuente Agencia Paco Urondo.

19/06/16

Una parte de su obra, con una de las características que siempre lo acompañarían: esa risa impertinente, de costado, socarrona. Por años estuvo perdida, desaparecida, su obra. Si hasta me costaba encontrar La Patria Fusilada, y desconocía mucho de su producción, por esas faltas. No era casual, claro. Conté un encuentro en un texto que analizaba ese libro, y quiero volver a contar ahora: