Testimonios militantes

Gracias, por tanto amor.

(Ilka Oliva Corado)

Lo más fácil es esta vida es enlistarse en los bandos de la corruptela. Buscar a toda costa el beneficio personal así sea pasando sobre la integridad de los valores humanos. Sobre las necesidades de otros. Lo más fácil en esta vida es omitir, reemplazar, escabullirse de las responsabilidades colectivas. Fingir no ver y no escuchar y guardar silencio ante lo que nos cuestiona y nos expone. Ante lo que nos exige actuar.

COLOMBIA: ¿PUEBLO INDOLENTE?

(Fernando Dorado)

Popayán, 17 de noviembre de 2015

Algunos dicen que nuestro pueblo es indolente y merece vivir como está: manipulado, desorientado, desconcertado, explotado y demás.

Pero pienso lo contrario. Ese “pueblito indolente” como lo llaman algunos, ha dado más muestras de rebeldía y dignidad de lo que muchos piensan.

Rafaél Gamarnik: la partida de un grande.

(Omar Dalponte)

La importancia de la militancia en tiempo de crisis y democracia.

(Ilka Oliva Corado)

Cuando murió Chávez, (murió es un decir porque se hizo inmortal) recuerdo los innumerables comentarios, el capitalismo y los camisas blancas celebraban, decían por doquier aquellos infieles: se vendrá abajo la Revolución, se vendrá abajo ese gusano del socialismo, mientras unos llorábamos otros celebraban en grandes bacanales, para unos la muerte de Chávez significó un dolor inmenso y para otros la alegría de sus vidas, pensaron que atacarían Venezuela por la yugular y que le chuparían toda la sangre a la Revolución Bolivariana.

Verónika 2016: Prende la esperanza.

(Claudia Cisneros)

Conocí a Verónika Mendoza en Twitter, cuando comenzamos a coincidir en apoyo a los vapuleados Pueblos Indígenas. Yo, desde mi activismo ciudadano y como periodista; ella, desde su vocación política y como congresista.

50 años después de la última batalla de Luis de La Puente Uceda.

(Eduardo González Viaña)

Como los románticos héroes del Apra del 32, De la Puente y el MIR no se levantaron contra un régimen sino contra un sistema.

Fuente Revista Mariátegui-

13/10/15

Hace algunos años, una tarde en Barcelona, anduve por la colina de Montjuic y recordé que allá, en la playa que la circunda, se batieron Don Quijote de la Mancha y el Caballero de la Blanca Luna (1615). El libro de Cervantes nos informa que allí fue vencido aquel hombre bueno que encarnaba los principios más nobles, justos y libres de la entreverada condición humana.