Testimonios militantes

SUÁREZ, Carlos Oscar.

(Lic. Roberto Baschetti)

La izquierda peruana no tiene quien le escriba.

(César Zelada)

El año 2015 fue uno de los más tristes para quien escribe estas líneas, para la izquierda en particular, y para los trabajadores en general. Y lo digo no solo por la falta de estrategia de poder revolucionario de la izquierda peruana (la conservadora e “insurreccional”). Tampoco lo digo solamente por la crisis de dirección de los movimientos sociales. Lo digo porque históricamente el pueblo ha perdido a una de sus plumas de fuego por justicia social más importantes.

NÍTIDO, INMENSO.

(Marcela Pérez Silva)

Una nube de ternura nos envolvió como un abrazo al cumplirse el quinto aniversario de tu partida. Hay quienes le dan nombres bonitos como “tránsito a la inmortalidad”. Para mí es partida: porque estabas y ya no estás, aunque yo te siga hablando como si estuvieras y hasta discuta contigo, como hacíamos antes de ese día en el que nos dejaste sin avisar.

Cinco años pesan, no fregués. Con decirte que los mellizos ya se afeitan… Y tú sigues estando sin estar, en todas las cosas que en tu nombre hacemos para seguir sintiéndote: nítido, inmenso.

El Legado de Javier Diez Canseco.

(César Zelada)
Rebelión (05/05/14)

José Beltrán Peña: Entre la poesía y el libro.

(Armando Alvarado Balarezo)

“Abre con ternura un libro,

y sentirás la respiración del Creador”.

Aralba

.

HILDA GADEA, MIS PADRES y EL CHE.

(Rosina Valcárcel)

Perú-México-Guatemala-Cuba

Gustavo Valcárcel y Violeta Carnero Hoke, mis padres amados e Hilda Gadea, compatriota apreciada, se conocen en Lima, en la heroica militancia aprista de los años 40. Gus nació en 1921, Viole en 1923, Hilda en 1925.

Hilda Gadea Acosta (21 de marzo de 1925 -Lima, Perú/-1974 La Habana, Cuba). La mayor de siete hermanos, perteneció a una familia humilde de los Barrios Altos que apenas acabada la secundaria resolvió estudiar contabilidad mercantil con el fin de ayudar en el sustento de su hogar.