Politica Nacional

Los cosechadores de tempestades

(Gustavo Rosa)

Gataflorismo

(El Nieto de Mordisquito)

Mucha agua corrió bajo del puente desde nuestro último encuentro.
Un día que nos dejó marcado un notorio contraste sobre el que me gustaría podamos conversar.
Al dar comienzo las sesiones del Congreso Cristina Kirchner habló más de tres horas
enumerando sus principales logros.
Un rato antes, frente a la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, acaso Mauricio Macri haya querido hacer lo mismo pero hallar un logro en su gestión es tarea imposible. Prefirió leer quince minutos sobre cosas que le gustaría hacer en el futuro.

Cristina le gana por varios cuerpos a Macri...

Omar Dalponte.

El comienzo de marzo también, de alguna manera, es el principio del año. No para todos, claro. Porque si bien es cierto que año tras año, desde que se inició el tiempo del kirchnerismo se vienen batiendo records en las zonas turísticas, no hay que olvidar que son muchos los argentinos que aún no tienen lugar en la mesa grande donde se come como corresponde.

Debate en el kirchnerismo : risas y llantos

(Gabriel Fernández).

Director de La Señal Medios

Gasto público o inversión social.

Han pasado tres días de la tragedia de Once. Va decantando en la inteligencia colectiva la secuencia de responsabilidades. Y es pertinente efectuar una serie de reflexiones, algunas inhóspitas, con el objetivo de situar el problema y avanzar hacia conclusiones firmes que nos hablen del futuro.

Imposible envenenar el alma del pueblo

(Omar Dalponte)

Mientras el gobierno nacional y las administraciones municipales y provinciales que lo acompañan tratan de llevar adelante un proyecto de país que incluya a la totalidad de los argentinos y lo encamine por la senda del progreso, quienes se presentan como opositores, desde los más encarnizados y poderosos hasta los más intrascendentes, basan su prédica y su acción en la crítica despiadada, en las acusaciones sin fundamento y en el ensañamiento con distintas figuras que pertenecen al oficialismo o están cercanas a él.

Cultura popular y kirchnerismo

(Ernesto Espeche)
Los tanques del pensamiento de la derecha comenzaron a preocuparse por entender el tablero nacional argentino que se configuró desde 2003. Lo hicieron mal y de modo tardío, pero esa inquietud desnuda la aceptación de un fenómeno del que aún no pueden dar cuenta.

A veces, con torpeza, apelaron al miserabilismo elitista que subestima el peso de las voluntades colectivas: un proyecto autoritario, tiránico y cuasifacista que se erige con el consentimiento popular.