Polémicas

Venezuela: PARTICIPAR PARA PODER PARTICIPAR.

(Mariadela Villanueva)

Los venezolanos tenemos dos posibilidades para participar en la construcción del país que queremos. Una electoral indirecta propia de democracias representativas -que ni democracias ni representativas son- y una directa, el ejercicio efectivo de nuestro poder originario.

Mas, lamentablemente, la compleja dependencia de nuestro país de los centros capitalistas de poder agravada por la guerra ha llevado a los conductores del proceso bolivariano a priorizar la primera y al Pueblo, a descuidar la segunda.

La ideología pequeñoburguesa. Para comprender las luchas estériles de la pequeña burguesía

(Níkolas Stolpkin)

El gran problema de la pequeña burguesía es que su ideología les impide dirigirse a las causas de sus propias “tragedias” y se concentran más en las consecuencias.

CON PREMEDITACIÓN Y ALEVOSÍA.

(MGTR. CARLOS ANDRÉS ORTIZ)

Palestina sufre otra Nakba, por Netanyahu y Trump. MAS DE UN CENTENAR DE PALESTINOS MUERTOS Y MILES DE HERIDOS.

(EMILIO MARIN)

Entre el 30 de marzo y el 14 de mayo pasado, las tropas israelitas asesinaron a 118 palestinos e hirieron a 2.771. Sigue la Nakba o Catástrofe de mayo de 1948.

Pedagogía.

(Oscar Bravo)

Si existe algún concepto que ha ampliado su radio de acción en cuanto a su definición-acción, es la pedagogía que ha superado su concepción original desde el punto de vista etimológico como “conducción de niños” o “enseñanza de niños”… y ahora es considerada como los procesos y mecanismos para la formación, hasta ser considerada la pedagogía como parte vital de las ciencias de la educación y hay quienes la consideran como las “ciencias pedagógicas” o “ciencias de la pedagogía”…

EDUARDO DUHALDE Y SU HISTÓRICA FRASE: LOS ARGENTINOS ESTAMOS CONDENADOS AL ÉXITO.

(Hernán Andrés Kruse)

En una entrevista concedida a Jorge Fontevecchia el ex presidente de la nación Eduardo Duhalde rememoró una frase que quedará registrada en los libros de historia: “los argentinos estamos condenados al éxito”. Lamentablemente lo que aconteció en el país desde la caída de De la Rúa a la fecha desmiente semejante afirmación. En realidad, la frase debería ser la siguiente: “los argentinos estamos condenados a cometer los mismos errores” o, si se prefiere, “los argentinos estamos condenados a suicidarnos periódicamente”.