Movimientos sociales

COLOMBIA: EL MOVIMIENTO 24-E Y EL PARO NACIONAL INDEFINIDO.

(Fernando Dorado)

16 de febrero de 2016

El gran acierto de los y las jóvenes que propusieron los 5 puntos de la lucha del 24 de enero del presente año es que es un intento de superar las luchas “sectoriales” que han sido la constante de las luchas sociales en Colombia.

Los puntos planteados[1] son de carácter e interés general. Son reivindicaciones que recogen la inconformidad generalizada. Esa es su fuerza pero también su debilidad. Mientras el grueso de los dirigentes sociales no entienda su carácter y pertinencia, no se avanzará.

Perú: Pulpines, a un año de la victoria.

(Guillermo Bermejo Rojas)

No se preocupen. Este no sera otro articulo, de esos que sobran estos días, para pasarle franela a los pulpines esperando jalar votos para el molino de uno. Tiene como interés analizar que ha sucedido con la expresión popular juvenil mas grande que tuvo el Perú, y Lima especialmente, en los últimos tiempos.

Me adhiero al sindicato de trabajadoras sexuales: Sintrasexco.

(Sara Leukos)
Me resulta oportuno decir: no he pertenecido gremialmente a ningún sindicato. Los gremios han sido para mí, otra forma, otras expresiones reivindicativas.
Les digo a los lectores- ¡A este sindicato me agremio!

¿Por qué la Túpac es paraestatal?

(Sergio Villone)

22.01.16

"Trabajé junto a los tupaqueros en Unidos y Organizados para la campaña de hace dos años en el pueblo. Es mentira lo de dictatorial. Resuelven todo en asamblea. Hasta el cansancio. Se reputean en asamblea, le echan en cara a los que no cumplieron sus faltas, y al final resuelven y siguen adelante. ¿Que la Mili a veces los reputea y les grita? Totalmente cierto. Es una organización surgida de la miseria y de la marginalidad, no del Country de Prat Gay.”

Lo que está ocurriendo en Haití es una auténtica rebelión popular antiimperialista.

(Carlos Aznárez)

LLENAR DE CONTENIDO LA PROTESTA SOCIAL[1].

(Fernando Dorado)

Popayán, 15 de enero de 2016

Una vez la sociedad colombiana se ha sentido libre de la violencia política –aún sin que se firmen los acuerdos en La Habana–, se percibe en el ambiente el espíritu de la protesta. Era lo previsto y anhelado.