Movimientos sociales

Ciencia y política: una unión siempre pensada.

Fuente Agencia Paco Urondo.
(Esteban Dipaola)
l "El gobierno nacional busca desfinanciar la actividad científica, desprestigiar a quienes la realizamos cotidianamente y pretende, además, desplazar a la actividad científica de su vocación pública tendiente al desarrollo de una Nación y su Pueblo, para promover una ciencia al servicio de empresas y negocios privados".

Los científicos, a lavar los platos. Tras un desplante de Barañao, la protesta de los científicos despedidos del CONICET sumó un corte de calle.

Fuente Agencia Paco Urondo.
Desde el Ministerio habían anunciado una nueva reunión con su titular para hoy a las 10. Pero no concurrió a la cita, y sus funcionarios dijeron que sólo habría nuevas reuniones si los científicos e investigadores despedidos levantaban la toma de uno de los edificios del CONICET que mantienen desde el lunes 19.

De Little Bighorn a Standing Rock. La guerra y la paz en Estados Unidos.

(Gerardo Honty)

CARTA A VERÓNIKA.

(Eduardo González Viaña)

Correo de Salem

Hace diez años, un articulista de “El Comercio” culpó a Paco Yunque de azuzar a los campesinos de Combayo (Cajamarca) contra los detentadores de Yanacocha, la primera mina de oro de América Latina y la segunda del mundo.

Standing Rock: La mayor movilización indígena en más de un siglo.

(Silvia Arana)

Protectores del agua

Standing Rock, en el estado de Dakota del Norte, forma parte de la Reservación Sioux, como se llama comúnmente a los pueblos originarios dakota, lakota y otras tribus de las praderas. El río Missouri, fuente de agua potable de unos 17 millones de personas, atraviesa el territorio, que está bajo jurisdicción de las autoridades indígenas de la Reservación Sioux de Standing Rock según los tratados firmados con el gobierno de EE.UU.

Ganar las fábricas y territorios.

(Jorge Luis Ubertalli Ombrelli)
27/11/2016.

A Fidel, que aún nos alumbra con sus ocurrencias

Cuando a un trabajador lo echan, se dice que se va a la calle. Irse a la calle no sólo significa manifestar y gritar contra el vulgar mandadero de los mandantes y ellos mismos, sino quedarse sin trabajo y pasar a ser un desocupado, un marginal, un muerto de hambre. La calle sugiere tráfico, transitar y ocupar un espacio efímero, transitorio.