Medios

Para La Nación, todo es igual, nada es mejor.

Por Juan Carlos Martínez (*)

La “tribuna de doctrina” sigue exhibiendo total coherencia al referirse al terrorismo de Estado y la dictadura que lo implementó. Los defiende con los mismos sofismas y el léxico de cuatro décadas atrás. El rescate de un episodio poco conocido de su redacción de hace treinta años, en épocas de plena impunidad.

Si hay algo que el diario La Nación conserva, es su coherencia ideológica. Sus editoriales de hoy siguen la misma línea que los que escribían sus periodistas en tiempos de la dictadura.

De crédulos y voluntarios.

(Gustavo Rosa)

www.apuntesdiscontinuos.blogspot.com

Perú: Los noticieros televisivos son escuelas del delito.

(Humberto Pinedo Mendoza)

A 27 años de la rebelión popular contra Carlos Andrès Perez y sus recetas del FMI. Imperdible: Editorial del diario el País de España sobre el Caracazo

(Iván Oliver Rugeles) |

PERIODISMO LATINOAMERICANO. Sin Jauretche, la oscuridad.

(GABRIEL FERNÁNDEZ)

El nuevo-viejo guión de los infomercenarios.

(Sara Rosenberg)

El periodismo de las grandes corporaciones es sin duda un arma de guerra.

La mentira y la difamación es su munición para la batalla contra los principios básicos de la soberanía y de la paz.

Esta última campaña contra Venezuela se ha preparado meticulosamente para crear más caos y más guerra, desgastar al pueblo y a su legítimo gobierno, en una conocida estrategia de injerencia y destrucción imperialista.

O me dejas gobernarte y saquearte, dicen, o tendrás la guerra en casa.