Literatura y arte s

género y seguridad.

(Jorge Luis Ubertalli)

La prostituta

‘Yo vine de una provincia

Con un bolso y una manta.

Me convertí en atorranta
Por las cosas de esta vida.
No es necesario que diga
Que no soy vírgen ni santa.

Ejerzo un oficio feo
Pero que el hombre requiere.
Los que mas oran y mueren
Dando rezos contra mí.
Si los llamo dicen sí
Y mienten a sus mujeres.

Estoy cansada de ser
La resaca de esta tierra.
Al lado de los que aterran
De mil modos la Argentina
Soy una gran heroína
Pues doy placer y no guerra.

J'ODA A LA DIVISIÓN.

(John Ochoa Tinoco)
(De)

Nos cuenta, la Historia:
La izquierda es de las mayorías;
pero sus predicadores,
terminaron ofertándose a las minorías.

Les habían intentado enseñar
básicamente sobre las sumas,
pero la fracción siempre fue
su mejor lección.

Les proporcionaron
esperanzados las tablas de multiplicar;
Ay! dijeron, pero, ¿para qué?
si más fácil es la división!

Así, revolucionaron la política
(y a las matemáticas de pasadita)
con la multiplicación de sus divisiones

Por lo tanto:
Si aprender a restar quieres,

El Indio.

(Jorge Luis Ubertalli)

"Como he’ i dicho alguna vez
yo soy malo pa’ l castilla.
En mí, lucecita brilla
de agüelos que combatieron
hace montones de eneros
pa’ difender la familia.

Aunque soy yo nalfabeto
hablo lengua de la tierra.
Cada antiguo mío encierra
sabeduría de nojotros
pa’ hacer a pata o en potro
al ‘nemigo la guerra.

Siempre metidos n’ el monte
hemos vivido peliando.
No conocemos el blando
el duro es nuestro destino
apartarnos del camino
es nuestra vida dejando.

Costumbre del indio incluye
guerrear por la Magre Tierra.
Sabemos en nuestra guerra

Sin pedigrí.

(Ilka Oliva Corado)

Crecí entre lodazales, polvaredas y láminas oxidadas. Mi infancia fue un poema herido e increíblemente hermoso. Crecí en el corazón de una alcantarilla marginada que tenía un idilio con la aldea y el zacatal. Rodé entre barrancos y trepé árboles frutales, corrí entre surcos de milpa y hortalizas y también caminé en el largo bulevar de mi gran amor, tantísimos amaneceres.

CHE.

(Rosina Valcárcel)

A Julio

Porque no hubo en ti el menor deseo

que la vida se fuera

en actos vanos

liberaste el verde caimán que tanto amabas

alumbrando nuestra edad junto a América.

Hoy

Comandante

desde la estrella de tus ojos

nos habla Martí

y en casi todos los pueblos

las amapolas

crecen / mujeres y niños

cánticos del hombre nuevo

jurando vencer o morir.

Rosina Valcárcel

C/f: Una mujer canta en medio del caos, 1991.

Sueños y otros poemas de Sendas del bosque.

(Rosina Valcárcel)

1966

Una mujer canta en medio de sus muertos.

r.v-

PUBLICADO: 2015-08-29 blog lamula.pe

SUEÑOS

Hay flores

que viven mil años,

pero sólo un invierno se les ve.

PEREGRINO

¿Cómo a mis huertos llegaste

donde antes nadie arribó?

En aquel bosque antiguo

donde la alondra hace infinita

el alma de la tarde,

Peregrino halló mis huertos.

El Caminante en el bosque

siente abrirse

la primera flor del día.

Una mujer canta

en medio de sus muertos.

Peregrino avanza hacia la luz.

Inicio de sesión