Literatura y arte s

CRISTAL DE LUZ.

(Patricia del Valle)

A Diana Ávila

Abrazas el cristal de luz

esferas ruedan hacia tu regazo

recostada en la noche azul

rosas rojas caen por tu espalda

una silueta de fuego ígneo

sella la fuerza y ternura

de tu rostro

Abrazas el cristal de luz

que lleva los colores

de Inakarrí

-vas dejando huella -

en los cabellos negros

que como pétalos finos

Del poemario Contramundo.

(Diego Libertad)

XXXI

Hay que cultivar un amor platónico

para las artes

y un amor desnudo

para los días de placer.

Hay que cultivar un amor heroico

para la hambruna

y un amor fantástico

para la imaginación.

Hay que cultivar un amor clarividente

para los presagios

y un amor clandestino

para la libertad.

Una huesuda mujer teje

el negro telón de la despedida.

Hay que cultivar un amor ciego

para los tiempos de la nieve,

para la herrumbre inevitable de la vejez,

Cantar azabache.

(Rosina Valcárcel)

La palabra humana es como un caldero roto en el que tentamos armonías para hacer danzar a los mapaches, cuando aspiramos perturbar a los astros. CHASKA.

El siglo XV no pecábamos de ignorancia

Era chica la tierra y cabía en el cuenco de mi mano

Llena de arena roja y flores disecadas

La tierra pelada era viable contarla con un gesto

Como el gallo azabache de corral

La tierra eco de la verdad añeja en una plegaria

La historia tocó la puerta sin clarines gloriosos

Y nos tiró polvo picante a los ojos

NUESTRO DESTINO.

(Rosina Valcárcel)

Convalecencia de tierna mujer echada entre las flores. Nacimiento del canto. Oboe sumergido. Otoño.

(QUASIMODO)

LIMA, 2017.

(Rosina Valcárcel)

Vuelvo a vivir el clima aldeano

Oculto de Lima un manojo de cuarzo
en el cuello laso / mis dioses antiguos

Y un kero
lleno de aguardiente y zumo de frutas

En la tarde evoco la gloria plomiza
y acaricio su cabellera invisible
Simplemente como se roza una estrella
en el bolsillo de un blue jean ajado.

18 Enero 2017

© Rosina Valcárcel

LUZ ENGRILLETADA.

Feliciano Mejía – Perú
www.felicianomejia.com

Palabras para los Presos, presos por hacer la Libertad.

Sabemos, hermanos, que allá se está pudriendo el aire; cuadrado el sol, yema mugrienta, se hace; titila el rostro encorbatado del carnoso alcaide; e incorpórea la dura mueca verde del ministro de justicia escupe sobre todos.

Miles de paredes, ojeras de cemento, cuarteando la desesperación, enloquece, embrutece con la palpitación constante de ametralladoras extranjeras en manos de guardias brunos.