Literatura y arte s

POEMAS MUESTRA TRES LIBROS

(Winston Orrillo)

1.- 2DO LIBRO DE BENITA (nuevo libro para mi gata inefable)
¿Y de un salto llega
La mañana? ¡No.
Fue Benita!
Que es
Mejor
Que la mañana!
<<<<<
Cosmografía
Exploro
Cuando me
Miras, pétrea.
<<<<
Benita
Agüeita
Lo que escribo:
Su rostro
Es una esfinge.
<<<<<<<<<<<<<
Piensa
Mi gata
Piensa. Y
Mueve los bigotes
Y entrecierra
Los ojos:
Que me miran
Por dentro.
<<<<<<<<<<<<<<<<<<
Juguetona
Como la vera
Vida.
<<<<<<<<<
Conjugo
Yo a tu lado
El verbo amar
Montubio.
<<<<<
<<<<<<
2.- “AL SUR DE TU CINTURA” (Poemas de alto voltaje erótico)

A MI SEMEJANTE.

(Rosina Valcárcel)

(Imitación de Toyo Shibata)

Una a una sin parar las lágrimas caen

Del caño de la cocina

Sean cuales fueren tus infortunios
por triste que sea lo que te pase
afligirte pensando en las musarañas

Sólo valdrá de ficción.

Cede, abre bien el conducto
y deja que las lágrimas negras caigan
de un solo tirón

Ya está, ¿ves? Hoy para trepar el día

Bebamos té de cedrón en una tacita azul.

© Rosina Valcárcel

26 enero 2017

CRISTAL DE LUZ.

(Patricia del Valle)

A Diana Ávila

Abrazas el cristal de luz

esferas ruedan hacia tu regazo

recostada en la noche azul

rosas rojas caen por tu espalda

una silueta de fuego ígneo

sella la fuerza y ternura

de tu rostro

Abrazas el cristal de luz

que lleva los colores

de Inakarrí

-vas dejando huella -

en los cabellos negros

que como pétalos finos

Del poemario Contramundo.

(Diego Libertad)

XXXI

Hay que cultivar un amor platónico

para las artes

y un amor desnudo

para los días de placer.

Hay que cultivar un amor heroico

para la hambruna

y un amor fantástico

para la imaginación.

Hay que cultivar un amor clarividente

para los presagios

y un amor clandestino

para la libertad.

Una huesuda mujer teje

el negro telón de la despedida.

Hay que cultivar un amor ciego

para los tiempos de la nieve,

para la herrumbre inevitable de la vejez,

Cantar azabache.

(Rosina Valcárcel)

La palabra humana es como un caldero roto en el que tentamos armonías para hacer danzar a los mapaches, cuando aspiramos perturbar a los astros. CHASKA.

El siglo XV no pecábamos de ignorancia

Era chica la tierra y cabía en el cuenco de mi mano

Llena de arena roja y flores disecadas

La tierra pelada era viable contarla con un gesto

Como el gallo azabache de corral

La tierra eco de la verdad añeja en una plegaria

La historia tocó la puerta sin clarines gloriosos

Y nos tiró polvo picante a los ojos

NUESTRO DESTINO.

(Rosina Valcárcel)

Convalecencia de tierna mujer echada entre las flores. Nacimiento del canto. Oboe sumergido. Otoño.

(QUASIMODO)