Filosofía y teoría social

De los ejes teóricos de la ciencia social a la realidad argentina y latinoamericana

De los ejes teóricos de la ciencia social a la realidad argentina y latinoamericana

(Alberto J. Franzoia)

PENSAMIENTO CRITICO, PODER POPULAR Y FILOSOFIA DE LA PRAXIS

(Ricardo Salgado)

El desarrollo histórico de las sociedades latinoamericanas de las últimas décadas marcan un gran desarrollo y diversificació n de las fuerzas productivas, y aunque el análisis ortodoxo nos llevaría concluir que esto no es cierto, en virtud de que los medios de producción han permanecido relativamente estáticas, bajo una férrea dependencia de las necesidades productivas globales, enmarcadas en un sistemas cada vez más consumista y menos productivo.

De los ejes teóricos de la ciencia social a la realidad argentina y latinoamericana

(Alberto J. Franzoia)

(para La Tecl@ Eñe)
Ilustración: Luis Felipe Noé

Introducción

El miedo al encuentro con el otro

(Rubén Dri)

(para La Tecl@ Eñe)

Ilustración: Marc Chagall

El 16 de julio se acaba de aprobar la ley que establece el matrimonio igualitario, que otorga a los homosexuales la posibilidad de casarse entre ellos. Para la parte hegemónica de la jerarquía católica liderada por el cardenal Bergoglio, el homosexual es el otro que debe ser mantenido fuera del ordenado cosmos en el que se desenvuelve nuestra vida.

Herbert Marcuse

Herbert Marcuse
(Berlín, 19 de julio de 1898 – Berlín, 29 de julio de 1979)

Herbert Marcuse, filósofo norteamericano de origen alemán (1898-1970) constituyó la base de la nueva izquierda y de su agenda para los tiempos por venir. A poco más de tres décadas del Mayo Francés de 1968, puede hacerse un balance sobre sus concepciones que constituyeron el credo crítico de aquellas jornadas parisinas que se extendieron luego por todo el mundo. Demostró que el marxismo podía tener otra cara menos dogmática y burocrática y que sus libros eran una lectura crucial y cruzada de Hegel, Marx y Freud.

Las mejores frases de Jauretche......Para recordar

Los intelectuales argentinos suben al caballo por la izquierda y bajan por la derecha.

El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza.

No existe la libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa.

Las disputas de la izquierda argentina son como los perros de los mataderos: se pelean por las achuras, mientras el abastecedor se lleva la vaca.

Yo no soy un "vivo", soy apenas un gil avivado.