Derechos Humanos

Chocobarismo: gobernando por la espalda.

(Alfredo Grande)

(APe).- He dicho en diferentes ocasiones que el escándalo es la cara visible de la hipocresía. Y lo que llamamos democracia, lo que vivimos como democracia, lo que sacralizamos como democracia, se sostiene con un altísimo nivel de hipocresía. Sabemos que no, pero hacemos como que sí. Si dejamos despejar la neblina hipócrita, nos damos cuenta de que la polaridad no es dictadura / democracia. La polaridad fundante es terrorismo de estado / estado terrorista.

Buenos Aires, Departamento del Cauca: Amenazas, destierro y asesinatos de líderes.

(María Fernanda Quintero Alzate)

SI LAS CÁRCELES SON TORTURA, EL CONFLICTO SOCIAL ES REPRIMIDO.

(Jorge Rachid)

1-
Las
sociedades fueron aceptando pautas de funcionamiento, que permitían la
convivencia, dejando atrás las prácticas de violencia que marcaban la venganza
como código de conducta social y la guerra, como marco político habitual. En
ese sentido las sucesivas religiones fueron estableciendo andariveles de
cohesión social, bajo la bandera del amor y un mundo mejor en el mañana.

2-
Esas
leyes tácitas no funcionaron siempre, sucesivas guerras, imperialismos
expansionistas en cada siglo y los gobiernos autoritarios, autocráticos y

Masacres a la población civil en Colombia mientras Santos ataca a Venezuela.

Por Misión Verdad

¿Qué hay detrás de los asesinatos selectivos de líderes sociales y los bombardeos sobre poblados enteros?

En el país de Juan Manuel Santos los días se cuentan con personas muertas y heridas. El triste récord del año pasado de un líder o lideresa popular asesinado cada tres días ha ido en aumento, y en enero de 2018 la cifra se ha duplicado a un asesinato político cada día y medio. Todos a manos de los organismos de seguridad del Estado y de sus cuerpos paramilitares.

Argentina: policia asesina. (dos notas y un video).

Un paraguas político al gatillo policial

Por Esteban Rodríguez Alzueta*

El abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes es un crimen perverso, cruel y devastador..

Estimado Eduardo:
Por Carolina Vásquez Araya

Su carta es el testimonio de cuánto sufrimiento es posible infligir en un ser indefenso.