Crítica de libros

PILAR ROCA DENUNCIA EL HOLOCAUSTO ANDINO.

(WINSTON ORRILLO)

“José Gabriel Condorcanqui Noguera, Túpac Amaru, el último y más infortunado de los Incas, cuyo martirio y muerte celebran, sin saberlo ni olerlo, los colonialistas de todas las épocas y de todas las religiones, es –paradójicamente- el más afortunado al mantener vivo su recuerdo.
Pilar Roca, productora de cine y acuciosa investigadora social, ha puesto en circulación varios libros que tratan de bosquejar la verdadera imagen del Inca, no sólo desde el punto de vista historiográfico, sino de su trascendencia en las distintas ramas del saber humano.

Eduardo Ibarra: Organización Política, Ideas y Debates.

Escribe: Roque Ramírez Cueva.

ANA MARÍA INTILI ENCIENDE LA PRADERA DEL AMOR.

(WINSTON ORRILLO)

“Una crónica muy actual de nuestro tiempo, por cierto. Pero en el fondo o en el centro de la fábula, está el Amor, el amor como incendio. Khper, la protagonista, tiene algo de Caperucita, pero también de pez y de lobo, de bruja y devoradora.”
Óscar Gallegos Santiago

“Alguna vez seré completamente humana? ¿Qué será el amor? El verdadero, el que enciende la pradera”
A.M. I.

JOSE CARLOS MARIATEGUI Y SU AMOR PLATÓNICO RUTH.

(WINSTON ORRILLO)

“La agresividad que yo he despertado generalmente me envanece a ratos (contigo no debo ser falsamente modesto). Ves que si no valiese algo, si fuera un mediocre como los demás, no sería posible que suscitase sordas hostilidades…En el Perú es necesario ser absolutamente mediocre para no ser detestado. El talento causa miedo y, por ende, reacción”.
“Juan Croniqueur”: José Carlos Mariátegui.

CARLOS ZÚÑIGA SEGURA Y SU INTACTA MEMORIA.

(WINSTON ORRILLO)

Dos nuevas reseñas de Winston Orrillo acerca de Arturo Corcuera.

ARTURO CORCUERA MAS SOBRE BALADAS DE LA VIDA ETERNA
“Balada de la brevedad de la vida” `Ahí está el poema, /destellando esta mañana. Lo concluí después de paciente escritura./ Icé la luz en su gema./ Diviso desde mi ventana/ la silente hermosura/ de una rosa levemente/ doblada que besa la tierra./ Admiro la altivez de su muerte infinita./ escribo sobre su sombra:/ como la rosa y desteñida/ el poema también se marchita.”
A.C.

Por WINSTON ORRILLO