Crítica de libros

ANA MARÍA INTILI ENCIENDE LA PRADERA DEL AMOR.

(WINSTON ORRILLO)
“Una crónica muy actual de nuestro tiempo, por cierto. Pero en el fondo o en el centro de la fábula, está el Amor, el amor como incendio. Khper, la protagonista, tiene algo de Caperucita, pero también de pez y de lobo, de bruja y devoradora.”
Óscar Gallegos Santiago

“Alguna vez seré completamente humana? ¿Qué será el amor? El verdadero, el que enciende la pradera”
A.M. I.

MARCO MARTOS NOS DA VÉRTIGO.

(WINSTON ORRILLO)

“Palabras liminares” : Cada uno de los versos de este manojo de poemas atiende a dos asuntos que me parecen primordiales: la relación del ser humano con la naturaleza, de la que nace, en la que vive y a la que al mismo tiempo contempla, y la dificultad del lenguaje para decir algo sustancial, profundo y verdadero. Ese estar en el mundo, asombrado, y ese deseo de querer expresar lo inefable es lo que llamo poesía”.
MM

POESIA BILINGÜE: QUECHUA- ESPAÑOL, WASHINGTON CORDOBA HUAMÁN: VOX POPULI, VOX DEI.

(Winston Orrillo)
“alza tu puño de acero/ pidiendo a los dioses/
Que el ocaso se encienda/ hasta alcanzar la aurora…”

“taytachakunamanta mañarikuspa/ runkhiyasqa makiykita huqariy/
Antawara rawrarichun/ achikhariy ayparinankama…”
WCH

ANA MARÍA INTILI NOS LLEVA AL BORDE DE LA NOCHE.

(WINSTON ORRILLO)
“Pasión papel
Implacable exaltación/ siniestro arrebato//
no es tuya la culpa/ ni mía//pasión papel
poesía”
AMI

MARCO MARTOS: ALGO MAS QUE MUSAS DEL CELULOIDE.

(WINSTON ORRILLO)
“El cine tiene la virtud de llegar a millones de personas en el globo terráqueo y cuando es de calidad iguala a cualquiera de las manifestaciones artísticas consagradas a lo largo de los siglos, una de ellas, la poesía. El cine es el arte de las imágenes y la poesía el arte de las palabras”.
MM

CARMEN LUZ BEJARANO EL GRITO NECESARIO.

(WINSTON ORRILLO)
“Se me desgaja la vida/ en crudo…”
“En fuego ardí/turbulenta leña/ y en lecho vegetal/
Forjé mi sombra”.
CLB

Este libro tiene diecisiete años de aparecido…..y sorpresivamente,
en un arreglo de mi biblioteca complementaria, surge (CAUCUS editorial, Lima, julio del 2002).Su expresivo nombre Gritos, me aleja, absolutamente, de obras como Abril y Lejanía (1961), Giramor (1961) o Aracanto (1966). En todos estos volúmenes la autora se nos presentaba como una lirida ingrávida, inconsútil, tal y como su propia presencia lo indicaba.