Venezuela: A un mes de los comicios del 20 mayo 2018.

(Henry Pacheco)

Para el momento en que escribo estas líneas, resta exactamente un mes para la realización de las elecciones legislativas (Consejos Legislativos) y presidenciales en Venezuela. Y quisiera permitirme, en las líneas en lo sucesivo, hacer un balance sobre las condiciones en las que se asiste a la celebración de dichos comicios en el país.

Indudablemente, las fuerzas políticas y sociales que respaldan la Revolución Bolivariana y de la mano del Presidente de la República y candidato a la reelección Nicolás Maduro, parten con una ventaja considerable y nada despreciable de cara a dicha contienda. No obstante, y como lo señala el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, vamos a una elección sobre un escenario de "empate catastrófico".

El "empate catastrófico" hay que entenderlo como esa situación en la que la fuerza hegemónica en el campo político y electoral (PSUV en el caso venezolano) no necesariamente ejerce la hegemonía en otros campos (cultural, social, militar, económico, internacional, etc). Nadie puede negar la terrible situación de dificultades económicas y de descontento social que puede incidir en la brecha que obtendría el Presidente Nicolás Maduro, y sobre todo, en los índices de participación en los referidos comicios, que si bien en términos legales y constitucionales no invalidan el proceso, políticamente serían utilizados como argumentos para arreciar el lobby internacional y la campaña a fin de aislar internacionalmente a Venezuela, y con ello, concretar una intervención militar contra el país.

Importante es señalar que para estos momentos, la oposición está fragmentada y dividida en varios toletes, lo que debería obligarnos a referirnos no de una sola oposición en el país sino de varias oposiciones al Gobierno Bolivariano. Por un lado, está el grupo de la ex MUD, cuyo bastión importante lo agrupan organizaciones como Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular Activistas (VPA), Un Nuevo Tiempo (UNT), Alianza Bravo Pueblo (ABP), Vente Venezuela (VV), Proyecto Venezuela (PRVZLA), Convergencia, Causa R, Bandera Roja (BR), entre otras, cuya agenda apuesta a la no participación electoral, a fin de generar las condiciones para reactivar una agenda violenta como desenlace a la actual coyuntura política en el país. Dicha agenda violenta pudiera constituirse en una desobediencia civil, un Golpe Militar tradicional, Guerra Civil, una intervención militar internacional o la combinación de todos los escenarios anteriores.

Por otro lado, está el grupo de los que están en la participación formal de las elecciones del 20MAY2018 como Avanzada Progresista (AP), Copei, Movimiento al Socialismo (MAS) que apoyan al candidato Henri Falcón (y por fuera, como Soluciones, Movimiento Ecológico Venezolano y una parte de PJ vinculada a Henrique Capriles y de UNT apoyada por Enrique Márquez le darían su respaldo), Esperanza por el Cambio de Javier Bertucci, y UPP89 de Reinaldo Quijada. No incluyo en esta mención a Luis Alejandro Ratti, ya que este empresario presentó su opción presidencial sin el respaldo de una plataforma política o grupo de electores sino por iniciativa propia.

Pero, interesante es considerar algunos aspectos: organizaciones políticas como AD, PJ y VPA desperdiciaron un capital político importante, puesto que en las elecciones regionales del 15OCT2017 obtuvieron 1.700. 646; 1.605.389 y 700.507, lo que le da cerca de 4.006. 542 votos, un capital nada despreciable políticamente hablando. Dichas organizaciones cometieron uno de los errores políticos más garrafales al decidir no participar en los comicios municipales del 10DIC2017 y ahora en las elecciones del 20MAY2018, en los que podían ganar importantes espacios de poder.

En cambio, las organizaciones como Copei, UNT (que a última hora se sumó a la posición de AD, PJ y VPA) MAS y Avanzada Progresista, en las pasadas municipales del 10DIC2017 obtuvieron 758.400, 744.781, 369.058 y 320.717 votos respectivamente, lo que arroja una suma de 2.192.956, lo que desmonta el argumento de su puesta no participación de la oposición en estos comicios.

Indudablemente el candidato Henri Falcón sabe que no es en estos momentos opción para disputarle el poder político al chavismo en la candidatura que hoy ostenta Nicolás Maduro. Este sabe muy bien que las agresiones contra Venezuela se incrementarán y que el cuadro político, económico y social pudiera complicarse en los próximos meses. No obstante, en política el tema de los tiempos y de capitalizar políticamente errores y la cesión de espacios por parte de factores políticos es algo importante a considerar en los análisis.

Indudablemente Henri Falcón ha tenido posturas ambiguas de cara a los comicios de mayo. En ocasiones ha señalado de que si no se cumplen las condiciones electorales, se retiraría de la contienda (escenario que pudiera concretarse a pocos días de la realización de los comicios) producto de las presiones de factores extremistas de la oposición y del gobierno de Estados Unidos.

Pero también se plantearía un segundo escenario, que sería que Henri Falcón continúe hasta el final en las elecciones, y pase a ser de un modesto dirigente regional en el estado Lara, a un dirigente con una proyección nacional nada despreciable, y con posibilidades de contar con un capital electoral de 3 a 4 millones de votos, y contando con algunas curules en los parlamentos regionales, todo ello dependiendo de las posibilidades de concretar algunos apoyos de última hora de factores políticos y sociales que hacen vida en la oposición (bases de AD, PJ, VPA más la franja importante que pueda captar del denominado chavismo disidente).

Un caso similar ocurrió en el año 2006 con la candidatura de Manuel Rosales y Un Nuevo Tiempo (UNT), donde esos 3 millones de votos se constituyó en un capital importante y que le permitió ejercer la vocería de la oposición un año después, cuando esta coalición logró derrotar en las urnas electorales la propuesta de reforma constitucional planteada por el Comandante Chávez.

De ahí la importancia de la planificación estratégica en la política, y del tema de los tiempos, sobre todo en las complejas y difíciles circunstancias por las que atraviesa el país, y sobre todo si el Alto Mando Político y Militar de la Revolución no logra demostrar capacidad para sortear la situación económica y social que actualmente afrontamos. Además de que factores que quieran hacer política en Venezuela, estarían obligados a sentarse con Falcón, al poderse constituir en una potencial opción de poder en el mediano y largo plazo en Venezuela.

He ahí unas primeras aproximaciones y condiciones preelectorales que observo, a pocas horas del inicio de una campaña electoral de cara al 20MAY2018.

Que se abra el debate.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!