Venezuela: Nueva etapa Revolucionaria

Felson Yajure 16 de junio de 2018.

La victoria histórica (nada pírrica), de que un pueblo bajo una atroz guerra económica (saboteo, bloqueo, falta de alimentos y medicamentos, así como serios problemas de trasporte, etc.) haya salido a votar por continuar el proceso Bolivariano, más aún, sabiendo que su enemigo es la mayor potencia del capitalismo mundial, demostrando así su elevado nivel de conciencia soberana, y haya puesto en evidencia, junto a otros recientes triunfos electorales, que ha dado inicio a una nueva etapa de la revolución Bolivariana, es la evidencia de que hemos entrado en una nueva etapa de la revolución Bolivariana.

La revolución es una sola, y entre sus fortaleza, están además de un pueblo claro en los aspectos principales de la coyuntura, como lo es tener claro quién es el enemigo principal, el imperialismo norteamericano, el capital trasnacional, y sus lacayos en el país, porque de nacionales no tienen nada, son anti-patria; el poseer una dirección política unificada, son fortalezas nada despreciables. Estas virtudes no son concha de ajo. Ninguna de las dos es poca cosa. La participación electoral de los más recientes procesos electorales ha evidenciado que están deslindados los campos en lo práctico, no en los libros en el imaginario de algún sesudo analista, el pueblo de vanguardia está claro: revolución o contrarrevolución. Igual, hay que reconocer que el partido PSUV con todas las críticas que puedan caber, es el partido rector del proceso bolivariano. Y es el mayor partido de la historia política del país. Su antecesor el MVR fue legalizado entre abril y junio de 1998, y el 06 de diciembre del mismo año, llevamos a H. Chávez al poder político, algo nunca visto en el mundo. Que si Chávez era un gran líder carismático, sí, pero así como no se sublevó solo, tampoco hubiera podido ganar esas elecciones sin el apoyo de un partido nacional, de miles y miles de compatriotas que se incorporaron y muchos que lo hicimos en continuidad de la lucha histórica del pueblo venezolano. El PSUV con todo y las carencias y fallas que tuvo y tiene como partido, es el que marca la pauta en el proceso y así debe ser y seguir, junto al Poder Popular aún en ciernes. No puede cualquier institución o personalidad pretender auto-erigirse como líder o partido de la revolución. Igual hay que decir, que Nicolás es el actual líder del proceso, gústele o no gústele a quien quiera. No podemos jugar a ningún tipo de división. Bienvenido el debate creativo a lo interno, pero como los dedos de la mano, un puño unido para golpear.

Con motivo de este inicio de la nueva fase de la revolución Bolivariana Nicolás nos convoca a la construcción del “nuevo ciclo y la transformación del liderazgo”, mediante una “rectificación profunda” a través de la radicalización de la Revolución desde las catacumbas del pueblo, implementando la reflexión, politización y participación como estrategia para la construcción colectiva de la nueva sociedad y enfrentar los desafíos que tiene la Revolución, así como la formación permanente del nuevo liderazgo necesario. Entonces hay dos grandes objetivos, La rectificación profunda con radicalización de la Revolución; y la transformación del liderazgo mediante la formación a través de la reflexión, la participación y la politización. Ninguna de las anteriores implica esperar de brazos cruzados, por lo cual, para lo inmediato, ha lanzado su plan de acción de seis (6) líneas, y para la rectificación profunda y radicalización de la revolución ha propuesto y lanzado la realización del IV Congreso Nacional del PSUV.

En lo referente a la formación, es ella, la formación política, la que ha producido ese salto que ha experimentado la conciencia social de sectores de vanguardia de nuestra sociedad, posibilitando el triunfo en las elecciones de la Asamblea Constituyente, y las de la reelección de Nicolás. Sin ninguna de las dos el proceso se mantendría, y no me refiero solamente a la formación de la militancia, sino al aprendizaje político que han experimentado sectores populares, asimilando su propia experiencia política; bajo la orientación de su vanguardia política expresada principalmente en el PSUV. En esta semana vi un micro en el canal del Estado, titulado “soy víctima del bloqueo”, me pareció muy bueno, y esas cosas son las que debemos hacer, reforzar la asimilación de la realidad, desenmascarando las falsas matrices de los enemigos del pueblo y sus medios de lavado y manipulación mental. Claro esa labor ha tenido su valuarte en los partidos del proceso, radios comunitarias y otros medios populares. Sin la creación de conciencia, el sólo dar beneficios materiales, por necesarios que son, es generar consumismo, en lo cual hemos incurrido en buena parte.

En lo referente al Poder Popular, debe ser el sostén y pilar fundamental de la construcción del Estado Comunal, de la construcción del Socialismo. En otro artículo he afirmando que el aumento cuantitativo en el número de comunas, necesariamente, producirá un salto cualitativo en su participación y protagonismo social. De allí que Nicolás afirmara, ante militantes del Poder Comunal, recientemente, que se necesitan más de 3.000 comunas para el 2019, agregaría que debemos cubrir todo el territorio nacional con ellas.

En cuanto a la realización del IV Congreso, cuya plenaria nacional se realizará a finales de julio, el mismo debe ser un verdadero intento de lograr una transformación profunda en nuestro proceso. El destino de la revolución Bolivariana está umbilicalmente unido al destino del PSUV. Tales Congresos No puede seguir siendo un escenario para que se midan los grupos que intentan mediatizar la revolución. No hay mañana. El asunto medular de ese Congreso es cómo se elegirán los Delegados. Y Nicolás con su liderazgo, debe garantizar que el Congreso no sea más de lo mismo. Por otra parte, me uno a la necesidad de remozar el Gabinete pero solo el tiempo dirá si son cambios gatopardianos, espero no sea así porque realmente requerimos cambios que permitan avanzar profundizando y radicalizando.

Volviendo a lo del Congreso del PSUV, hasta ahora ha habido a lo interno, principalmente, tres tendencias, con diversos matices: una medio Stalinista o neo-burguesa, donde están quienes se han corrompido; una socialdemócrata o pequeño-burguesa y una revolucionaria-popular, y no ha sido precisamente, ésta última la dominante, o no estaríamos como estamos. Debemos ser sinceros y vernos hasta los huesos. No ha habido el dominio absoluto de ninguna de esas tendencias internas, siendo la revolucionaria la menos dominante, aunque en ella inscribo a Chávez y a Nicolás. No creo que el momento esté para que se imponga una de ellas a trocha y mocha, pero es hora que con representantes de cada una, la balanza comience a inclinarse, en forma clara, hacia la revolucionaria-popular, o el futuro del proceso se ve muy cuesta arriba, por no decir otra cosa. En ese Congreso debe establecer el cómo y cuando de la elección de una nueva y necesaria Dirección Nacional; y si me apuran por nombres, diré que hay algunos que hay que mantener más allá de nuestro gusto particular; para no inventar, Nicolás debe permanecer como principal líder, además de reelegir a algunos de las otras tendencias, cuyos nombres me reservo hasta mejor oportunidad, para no anticipar el debate (no caigo en provocaciones), lo cierto es que debemos tener presente, que debe ser una Dirección Nacional para una breve y urgente transición hacia el dominio de la tendencia revolucionaria-popular, o el presente del proceso está sentenciado y que para elegir una nueva Dirección Nacional debemos votar por los que deben estar, más que por los que quisiéramos que estuvieran; y sin rellenar candidatos, ya que si se puede votar por 15, si tenemos 5 candidatos se deben poner 5, pues si se rellena con 10 más, y así hace mucha gente, se corre el riesgo que se muchos rellene con los mismos, y los rellenados terminen sacando más votos que los no rellenados. Hay que estar consciente de ese peligro.

En el IV Congreso del PSUV, se debe revisar y relanzar todo lo relativo a las estructuras y líneas políticas del principal partido de apoyo del proceso Bolivariano y decidir el método para la elección de una nueva Dirección Nacional. Adaptando políticas, renovando la Dirección Nacional. Sin amiguismo, ni clientelismo. Evitando el gatopardianismo. Se conformar un Grupo de Notables, que si Luis Britto García, David Nieves y otros, y que pasó, bien Gracias. Eso fue más de lo mismo, como la famosa lista de 50 productos, por cuya lista y medidas aún espera el pueblo en desespero. Basta de más de lo mismo y de cambios gato pardianos, para que todo siga igual, el pueblo no lo aguanta más. Con quienes han sido aliados ocultos del capital dentro del Chavismo, NO puede haber ningún tipo de negociación deben ser excluidos de la dirección política del Proceso, y eso debe ser objeto claro del Congreso, ya que principalmente se han lucrado con su participación. O salimos de ellos o ellos acabarán con la revolución y seremos culpables por no haber actuado a tiempo. Ya es hora.

Hay que revisar y adaptar las estrategias y tácticas a la nueva fase de desarrollo de la lucha de clases en el país. Es fundamental precisar la forma de selección de los delegados y la elaboración de un programa o plataforma de lucha para el corto y para el mediano y largo plazo está el programa histórico.

Así mismo, se está realizando el Congreso Ideológico de la Clase Obrera”, donde la clase obrera está llamada a dar un aporte estratégico, coadyuvando a reorientar la línea clasista que debe imperar en la construcción del Socialismo Bolivariano del siglo XXI, fortalecer el binomio clase obrera-Poder Popular (Comunal). Es importante que en el Congreso de precisen las estructuras políticas que deben existir en lo institucional y su relación con las estructuras territoriales, más allá que en el Congreso Fundacional, capítulo de la región Caracas, un tal Felson Yajure señalara esa necesidad y abriera ese debate.

No puedo escribir estas breves notas sin referirme a las llamadas 6 líneas de acción, en particular a la que esta más en el tapete, el Dialogo. Evidentemente, hay contradicciones enormes en la oposición. Hay sectores que en lugar de preocuparse de tratar de resolver los problemas del país, tratan de derrocar al gobierno usando el apoyo de los gobiernos que más representan al capital trasnacional. Y con el apoyo desleal de sectores corruptos de la burocracia estatal importadora que se han hecho pasar por chavistas. Con estos no debemos llegar a ningún tipo de acuerdos, deben ser excluidos. Pero hay otros sectores, menos mediáticos y menos dependientes del imperialismo, con los que se podría llegar a acuerdos, si se siguiese una táctica correcta, eso lo ha entendido muy bien Nicolás, y por eso su énfasis en la línea del diálogo. Hay que explotar estas contradicciones y resquicios, llevando adelante un diálogo coherente llamando a quienes se oponen a Nicolás a buscar soluciones para el país, evitando ataques verbales que impiden crear un ambiente de mínima confianza, que es una de las condiciones fundamentales para poder mantener un dialogo constructivo, y a la vez, denunciando a los sectores que no hacen sino llamar a más sanciones y bloqueos, a la vez que le echan la culpa al Gobierno, tratando de ocultar su traición a la Patria.

Para finalizar estas ideas, es necesario señalar que del Congreso debe salir un nuevo programa inmediato o plataforma de lucha para enfrentar y derrotar la terrible guerra económica que implementa el capital trasnacional, el imperialismo, contra nuestro pueblo. Consideramos que esta plataforma no puede ser radical, porque el proceso bolivariano hoy no es lo suficientemente fuerte como para proponerse cambios muy profundos. Y es necesario salir de la actual situación. En estas condiciones no se puede pretender lanzar una ofensiva exitosa, lo que no niega que en las empresas del Estado y en las comunas se pueda avanzar en el sentido propuesto por Chávez.

Así como la Unión Soviética marco el desenlace de la II guerra mundial, y el pueblo de Sirio salvo a Siria de caer en manos del terrorismo. Las elecciones en Méjico y Brazil no están muy lejos y pueden iniciar una nueva etapa en Latinoamérica; Venezuela es y será la vanguardia de la humanidad para que el mundo entre en una nueva etapa de desarrollo.

¡El Socialismo se conquista Peleando!. ¡Venceremos!.

felsonyajure@yahoo.es