Venezuela: La hiper-especulaciòn .

(Oscar Bravo)

Nuestra atacada e inestable economía presenta varios epicentros o frentes ofensivos que vulneran de manera contundente y significativa la deseada estabilidad económica que permita mejorar la calidad de vida de las y los venezolanos y varios de éstos misiles generadores de pobreza, los podemos identificar de la siguiente manera: ataque a la moneda nacional con su referente dólar today, la cada vez más baja producción petrolera, la reducción de la cosecha de alimentos, los sabotajes en los sistemas de distribución, la escasez de efectivo y la guerra de precios…
Los economistas de la derecha dicen de manera sonriente, “somos el país con la mayor tasa de inflación del mundo”, “nuestra moneda no vale nada”, “estamos en una hiperinflación”, y otros epítetos negativos para expresar que el gobierno fracasó en materia económica y que la solución mágica pasa por darle el poder político a la derecha y listo!...
En éstos momentos de ambiente electoral, se ha ido acelerando de manera dramática e inescrupulosa, una subida de los precios de productos de consumo masivo tales como los huevos, la carne, el pollo y el queso, que se han vuelto casi prohibitivo su adquisición por la inmensa mayoría de la población y esa frustración tiene un impacto negativo en la percepción que tienen las personas sobre la realidad política venezolana, en que la oposición se frota las manos de alegría por que piensan que esa situación les va a producir dividendos políticos-electorales con el famoso “voto castigo” que tantos éxitos les generó en diciembre del 2015…
Algunos analistas políticos opinan que en ninguna parte del mundo, los gobiernos han ganado elecciones bajo un ambiente híper-inflacionario, pero en Venezuela está sucediendo todo lo contrario, todas las encuestas serias dan al candidato presidente Nicolás Maduro, una intención del voto que oscila entre 52% y 57% y en todas llega de segundo la abstención…
Eso significa que gran parte de la población tiene consciencia en donde recae la responsabilidad en ésta terrible inflación inducida…pero se pregunta: ¿El Estado venezolano no tiene la capacidad de frenar ésta locura desenfrenada especulativa con los precios?
Politòlogo.