UN ENEMIGO DEL PUEBLO.

(Hernán Andrés Kruse)

“Un enemigo del pueblo” es una famosa obra de Henrik Ibsen que fue publicada en 1883. Es el relato de la historia del doctor Thomas Stockmann y de una ciudad cuya supervivencia depende de su balneario como atracción turística. Stockmann, un hombre de sólidos principios morales, descubre que el agua del balneario contiene una peligrosa bacteria contaminante que puede poner en riesgo la salud de los veraneantes y de todos los lugareños. A raíz de ello decide poner en conocimiento de la opinión pública su descubrimiento. Dicha actitud lo llevó a enfrentarse con los poderosos de la localidad, incluido su propio hermano, el alcalde. Tanto el establishment como los pobladores coinciden en destacar los perjuicios económicos que provocaría un eventual cierre del balneario, que es precisamente lo que propone Stockmann para efectuar los controles sanitarios correspondientes. Surge de manera dramática un choque entre los poderosos intereses de la localidad y la salud de la población. Stockmann no se amilana y arremete contra el orden establecido. El precio que paga es altísimo, es acusado de traidor y el pueblo se confabula para arruinarle la vida al propio Stockmann y su familia.

La obra es extraordinaria y en Argentina fue llevada al escenario de la Sala Martín Coronado del San Martín siendo protagonizada por dos notables actores: el inolvidable Alberto Segado (el alcalde) y Luis Brandoni (Stockmann). Pero no es este el lugar para hablar de Ibsen sino de lo atractivo que resulta su título, “Un enemigo del pueblo”. La historia de la humanidad es pletórica en enemigos del pueblo, no en el sentido de Ibsen, sino en el de los dirigentes políticos corruptos que llegaron a la cima del poder mintiendo a mansalva para luego gobernar en beneficio de sus intereses y el de sus amigos. La Argentina lejos está de ser una excepción. A lo largo de su historia se han sucedido un sinnúmero de enemigos del pueblo que ocuparon la Casa Rosada para robar obscenamente frente a las propias narices de una sociedad adormilada. Los casos más recientes de presidentes enemigos del pueblo fueron Carlos Menem y Fernando De la Rúa. El riojano aseguró en la campaña electoral que la revolución productiva y el salariazo serían sus emblemas. “Síganme que no los voy a defraudar” pontificaba en la campaña electoral de 1989. Vaya que defraudó al pueblo. Lo engañó de manera miserable. No bien se sentó en el sillón de Rivadavia operó sin anestesia sobre el tejido social argentino. El pueblo trabajador fue la víctima de la “economía popular de mercado”, de un modelo económico que en la práctica implicó un escandaloso saqueo del Estado. Menem se ensañó con los trabajadores, con los sectores más débiles y se congració con los poderosos de aquí y del exterior. De la Rúa siguió su ejemplo. Prometió un gobierno decente y fue protagonista de dos de las estafas más gigantescas de la historia: el blindaje y el megacanje. Su desprecio por el pueblo quedó evidenciado en el “corralito”, esa trampa mortal que llegó a costarle la vida a varias personas, entre ellas al conocido periodista García Blanco.

A partir del 10 de diciembre de 2015 un nuevo enemigo del pueblo se instaló en la Rosada. A diferencia de los anteriores, Mauricio Macri pertenece al establishment, es uno de “ellos” (los grandes empresarios). Su capacidad para mentir es sencillamente extraordinaria. No recuero un dirigente político tan cínico y perverso como el actual presidente. Es, qué duda cabe, un enemigo del pueblo más siniestro que Menem y De la Rúa. Porque Macri realmente siente aversión por el pueblo trabajador. Sino no se explica, en buena medida, el plexo de medidas económicas que sólo persiguen garantizar una sideral transferencia de recursos desde los sectores trabajadores hacia el sector concentrado de la economía. A Macri no se le mueve un pelo a la hora de tomar decisiones antipopulares: sacarle las retenciones al “campo”, incrementar las tarifas, devaluar, negociar con el FMI. Todas decisiones que tienen un común denominador: atentan contra la economía del pueblo. Desde que asumió millones de argentinos están peor, su calidad de vida ha disminuido considerablemente. Muchos son los argentinos y argentinas que viven angustiados por la posibilidad de quedarse sin trabajo. La plata no alcanza y cada día que pasa el peso se deprecia. Macri ha hecho de la Argentina una gigantesca timba financiera. Que la economía nacional dependa de lo que sucederá mañana (martes 14) con las Lebacs es una verdadera vergüenza. ¡Cómo es posible que nuestro futuro inmediato dependa de lo que decidan unos sinvergüenzas especuladores! Emerge en toda su magnitud el inolvidable film de Fernando Ayala “Plata Dulce”. Lamentablemente, nada ha cambiado en la Argentina.

Cómo será de grave la situación económica que un grupo de intelectuales cercanos al macrismo y nucleados en torno al Grupo Plataforma acaba de publicar un crítico documento titulado “Cambiemos usa como coartada la herencia recibida”(Perfil, 13/5/018). Firmado por Beatriz Sarlo, Rubén lo Vuolo, Roberto Gargarella, Maristella Svampa, Gabriela Massuh, Alicia Lissidin, Patricia Pintos y Enrique Viale, expresa lo siguiente:

“En el primer documento de análisis crítico de la gestión de Cambiemos, difundido en febrero de este año, nos ocupamos de la política en materia de derechos humanos y de seguridad ciudadana. En el presente documento nos interesa abocarnos-de modo sintético-a presentar un análisis crítico de su política económica”.

“Tal como dijimos en aquel primer documento, es en el área económica donde el gobierno de Cambiemos utiliza con mayor insistencia la coartada de la “herencia recibida” para justificar los resultados más negativos de su gestión. En esa línea, también sostuvimos que no hay dudas de que los problemas económicos heredados del gobierno anterior eran muchos: economía estancada y sin acceso al financiamiento internacional, alto y creciente déficit presupuestario financiado con expansión monetaria, sostenida y elevada inflación, mercados de cambio paralelos, creciente déficit externo con ineficaces controles de movimiento de capitales y mercaderías, drenaje de reservas, creciente costo de subsidios a los servicios públicos sin retornos ni en eficiencia ni en inversión. A esto se sumaba un “default selectivo” de la deuda, un nivel de pobreza por ingresos creciente y muy superior a las cifras oficiales, nula creación de empleo privado y marcado deterioro de los servicios sociales públicos”.

Sin embargo, a más de dos años de gestión de Cambiemos, muchos de estos problemas no solo persisten, sino que además las políticas actuales han generado otras dificultades que van delineando un preocupante proyecto económico y social. Entre las políticas emblemáticas que vienen mostrando fracasos preocupantes cabe mencionar la política monetaria de metas de inflación, el estímulo oficial a la renta financiera por emisión de deuda, el descontrolado ajuste de las tarifas públicas sin mejoras en la producción, inversión y prestación de servicios, la errática política cambiaria, el creciente endeudamiento y su impacto cada vez más preocupante en las cuentas públicas, el persistente desbalance de las cuentas externas, la política en materia salarial, etc.”.

“Las políticas del gobierno de Cambiemos indican que tiene más en claro los errores del gobierno anterior que los errores de gobiernos que han aplicado políticas económicas neoliberales en el pasado y en otras latitudes. En realidad, no estamos frente a algo novedoso y original: la historia argentina muestra recurrentes ciclos que van de la crisis de políticas de “expansionismo proteccionista” a la crisis de políticas de “aperturismo neoliberal”. En esa línea, el gobierno de Cambiemos resucitó visiones y políticas cuya inconsistencia se ha probado de modo acabado en el pasado, tanto aquí como en otras economías; políticas que llevan a mayores desigualdades distributivas y que tarde o temprano terminan en crisis del sector externo, monetarias y fiscales”.

“Desde esta perspectiva, consideramos que debería analizarse el estrecho y confuso debate entre “gradualismo” y “shock” que aparentemente enfrenta a quienes buscan imponer el modelo aperturista neoliberal en el país. Este debate sobre los “ritmos” o la “velocidad” de los procesos en realidad oculta lo verdaderamente importante: los objetivos que buscan dichos procesos. El problema es que el Gobierno busca imponer un modelo que profundiza un régimen económico liderado por las rentas extractivas-ligadas a los recursos naturales-la la renta financiera y las ganancias de las corporaciones más concentradas del poder económico. Es en este sentido que hay que entender la “normalización” de la economía de la que constantemente habla el gobierno”.

“La cuestión de las tarifas de los servicios públicos, y en especial respecto de la energía, ejemplifica lo anterior. La política oficial pretende “recomponer las señales de los precios”, afirmando que así recuperará producción, inversión y autoabastecimiento. Equivoca el camino: la energía y los recursos naturales son bienes comunes, lo cual implica reafirmar su carácter colectivo, colocarlos al servicio del conjunto del sistema económico y social, en una línea de respeto y cuidado por el ambiente. Si bien se trata de un sector económico mercantilizado, su carácter estratégico es evidente a poco que se piense que es un insumo de uso generalizado e ineludible por todos los agentes económicos, por lo cual la política debe contemplar los intereses del conjunto y no solo de las corporaciones directamente vinculadas al mismo”.

“Como ejemplo, hay que entender que gran parte de los precios en el sector son fijados en gran medida por el estado, cuyos impactos económicos son transferidos hacia el conjunto de la sociedad. Basta señalar que como justificación del ajuste de tarifas se señala el comportamiento del dólar, que es justamente un precio sobre el que influye decididamente la política oficial”.

“Lejos de entenderlo así, el Gobierno coloca el conjunto del sector energético al servicio de las ganancias corporativas, tal como lo muestra el subsidio a los hidrocarburos, muy especialmente orientados a los no convencionales. Esto explica los resultados desesperantes: sube la inflación y a su vez, baja la producción y la inversión. En otras palabras, con la política oficial los recursos públicos se orientan hacia uno de los sectores más ricos y concentrados de la economía con resultados negativos, mientras resta fondos para sectores socialmente críticos-como la educación y la salud-, a la vez que se incrementan los daños ambientales, tanto a nivel local como global (cambio climático)”.

“Ante las repercusiones negativas de su política, el Gobierno pretende compensar el impacto de la suba de tarifas con baja de impuestos sobre los servicios públicos. O sea, para garantizar las ganancias de las corporaciones y sin que se sepa muy bien a cambio de qué, el gobierno alienta la inflación y pierde recursos públicos. Lo anterior no pretende defender la carga impositiva regresiva sobre los consumos energéticos ni tampoco sugiere que debería continuar la política de subsidios del gobierno anterior. Lo que busca es señalar que una vez más la política en esta área estratégica está plagada de contradicciones y al servicio de grupos de interés sectoriales”.

“Por otra parte, es sabido que la reforma impositiva es una deuda pendiente de nuestra democracia. Más allá de las declamaciones, ningún gobierno se ha abocado seriamente a realizar una reforma progresiva. Así, cualquier gobierno que apuntara a ella, debería efectivamente preocuparse por bajar impuestos regresivos, compensando dicha baja con el aumento de impuestos progresivos, por ejemplo, a los grandes patrimonios de los que parecen disfrutar muchos de los actuales y ex funcionarios públicos, a la elevada renta financiera que garantiza el propio Estado, a las grandes herencias, entre otros. No solo que esta reforma no figura en la agenda de Cambiemos sino que su insistencia en la necesidad de bajar impuestos tiende a agravar el déficit fiscal que sigue en niveles similares al del gobierno anterior. El análisis comparado muestra que el problema no es el nivel de presión tributaria, sino su sesgo regresivo. Y no es este sesgo el que busca cambiar el gobierno que ofreció uno de los blanqueos de capitales más vergonzosos de la historia”.

“Desde la perspectiva descripta debe comprenderse el fracaso de la política oficial contra otro emblema del pensamiento ortodoxo: la inflación. Aquí no puede fingir “fallas de mercado” ni “herencia recibida”. La persistente inflación se vincula directamente con su ineficaz política monetaria, el crecimiento de los precios de los servicios públicos, la libertad de las corporaciones para formar precios, la errática política cambiaria, entre otros. Es muy preocupante observar que, ante el fracaso de sus políticas contra la inflación, el Gobierno solo propone la baja de salarios reales, el ajuste de beneficios sociales y la mayor suba de tasas de interés. Parece que para el Gobierno, para bajar la inflación hay que flexibilizar el trabajo (bajar salarios) y aumentar la renta financiera, mientras que suben tarifas y se bajan impuestos (mayor déficit fiscal)”.

Otro argumento reiterado por este tipo de ensayo económico es que todo se normalizará cuando lleguen las inversiones externas, gracias a la confianza recuperada en el país. No solo que las turbulencias financieras recientes contradicen esta expectativa, sino que además la experiencia dice que la inversión productiva depende de elementos que por ahora no están presentes. ¿Quiénes van a invertir genuinamente con una política tan errática y proclive a generar altas rentas financieras de corto plazo? ¿Cómo se va a generar confianza de largo plazo si la competitividad que se pretende pasa por la vía de menos impuestos y más ajuste de costo laboral? Finalmente, ¿quién va a invertir en un país con endeudamiento, desequilibrios en cuentas externas y fiscales y un gobierno que no logra coordinar su política monetaria y cambiaria? En esta línea, no es extraño que los propios ministros del Gobierno declaren tener la mayor parte de su riqueza en el exterior, argumentando que no tienen confianza en que la política oficial cambie las condiciones económicas del país”.

“Que no se repatrien los recursos de los propios funcionarios del gobierno parece una consecuencia natural de un contexto en donde las políticas agravan cada vez más el déficit en el sector externo, algo que-la historia nos enseña también-representa otra marca registrada de políticas de aperturismo neoliberal. Mientras tanto, sigue creciendo el consumo de argentinos en el exterior, siguen aumentando las importaciones y la salida de capitales (por cierto, otro ejemplo del poco éxito de la confianza que supuestamente generaría el publicitado blanqueo de capitales). Efectivamente, el crecimiento de las reservas sólo se debe a la entrada de capitales financieros, los cuales sabemos, tarde o temprano saldrán en busca de “calidad” en el exterior”.

“A estas preocupaciones se suma la riesgosa apuesta por las inversiones en infraestructura mediante contratos de participación público-privada. El argumento oficial señala las ventajas de corto plazo: son los privados los que gastan en obras de gran necesidad y visibilidad. Pero lo cierto es que hay muchos costos que son inciertos y se transfieren a futuro, como los de financiamiento y ajuste hasta el final de las obras, sin considerar que otra vez el Gobierno compromete múltiples “incentivos fiscales” (desgravaciones y diferimentos de IVA y ganancias) más avales y garantías que comprometen recursos públicos. Una vez más, la experiencia comparada, fundamentalmente en países con gobiernos afines a la ideología neoliberal de Cambiemos, no es muy positiva en la materia”.

“También preocupa las reiteradas políticas regresivas en el área laboral. Una vez más se afirma que el empleo debe estar atado al crecimiento, el cual vendría con las inversiones. En su favor, el Gobierno esgrime los datos positivos del último año. Sin embargo, la experiencia indica que se trata de un rebote de los pisos previos, el cual está alentado por el empuje de la demanda proveniente del ingreso de capitales, antes que por un resultado de inversión productiva. Además, el empleo que (lentamente) se ha recuperado es sobre todo informal y precario, a lo que se suma la presión por negociar salarios por debajo de la inflación culpando al “costo laboral” de los problemas de competitividad del país. El problema no son los salarios de quienes menos ganan, sino la fuerte dispersión salarial que se corresponde con una importante heterogeneidad productiva que las políticas oficiales profundizan aún más. En todo caso, un planteo progresivo apuntaría a estrechar la dispersión productiva y salarial, no a bajar los salarios de quienes menos ganan; basta mirar la experiencia de los países nórdicos para entender que éste es el camino para una economía innovadora, competitiva y sobre todo, más igualitaria”.

Otro tema preocupante se advierte con las políticas sociales, tema que merece un documento en sí mismo. En realidad, lo que queremos destacar en este análisis es la “funcionalidad” que adquiere la política social dentro del esquema propuesto por Cambiemos. El gobierno reivindica hasta aquí la continuidad de algunas políticas sociales de la gestión anterior, reclamando un costado “social” que supuestamente lo diferenciaría de experiencias neoliberales previas. Sin embargo, los cambios aplicados hasta la fecha están ampliando la dispersión de beneficios, al tiempo que exigen más condiciones de acceso y refuerzan la fragmentación institucional de los beneficios. Así, se profundiza la tendencia heredada del gobierno anterior de degradación de servicios públicos de salud y educación junto con políticas asistenciales cada vez más condicionadas. En esa línea, el Gobierno corrobora que las políticas asistenciales heredadas en el área social tenían y continúan teniendo la función de legitimar socialmente la consolidación de un régimen económico liderado por las ganancias y las rentas financieras de las grandes corporaciones”.

“En suma, basta mirar la historia para alarmarse respecto de los objetivos y los resultados que trae consigo este nuevo ciclo de aperturismo económico neoliberal, sustentado en políticas públicas que favorecen el endeudamiento, el desfinanciamiento fiscal, la renta financiera y las ganancias corporativas. Así, más allá de los matices o especificidades, la historia enseña que con dichas políticas resulta muy difícil que la inversión productiva se recupere, que una política monetaria atenta a garantizar la renta financiera remueva las raíces de la inflación, que la promoción de las rentas extractivas de bienes naturales mejore la de-sestructuración productiva y la inserción subordinada del país en la economía internacional. Queda claro que, en el área económica, el gobierno de Cambiemos, lejos de representar un gran cambio, sintetiza una fase más, adaptada a los tiempos presentes, de los típicos ciclos de apertura económica neoliberal que suceden a la crisis de un ciclo de expansionismo proteccionista en nuestro país”.

“La actual crisis financiera y la vuelta al FMI dan cuenta de los problemas estructurales de la estrategia económica del Gobierno hasta aquí reseñada. Al igual que sucedió en otras crisis de regímenes neoliberales, el gobierno de Cambiemos reacciona tardíamente a los cambios internacionales, no entiende que la tasa de interés no es un instrumento antiinflacionario en economías como la Argentina y tampoco pondera que la política de endeudamiento con desequilibrios estructurales lo vuelve muy vulnerable a los arbitrajes de los especuladores financieros. Tampoco parece comprender que el mercado interno necesita una reactivación que no se va a lograr con erráticas políticas que alteran la relación de precios para cualquier productor. Finalmente, vuelve a cometer un error ya reiterado al pretender que el “riesgo-país” se puede bajar con discursos abstractos promercados en lugar de políticas consistentes. Los ajustes circunstanciales del tipo de cambio, la suba del riesgo-país, el crecimiento de la inflación son expresión de un conjunto de inconsistencias de la política económica y no de medidas aisladas”.

“El anuncio de un acuerdo con el FMI para “apalancar” la continuidad de su política monetaria y financiera es el lamentable broche de un gobierno perdido en su propio laberinto y que lejos de apuntar al futuro retrotrae al país a repetir frustrantes experiencias pasadas. Se termina así el breve auge de crecimiento económico empujado por capitales de préstamo y déficit público. En este país cada vez más endeudado, nuevamente se fortalecen los acreedores y los certificados de buena conducta del FMI. Los impactos negativos en materia económica y social son por demás conocidos para abundar en detalles. El ciclo económico al que parece condenado el país en la democracia argentina vuelve a repetirse”.

(*) El 14 de mayo de 1989 el candidato justicialista Carlos Saúl Menem ganaba las elecciones presidenciales al orillar el 50% de los votos. Esa jornada dio comienzo al largo reinado del metafísico de Anillaco que se caracterizó por las privatizaciones de lo público, la convertibilidad, las relaciones carnales y la farandulización de la política. En esa larga e insoportable década se produjo un cambio radical de cultura que hizo que los argentinos dejáramos de ser ciudadanos para pasar a ser consumidores. Esa cultura renació con el triunfo de Macri hace dos años y medio. Evidentemente, los argentinos no aprendemos de nuestros errores.