TESTIMONIO PARA DIANA ÁVILA.

(Carlos Urrutia Boloña)
·
Dianita querida,
Recordar es una forma de volver a vivir, es una manera de sentir lo vivido con su temperatura inicial de días pasados y de preguntar por dónde irán a volar esas páginas llenas del sueño alado de…la revolución.
Te recuerdo en Marka y en Cambio, dos intentos entrañables y dos búsquedas intensas que demoraban tanto en llegar, a las que pintamos de verde como a la esperanza que nos acompañaba.
¿Sabes que la ternura nació de una paloma valiente que siguió volando de noche, sin ver mucho, pero con el corazón seguro que ese punto de luz al final de la oscuridad era la madrugada? Así peleamos con la noche en las páginas de izquierda. Así tratamos de ponerle cuerpo a ese sueño utópico que empujaba nuestro futuro.
Quisimos cambiar todo y de hecho cambió, pero no todo, más pudieron los poderes fácticos que los poderes Ideológicos y morales. Mírenlos como se revuelcan ahora asustados con Odebrecht cómo temen a los medios acusadores, públicos y globales, que siempre tuvieron en sus bolsillos y que hoy los señalan por corruptos.
En la década del setenta la izquierda y la ética estaban más cerca que ahora, la política fue cambiando el sueño con otros alejados y abstractos. Mira Dianita las huellas que dejamos en el último medio siglo, están allí tan inquietas como nosotros porque no ocurrió lo que buscamos.
Pero todo sigue andando querida amiga, nosotros también, cabalgamos victorias y derrotas, al lado de los queridos amigos y los amados amores, remamos lagos inmensos y perdimos las orillas, volamos cielos abiertos sin encontrar aeropuertos, pero, dibujando con los ojos cansados el perfil de un mañana con sitio para todos.
Ahora miramos para adelante, todo cambia hermana, sigue cambiando, todo es movimiento pero ya no es el que nos cautivó, tal vez a nuestros padres también les fue difícil entender esta búsqueda apasionada de madrugadas nuevas, quizás nos creyeron equivocados, pero lo hicimos con vocación y entrega. Sigue la historia su carrera, deseemosle con esperanza y alegría más suerte a los jóvenes.
Una vez hice una canción que decía: "Vuelvo a mis rutas, encuentros y adioses, el mapa de mi soledad, flor de destino ser peregrino puro camino". Dianita creo que en este camino siempre nos hemos encontrado.

CARLOS URRUTIA

Febrero, 2017