Somos el Primer mundo.

( Norma Estela Ferreyra)

Barómetro Internacional 

No tengo ninguna duda de que Latinoamérica y el Caribe, albergan en su seno, a seres humanos de primera clase, es decir, que nunca serán saqueadores de los pueblos indefensos del mundo, como lo hacen los que se dedican al robo y a la guerra, para ser cada día más ricos y poderosos, los que hacen una industria con la muerte y la esclavitud de los que menos tienen y que todavía pretenden hacerse llamar “del primer mundo”, como si la barbarie de la guerra y el robo, les diera algún mérito u honor.

Ya no necesitan mentir virtudes, ahora se muestran tal cual son y tal cual lo planificaron, a fines del siglo 19, los Sabios de Sion. Por eso, se someten al mandato de Israel, EEUU, Inglaterra y la Unión Europea. La realidad es a la inversa de lo que creímos. No hay nadie que decida nada, en ninguno de esos países de la Otan, ni en La Unión Europea, ni en Inglaterra. Sólo Israel, está cumpliendo con sus planes de ocupar la Patagonia, quién sabe con qué amenazas sobre nuestros gobernantes argentinos o Chilenos o con la complicidad de estos en base a pactos futuros. Sólo ellos, enfermos por su propio holocausto quieren tomar venganzas contra el mundo. Y Palestina es el espejo de esa perversidad.

Israel va hacia un fin apocalíptico en Medio Oriente. La masacre del viernes 30 de marzo contra los palestinos de la franja de Gaza, confirma que el Estado sionista es impune. Cien francotiradores israelíes dispararon contra una marcha pacífica, Esto, sin contar las cargas de artillería y de un dron que repartía granadas lacrimógenas. Dieciocho palestinos muertos y cerca de 3 mil heridos fue el saldo macabro del viernes santo cristiano. Son demasiados años de crímenes sin castigo del sionismo en Palestina, desde décadas antes de la proclamación del Estado en 1948. Ya casi nadie cree en esa farsa eterna llamada cínicamente “proceso de paz”, que no ha servido más que para perpetuar y legitimar el expansionismo israelí y prolongar el martirio de los palestinos.

El lacayo de ese país, Donald Trump, reconoció a Jerusalén como capital de Israel, o como ciudad judía. Grave violación a las bases establecidas por la ONU con el acuerdo de Estados Unidos. Una bofetada no solo al pueblo palestino, sino a cientos de millones de árabes, musulmanes y cristianos para quienes Jerusalén es una ciudad interreligiosa y de paz.

Siria, resiste, no sabemos por cuánto tiempo, Arabia Saudita, la maldición de los árabes, que se entregó a ellos cobardemente. Corea del Norte, un ejemplo de dolor por su sufrimiento histórico, pero convertido en fuerza y coraje. Japón e India, que lustran las botas de su enemigo. Y así está el mundo… con Rusia, Irán, China tratando de evitar una guerra, que acabará con el planeta.

Y en medio de todo ello, está Latinoamérica, sembrando paz entre los cañones que apuntan a sus cabezas. Venezuela y Siria que soportan esta guerra de locuras imperiales, por el honor de seguir siendo libres, como nunca lo hicieron los países de la Unión Europea y tantos otros, que se mueren de miedo.

Y no es para menos, porque los criminales del mundo muestran su poder por todos los medios hegemónicos, Y no se inmutan cuando. Nos envenenan el aire y el agua con mercurio, aluminio y Bario, mediante los Chemtrails. O con Monsanto y los laboratorios de medicamentos, que fabrican drogas para reducir la vida en el Planeta. Y hasta exhiben los pequeños drones, que caben en una mano y que son las nuevas armas automáticas, con que pueden matar a quienes elijan, impunemente, sin importar el número de personas. ¡Primer mundo, se llaman! ¡Qué coraje!

El Primer mundo somos nosotros, tengamos o no dinero o riquezas, deuda o no deuda, porque somos el continente del amor y la paz, de los amigos y la familia, del trabajo y la honestidad. ¡Esa honra es nuestra!

De eso se abusan los esquizofrénicos del poder, que viven en una tierra usurpada que llaman Israel. Hombres sin moral que avergüenzan a los demás judíos, que viven en los países del mundo, sin ser molestados por las atrocidades que hacen estos dementes, que se prometieron a sí mismos, apoderarse del planeta y hasta realizaron un proyecto, que se llamó “Andinia” y que, actualmente, debemos soportar y sufrir los argentinos. Fueron llegando, lentamente, jóvenes desde ese país sionista y brutal, primero como turistas y luego se afincaron en Nuestro Sur Patagónico, poco a poco y con disimulo para introducir bases militares, que instalarán en nuestro territorio, con la venia de nuestro gobierno nacional.

Para eso, nos venden armas que, posiblemente, serán para ellos mismos, a cambio de instruirnos en el terrorismo de Estado. Vienen a enseñarnos a reprimir, a matar, a esclavizar, a someter a los demás compatriotas que piensen diferente. Y llegan para quedarse.

Quieren ser nuestros dueños. Y de los últimos países libres que aún resistan, como Venezuela y Siria. Luego será Bolivia e Irán. …¿y cuál más?

Algún país fuerte, tiene que parar esto. ¿O se acabaron los héroes? ¿Estarán en Internet?

Confiamos en que alguno se jugará por la supervivencia de los países inocentes, como somos los de Latinoamérica y el Caribe. Somos el “Primer Mundo de la Paz, de la razón, de la dignidad, del honor, de la Justicia, del trabajo y del aguante”.

¿Acaso serán, Rusia, Irán, Corea del Norte, quienes les pondrán los puntos sobre las íes, a los criminales Sionistas que ostentan el Poder mundial y son los principales instigadores de tanta violencia?

¿Quién es Trump? Un servil servidor. ¿Quién es la OTAN? Un circo como la ONU. ¿Y la Unión Europea? servidores de segunda línea o de retaguardia.

¡Vivan Cuba, Venezuela, Bolivia, Siria, Irán, Irak, China, Rusia, Corea del Norte…Y el pueblo de Brasil…..el de Ecuador de Correa, el del Paraguay de Lugo, el de Celaya en Honduras o el de Nicaragua y México, los revolucionarios! ¡Vivan todos los países de Latinoamérica y el Caribe, porque somos el Primer mundo del amor a la humanidad y de la paz!

normaef10@hotmail.comaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa