Rosina Valcárcel: Italia, Alquimia y Fuego. Antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel

(Giovanna Miñardi)

OTRA MIRADA

La ética envuelve a la poesía y la preserva. La poesía es una suerte de resistencia simbólica contra la adversidad. Hay un ímpetu en el hombre y la mujer, procedente del simple hecho de vivir, que —de una manera u otra—determina su destino de modo inevitable. Esta fuerza que se torna clara a cada instante a través de las expresiones del amor, que tiende a trascender de la persona en una comunión con el todo, tiene sus propias leyes irreductibles a los esquemas racionales. La poesía brota como expresión de ese impulso hacia el acatamiento de un destino vital, y la predestinación se revela en la poesía como un hecho indiscutible. La poesía no es una pompa o un pasatiempo, sino una necesidad, de la misma manera que lo es el amor.

Es popular el hecho de que en el transcurso de la formación intelectual, artística y política del Amauta, Europa tuvo un ascendiente tajante. Ahí, en las vías de Roma como también en los jardines bucólicos de Frascati, importante centro artístico e histórico, José Carlos Mariátegui La Chira (Moquegua, 14 de junio de 1894-Lima, 16 de abril de 1930) tuvo un acercamiento no solo con una escena geográfica, sino también con una cultura y una experiencia humana de irrefutable valor. Pero es tal vez Italia el vital centro de su vigilia. Allí, no solo “desposó una mujer y unas ideas” —como lo asintiera— sino también un espíritu y una conciencia de clase que llevaba larvada desde Perú, pero que se amplía y muestra con plena fuerza al calor de vivencias que sellaron su vida. Que José Carlos Mariátegui, escritor, periodista y pensador político peruano, comprendió a cabalidad la coyuntura italiana, lo ratifican varios hechos: sus vínculos con la intelectualidad más adelantada de Europa, como Henry Barbusse Seine (17 de mayo de 1873 Asnières-sur-Seine- 30 agosto de 1935, Francia), escritor, periodista y militante comunista, el autor original de El fuego (concluida en diciembre de 1915 con el subtítulo “Diario de una escuadra”), su conexión con los revolucionarios comunistas de la época, como Antonio Gramsci (22 de enero de 1891 en Ales, Cerdeña-27 de abril de 1937 en Roma ) y su colectivo “L’ Ordine Nuovo”; su diálogo con Máximo Gorki (Nizhni Nóvgorod, 28 de marzo de 1868,Moscú-18 de junio de 1936, en un sanatorio de Berlín); su participación -en 1921- en el Congreso de Livorno, que facilitaría el nacimiento del Partido Comunista Italiano; la formación en Italia de la primera Célula Comunista peruana, integrada, en 1923, por el mismo Mariátegui, el médico Roe, el cónsul peruano Palmiro Maquiavelo y Jorge Falcón. Una obligación doble: con el socialismo y con el Perú, con la lucha que la clase obrera peruana libraba ya y que Mariátegui mismo había tenido la posibilidad de estar al tanto a través de la lucha por la Jornada de las 8 horas. Mariátegui confiesa que deseó ver Italia sin ojos de turista, sin prejuicios ni ataduras. Porque no intentó ver a Italia amortajada, sino viva. Y viva, en el espíritu de su pueblo y de sus hombres. Quiso eliminar expresamente de su mirada, en la patria del poeta Dante Alighieri (Florencia, c. 29 de mayo de 1265-Rávena, 14 de septiembre de 1321), tanta gloria, tanta leyenda y tanta arqueología, como lo subraya en su visión del paisaje italiano. En otras palabras, quiso hallar a la Italia real, auténtica, aquella que asomaba en la vorágine de los acontecimientos de su tiempo, combinando las usinas de Milán, los campos de Regia Emilia y los paisajes de La Toscana.

¿Acaso Mariátegui no admiró ni bebió de la obra visionaria de Dante Aligheri?

Mariátegui envuelve a Antonio Melis y éste se nutre de él y lo examina y difunde con su propia mirada y lo universaliza. Guardando distancias, Giovanna Minardi de buen ojo conoce y sabe quién es Rosina Valcárcel, cómo vive, cómo es su poesía, qué escribe y la eleva al lanzar Alquimia y fuego. Antología crítica de la obra poética de Rosina Valcárcel (Editorial Horizonte, 2018: 348 pp) que nos aproxima a la obra poética de Valcárcel y permite que los lectores conozcan los mejores trabajos realizados en torno a la poesía de Valcárcel ejemplo los ensayos de la profesora Lady Rojas-Trempe "Poética feminista en Loca como las aves" (pp: 240-250), el del poeta Jorge Nájar: "La poesía como arma de combate" (pp: 291-295), a propósito de Poesía Reunida (1966-2013) y el del doctor Alfonso Mendoza Fernández, “Acerca de Poesía Reunida (1966-2013) de Rosina Valcárcel. Un legado familiar” (pp: 288-290).

Los autores esparcidos a lo largo de la historia de nuestro continente agradecen que la escritura perviva, que sigamos escribiendo, que esta aprendiz no arroje su lapicero ni “tire la esponja”.

Bibliografía consultada

-La acción subversiva de la poesía, por Aldo Pellegrini (Argentina, 1903-1973).

-Mariátegui, Melis y la cultura italiana, por Gustavo Espinoza Montesinos, 2016-11-25 Blog LAMULA.PE

Y editado por la CASA MUSEO JOSE CARLOS MARIATEGUI. Boletín Nov. 2016.

-https://es.wikipedia.org/wi…/Asni%C3%A8res-sur-Seinehttps://

-Wikipedia (google)