Revista El Ideal nùmero 49.

Fundada por Eduardo Ciani el 17 de noviembre de 2001

“La democracia se consolida con una lucha constante contra la ignorancia, la miseria y los privilegios económicos”. Alfredo Palacios

Número 49 /Segunda época ENERO de 2017 Versión Electrónica

El ideal "defensor de la libertad, la cultura y el socialismo"

Dirección editorial: Edgardo Cataldi - Gerardo Schmidt

Colaboran en este número:

Edgardo Cataldi.
Ricardo Luis Plaul
Facundo Sarmiento
Roberto Paveto
Raúl Isman

Índice:
EDITORIAL: Socialismo, Gobierno Conservador, Campo popular, Por E. Cataldi (Pagina 2)
OPINION: Artículos varios Por R.L. Plaul. (Página 3)
ENSAYO: Populismo conservador Por F.Sarmiento (Página 7)
OPINION: El Imperio de los Barbaros Por R.Paveto. (Página 8)
OPINION: Un año de gobierno de Macri Por R. Isman. (Página 9)

La opinión de los columnistas es a titulo personal y no necesariamente debe coincidir con la línea editorial de esta publicación
Para quienes deseen acceder a los archivos completos desde el N°1 en adelante
Hasta el N° 25 pueden ingresar a nuestro sitio web www.elidealrevista.com.ar
EDITORIAL

EL FUTURO DEL SOCIALISMO ARGENTINO. Por Edgardo Cataldi
Lo dijimos en el número anterior, refiriéndonos a la conducción nacional del PS:

“Las actitudes titubeantes del socialismo “oficial” frente al desgobierno macrista no hacen más que dejar al descubierto su carácter amarillista y rosquero. En ese sentido no son muy distintos de sus socios radicales capaces de venderle el alma al diablo con tal de mantener la estructura partidaria aun a costa de sacrificar principios que no deben ser negociados jamás. ”
La crisis del socialismo “oficial” no hace reproducir en pequeña escala la crisis de los proyectos socialdemócratas y laboristas en los países centrales.
Realmente los esfuerzos justificatorios del socialismo amarillo tanto en su versión criolla como en su formato europeo constituyen un verdadero insulto a la inteligencia.
En este sentido no se diferencia demasiado de las actitudes oportunistas que brillantemente denunciara Jean Jaures, hace un siglo .en vísperas de la primera Guerra Mundial. Yendo todavía más atrás cabe recordar a Karl Marx y su célebre “critica al Programa de Ghota” junto con la denuncia al oportunismo de Lasalle en el marco del nuevo estado prusiano.
Pero: ¿Es esto solamente una desviación ideológica? ¿Son solo errores en la implementación de una política determinada?
Tal vez todas esas actitudes amarillistas y burguesas están mostrando una crisis mucho más seria que no arranca en 1989 sino que tal vez tenga raíces más profundas que podrían tener su origen en la forma que se concibió el socialismo en sus orígenes.
Ser socialista significa entre otras cosas no atarse a dogmas ni a verdades reveladas.
No temamos a las discusiones de fondo.
EC

LA MARCHA DEL GOBIERNO CONSERVADOR. Por Edgardo Cataldi

Lo dijimos en el número anterior :
“En este momento asistimos a una serie de “significantes flotantes “ del populismo conservador-macrista .Estos son básicamente dos : la denuncia permanente sobre la corrupción real o imaginaria el gobierno anterior a los efectos de generar un “clima de negocios” que favorezca a la elite económica híper concentrada .
El otro es la supuesta lucha contra la inseguridad que tiende a agudizar la justa indignación popular, pero redireccionandola hacia discursos de mano dura y potencial militarización de la sociedad”

Sigue aceleradamente el colosal endeudamiento externo que amenaza no solo la continuidad futura del gobierno conservador sino que hipoteca el futuro de varias generaciones.
Va a resultar muy difícil revertir esta situación. El País quedara nuevamente inerme frente a los poderes económicos transnacionales con toda la regresión que esto significa en materia social.
Pero: detengámonos un poco en observar no solo el armado político radical-conservador que en última instancia no significan otra cosa que carcasas vacías y maquinarias electorales sofisticadas.
Lo importante aquí es ver el trasfondo; es decir la formidable alianza de clases entre el poder financiero, los agronegocios, las megaempresas minero energéticas y sus socios menores.
Los “ceos” y los jueces venales junto con el increíble poder masificador de la prensa multimediatica hacen las veces de “cantos de sirenas” que seducen a millones de conciencias prejuiciosas y despolitizadas.
De todas formas se comienzan a percibir imperceptibles “fisuras” en este bloque solo homogéneo en apariencias.
Esta fisura debe profundizarse, caso contrario resultará muy difícil derrotar a las elites unidas.
Con el pueblo solo no alcanza. Con el voluntarismo militante tampoco.
.
Nos encontramos entonces en situación de virtual empate técnico: el gobierno conservador no puede avanzar más frente a la creciente resistencia de los movimientos sociales, un sector del sindicalismo, un sector de los gobernadores e intendentes y de los bloques políticos de izquierda y centroizquierda. Por otro lado el conglomerado opositor tampoco puede pasar al contraataque porque no se dan las situaciones históricas para ello. En esta extraña guerra de posiciones va a desenvolverse la política durante bastante tiempo.

Como dijimos muchas veces: no se puede entender la política sin entender el trasfondo económico. En Jujuy gobierna Blaquier y el ingenio Ledesma a través de su "capanga" el "gobernador" Gerardo Morales . Los jueces jujeños son empleados a sueldo de la Corporación azucarera. En este contexto semifeudal se entiende la detención arbitraria de Milagro Sala.

La repentina eyección de Prat Gay significa que el ala más ultra liberal del gobierno (Sturzenegger) está ganando la interna. Esto puede significar mayor flexibilización y recesión, aumento de las tasas de interés y enfriamiento de la economía para frenar la inflación. Aparentemente esta movida presenta similitudes con los años 90.No sabemos si habrá alguna devaluación previa para calmar a los sectores exportadores.

Gobiernan los monopolios concentrados, eso está claro. Este sistema se encuentra “blindado” ante la opinión pública por una alianza con los multimedios y casi todo el Poder Judicial. Estos Holdings tienen dinero de sobra para comprar aparatos y conciencias.
El sistema busca dos objetivos:
En primer lugar disciplinar a la sociedad castigando a los líderes de la oposición y tratando de demostrar el fracaso y la supuesta corruptela de la gestión anterior.
En segundo lugar, por la propia lógica del capital financiero usurario y dependiente, necesitan endeudar al país a escala monstruosa, al mismo tiempo tapan las consecuencias del ajuste y del retroceso económico - social mediante juicios amañados y coros de periodistas “cagatintas”
En este contexto se entienden la prisión contra Milagro Sala y las acusaciones contra CFK.

Lo que preocupa no es solamente la distorsión económica, la colosal deuda externa, la recesión creciente y sus consecuencias sociales terribles .Es altamente preocupante la necedad social y ceguera política de muchos argentinos que no llegan a comprender la magnitud y las nefastas consecuencias de un gobierno al servicio del capital extranjero que solo gobierna para los ricos.
Es increíble como lentamente el pseudo-republicanismo conservador va devorando a la autentica republica, vaciándola de contenido, corrompiéndola y en definitiva haciendo todo al revés de lo que antes tanto cacareaba .Siempre con el apoyo de los infaltables tinterillos del poder judicial y de los cagatintas mediáticos de los multimedios. Mientras tanto miles de nuestros compatriotas ebrios de resentimiento clasista y de revanchismo macartista aplauden como salvadores de la patria a quienes terminaran transformándose inevitablemente en sus verdugos.

La Historia sigue su curso

LA MARCHA DEL CAMPO POPULAR . Por Edgardo Cataldi

Lo dijimos en el número anterior:
”: El discurso kirchnerista de la década ganada no alcanza .Se hace menester generar una autentica cadena equivalencial de demandas populares a los efectos de reconstruir el campo del pueblo. El significante flotante debe ser la lucha contra los ajustes y contra la destrucción del aparato productivo.”

Si algo queda claro es que la crisis identitaria y el vaciamiento de contenidos ideológicos ha llegado al hueso y alcanza a toda la partidocracia argentina (y mundial) .
Los aparatos partidarios no son otra cosa que cascaras huecas descartables.
Esto no solo alcanza a la UCR y al Partido Socialista. El PJ está en idéntica situación.( El caso Picchetto no es más que una grotesca punta de iceberg)En última instancia ha sido este mismo justicialismo el que constituyo el aparataje político que permitió implementar las políticas de ajuste y entrega del noventismo menemista.

Es de suponer que el propio devenir histórico ira poniendo las cosas en su lugar : Por un lado va decantando un bloque conservador donde irán confluyendo los conservadores "puros" del PRO junto a lo que llamamos "radicalismo" (que ha mutado abiertamente en una formación de centro-derecha) a este conglomerado se irán sumando sectores conservadores del peronismo. Por el otro lado se irá perfilando un bloque de centroizquierda conformado por el progresismo populista básicamente peronista acompañado por sectores del centroizquierda no peronista. Nuevas identidades para nuevas situaciones.
Hay épocas bisagras en la Historia ; la crisis de 1890 genera la formación de los partidos políticos modernos .La crisis de 2001 va a generar inevitablemente identidades y formaciones políticas de nuevo tipo acorde al siglo XXI Este es un fenómeno mundial donde conocemos el origen pero no el final.

Desde estas páginas hace años que venimos criticando la alianza con pejotistas, sindicalistas, gobernadores e intendentes de escasa o nula confiabilidad .
Se hace menester una confluencia ideológica que refleje la verdadera situación de la nueva centro-izquierda populista .De ese crisol necesariamente (es una cuestión de tiempo) debe surgir una nueva identidad que constituya la vanguardia militante del campo popular.
Pero con esto no alcanza, es condición necesaria pero no suficiente .Se hace menester un profundo debate ideológico (todavía no saldado) .Para esto es imprescindible un verdadero diagnostico preciso para poder sintonizar con el pueblo profundo y un sector de la elite, algo que el kirchnerismo solo ha hecho a medias.
Tal vez estemos poniendo el carro delante del caballo.
La polémica debe continuar.

EC

OPINION

IDIOCRACIA

Escribe : Ricardo Plaul

Todos los días nos sorprenden con alguna maldad nueva, un nuevo derecho conculcado, algún beneficio nuevo para sus amigotes los ricos del campo o de la ciudad. Nada para los ratones pobres ni siquiera para los ilusos que pelearon ganancias con la “shegua” y ahora se ven defraudados.
Acostumbrados a la New Age, los gurúes y la meditación de la alegría, cuando las cosas se ponen difíciles acuden a otros dioses y se retiran a rezar por alguna lluvia que alivie la sequía de inversiones y de ideas. En su retiro “all inclusive” (que nosotros pagamos) se repiten a sí mismos las mentiras y falacias discursivas con las que convencen a sus votantes de darle más tiempo a “estos buenos muchachos” que encontraron un país destruido por la “pesada herencia” de una corrupción cuyo rostro ellos conocen mejor que nadie.
Tenerla a Cristina Kirchner llendo y viniendo a Comodoro Py es la demostración más palpable de un revanchismo ciego y de una persecución jurídica que además sirve para tapar sus trapisondas y choreadas vulgares. La inclusión por decreto de los familiares en el blanqueo es el ejemplo más visible de la impunidad que los medios y el Partido judicial les brindan.
Mientras tanto el sufrimiento de los sectores más vulnerables se acrecienta y el colchón de dignidad de vida que dejaron estos últimos doce años de kirchnerismo se adelgaza. El endeudamiento crece aceleradamente, los despidos y suspensiones se multiplican junto a los cierres de empresas y comercios. El fantasma de los saqueos navideños sobrevuela el conurbano bonaerense y las zonas más humildes del resto de las provincias. La represión, cada vez más dura de la protesta social, los acuerdos con quienes se avienen a las dádivas para abandonar y fragmentar la lucha en aras de una “gobernabilidad” declinante, están a la orden del día.
No sorprende la actitud vacilante de jerarcas sindicales que nunca conocieron el rigor del trabajo. Cada vez que la derecha se adueñó del gobierno, ellos fueron corriendo a rendirle pleitesía y cuidar sus regalías, mientras sostenían de la boca para afuera un discurso combatiente que nunca se concretaba en hechos. Afortunadamente siempre surgió del seno mismo de la clase trabajadora algún sector gremial combativo que defendió sus derechos y pensó en un país más justo y soberano.
El peronismo se desgasta en internas innecesarias que no siempre tienen que ver con el debate de ideas y estrategias sino más bien con individualismos y sectarismos oportunistas. Los sectores de izquierda y centro-izquierda y los kirchneristas más allegados a la expresidenta intentan con esfuerzo confluir en un Frente ciudadano popular al que visualizan como salida alternativa al neoliberalismo agobiante. A veces las críticas son más feroces desde el interior del campo popular que desde afuera.
Sabemos cuál es el enemigo continental y la historia nos enseñó una y otra vez que sólo la unidad en la acción en torno a un Proyecto revolucionario antiimperialista y participativo puede posibilitar la construcción de una sociedad más justa, solidaria e igualitaria. Hacemos votos para que la madurez de los dirigentes, la lectura crítica de la realidad y la participación militante nos acerque a este objetivo, antes que terminen de destruirnos a nosotros y al país. LA TAREA ES URGENTE.

R.L.P

Para los pobres ni migajas
Por RICARDO RICARDO LUIS PLAUL |

La idea de que cada individuo es responsable de su destino ha tenido sus efectos en las ideas pedagógicas. También en educación, el criterio de libre competencia es el elegido para garantizar la eficiencia y el progreso. El neoliberalismo no cree en la igualdad de oportunidades de acceso a la educación. La suerte y el sentido de la oportunidad del sujeto son los elementos más valiosos para lograr el éxito. En síntesis, el neoliberalismo plantea en educación, los mismos rasgos individualistas, egoístas y competitivos que exige para todas las actividades de las personas que integran la sociedad.

“¿Dónde está la intelectualidad iracunda que se haga voz de este pueblo famélico? ¿Dónde están las militancias políticas que armen a los latinoamericanos de una conciencia crítica esclarecida sobre nuestros problemas …” Darcy Ribeiro 2000

El Neoliberalismo, como proyecto de la clase dominante, a pesar de ser el pensamiento hegemónico en la actualidad, encuentra, como afirma el Subcomandante Marcos, variadas “bolsas de resistencia” que se oponen al “nuevo orden mundial” propuesto por esta ideología. Recordemos por ejemplo en nuestro país, la Cumbre de los Pueblos oponiéndose al ALCA (tratado de libre comercio con EEUU) y al pago de la deuda externa, o la perseverante resistencia de los docentes a la llamada Reforma Educativa y a la Ley Federal como su sostén jurídico.
La postura neoliberal en educación, entremezcla viejos pensamientos conservadores con nuevos argumentos liberales y políticamente implica el pasaje de un Estado Moderno Educador a un Estado Evaluador. La resistencia implica negarse a aceptar una concepción del mundo que se presenta como triunfante única e irremediable; implica la irrenunciable lucha en defensa de la educación pública, democrática y popular, cuya finalidad sea la emancipación social y política de la mayorías hoy condenadas a la pobreza y a la exclusión de los bienes materiales y culturales.
A principios del siglo XXI son notorios los efectos devastadores de la política educativa neoliberal a pesar que desde las esferas oficiales se afirmaba que la Transformación Educativa venía a superar la crisis de la escuela pública que no aseguraba una calidad elevada de educación. En la práctica esta política educativa fue el acompañamiento de una política económica impuesta por los grupos más concentrados de poder económico y los organismos internacionales, en un proceso que se profundizó a partir de la sangrienta dictadura del 76 y tuvo su continuidad en los siguientes gobiernos constitucionales.
A mediados de los 70 el sueño de un capitalismo humanizado (Estado de Bienestar) se hizo añicos y la clase dominante impuso como política de Estado, un nuevo proyecto, involucrando valores, discursos y prácticas, que legitimaron la centralidad del Mercado, lo inevitable de la desigualdad y el egoísmo y la ausencia del Estado como promotor de la distribución más equitativa de la riqueza y del conocimiento. El mercado constituye el mejor instrumento para la asignación de recursos y la satisfacción de necesidades, exaltándose las virtudes de un Estado mínimo.
Sus cuatro ideas-fuerza son: La promoción de un máximo de crecimiento económico, aumento de la tasa de ganancia del capital privado, reducción de los costos salariales y contención del gasto público social.
En realidad, el armazón ideológico del neoliberalismo se construyó desde fines de la década del treinta y sus creadores, décadas más tarde , lograron imponer esta visión del mundo en políticas de Estado , en todas las latitudes, aunque no del mismo modo ni por los mismos medios.
En la ideología neoliberal el individuo es el juez supremo de sus fines y la libertad (definida desde el punto de vista del consumidor), ocupa el valor más alto en su escala de valores. Cada quien es lo que es por el azar, la herencia y las decisiones de cada uno. El azar determina nuestros genes, la clase de familia en la que nacemos , nuestro contexto cultural y nuestras oportunidades para desarrollar nuestra capacidad física y mental. A partir de la defensa de la competencia, del egoísmo, de la idea de que cada uno es artífice de su destino, la desigualdad aparece como un fenómeno inevitable de la condición humana. La evolución de la sociedad es presentada como la sumatoria de los esfuerzos de los exitosos, pocos pero capaces de marcar el camino a seguir. En la historia evidentemente ha habido perdedores, pero sabían lo que hacían y aceptaban los riesgos.
El neoliberalismo propone derogar la idea de felicidad y suplantarla por la idea de reducir el sufrimiento. Se debe exigir que ese sufrimiento, como por ejemplo el del hambre, se distribuya en la forma más equitativa posible. Afirma que los grandes sueños, las grandes utopías que creen en transformaciones sociales profundas, conducen al infierno. En cambio, la llamada “ingeniería social gradual”, que consiste en pequeños cambios posibles, hace la vida más habitable.
La idea de que cada individuo es responsable de su destino ha tenido sus efectos en las ideas pedagógicas. En educación, también cada uno, como consumidor, debe tener libertad para elegir su opción. El Estado no debe intervenir y se debe introducir en el campo de la enseñanza el criterio de libre competencia como método para garantizar la eficiencia y el progreso. La educación es considerada una mercancía más que los “usuarios” (los padres) deben tener la libertad de elegir.
El neoliberalismo no cree en la igualdad de oportunidades de acceso a la educación. La suerte y el sentido de la oportunidad del sujeto son los elementos más valiosos para lograr el éxito.
Según el neoliberalismo, la crisis de la educación ha sido causada por la pérdida de poder de los padres (consumidores), por el exceso de poder de los docentes y burócratas (productores)y por el papel cada vez mayor del Estado. Al igual que en la industria , los padres (clientes) siempre tienen la razón , por lo tanto deben tener la posibilidad de elegir entre múltiples opciones que se le oferten y esto conducirá a una armónica relación mercantil entre oferentes (docentes) y demandantes (padres).
Podría utilizarse un sistema de vales o cheques escolares para que los padres elijan en un sistema de libre competencia donde se podrán discriminar las “buenas” escuelas de las “malas” en base a los méritos de cada institución. Los padres pueden usar los vales o cheques en escuelas privadas o públicas de cualquier distrito o ciudad. Las escuelas públicas competirán entonces para lograr su financiamiento con otras escuelas públicas y con las privadas. Sólo sobrevivirían las escuelas que satisficieran a sus clientes.
Los valores que entonces promueve el neoliberalismo: competencia, egoísmo, desigualdad, reducción del ser humano a un homo economicus , prepara a los jóvenes para un mundo caníbal , donde cada uno se preocupa sólo por sí mismo. Esto está muy lejos de las promesas de formar un ser humano comprometido con un destino común.
La escuela neoliberal impone además rígidamente los elementos culturales a enseñar y se tiende a despolitizar la práctica docente. Se ahoga toda actividad no orientada al logro de los resultados (expectativas de logro) esperables en los operativos evaluadores.
Desde el punto de vista epistemológico se apunta a la naturalización y aceptación de un modo de ver la realidad, de conceptualizarla, de adoptar los puntos de vista de las “autoridades del conocimiento” que implica a la vez el rechazo de las posturas alternativas.
En lo que respecta al sistema educativo, el neoliberalismo refuerza un rasgo propio de la estructura de los sistemas educativos en el capitalismo: la segmentación. Para los pobres hay un circuito devaluado de escolaridad, centrado en la provisión de herramientas para la empleabilidad.
“Una sociedad que divide social, sexual y racialmente el trabajo, exige que su educación estatal capitalista provea para cada fragmento productivo la mano de obra adecuada y correspondiente.” Pablo Imen.
Se estimula así la creación de un conocimiento oficial que se distribuye desigualmente. En algunos casos lo hace el mercado y en otros el Estado convocado a garantizar una educación básica para los más desposeídos. Si alguien no logra apropiarse de los conocimientos que se le ofrecen será porque no es “capaz”, “no le da la cabeza” o no ha hecho los esfuerzos suficientes. O sea que las posibilidades de éxito siempre dependen de uno mismo.
En síntesis, el neoliberalismo plantea en educación, los mismos rasgos individualistas, egoístas y competitivos que exige para todas las actividades de las personas que integran la sociedad.

RLP

BIBLIOGRAFÍA:
Imen, Pablo. La escuela pública sitiada .Crítica de la transformación educativa. Ediciones del Centro Cultural de la Cooperación F. Gorini. Bs. As. 2005

PENSAMIENTO CRÍTICO

Escribe : Ricardo Plaul

“Hace rato en Argentina se piensa que ser crítico es ser inteligente. Nosotros creemos que ser entusiasta y optimista es ser inteligente. Y que el pensamiento crítico llevado al extremo le ha hecho mucho daño”.
Marcos Peña
“El pensamiento crítico lesiona el orden establecido, es culturalmente subversivo” Leopoldo Moreau

Al escuchar a Marcos Peña decir que el pensamiento crítico debía reemplazarse por el entusiasmo y el optimismo y que era perjudicial para el pueblo me propuse investigar algo sobre el tema ya que siempre como docente había apuntado al desarrollo del pensamiento crítico. Preocupado por no haber cumplido con mi tarea debidamente y convencido de que se puede aprender del error encontré estas definiciones que parecen rebatir sus afirmaciones.
El pensamiento crítico es un proceso que se propone analizar, entender o evaluar la manera en la que se organizan los conocimientos que pretenden interpretar y representar el mundo, en particular las opiniones o afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas.
Se define, desde un punto de vista práctico, como el proceso mediante el cual se usa el conocimiento y la inteligencia para llegar de forma efectiva, a la postura más razonable y justificada sobre un tema.
Dentro del concepto del pensamiento crítico, lo ideal es que uno aprenda a pensar por sí mismo, a dominar su proceso mental de razonamiento. Implica un compromiso de analizar y evaluar las creencias tomando como punto de partida la razón y la evidencia.
El desarrollo del pensamiento crítico, estrechamente ligado a la expansión de conocimiento, requiere de los siguientes tres factores:
1. Tendencia a los pensamientos críticos.

2. Acceso a contenidos críticos.

3. Entornos para practicar el conocimiento crítico (en sus dos tipos, conocimiento en sí y conocimiento como instrumento para contribuir a la mejora de la vida).

Ser capaz de utilizar un pensamiento crítico significa que no se acepte la opinión de la mayoría por el sólo hecho de serlo, teniendo así ideas individuales, se conocen los argumentos a favor y en contra y se toma una decisión propia respecto a lo que se considere verdadero o falso, aceptable o inaceptable, deseable o indeseable.
Este pensamiento también es un pensamiento basado en el compromiso de las propias ideas según su entorno como creencias individuales. Lo crítico enfrenta y evalúa los prejuicios sociales constantemente.
Tener un pensamiento crítico no significa llevar la contraria a todo el mundo o no estar de acuerdo con nadie, pues esto último no sería un pensamiento crítico, sino sólo un modo simple de pensar que se limita a contrariar lo que piensen los demás. Por lo tanto un pensador crítico es capaz, humilde, tenaz, precavido, exigente. Además de tener una postura libre y abierta, por ello un pensador crítico comienza a destacarse en su medio y a ser reconocido por sus aportaciones, pero todo se conforma a lo largo del tiempo con una debida experiencia.
El pensamiento crítico es una habilidad que todo ser humano debe desarrollar ya que tiene cualidades muy específicas y que nos ayudan a resolver problemas de una mejor manera, nos hace más analíticos, nos ayuda a saber clasificar la información en viable y no viable, nos hace más curiosos, querer saber e investigar más acerca de temas de interés. Cuando se desarrollan este tipo de habilidades, también se desarrollan muchas otras capacidades del cerebro como la creatividad, la intuición, la razón y la lógica, entre otras.
Pensar críticamente implica dominar dichos estándares. De acuerdo a esto, la meta final de todo pensamiento crítico es que éste pueda ser lo suficientemente sólido como para sostenerse por sí mismo en cualquier contexto, siempre y cuando mantenga su relación con el fenómeno implicado.
El pensamiento crítico se apoya en la formulación de lo que se llama criterios de verdad.
Algunos de los efectos que tiene la formulación de conocimientos en los individuos van desde el cambio de percepción hasta el cambio de interacción social.
El pensamiento crítico es ese modo de pensar sobre cualquier tema, contenido o problema en el cual el pensante mejora la calidad de su pensamiento al apoderarse de las estructuras inherentes del acto de pensar y al someterlas a estándares intelectuales.
El resultado:
Un pensador crítico y ejercitado que
• Formula problemas y preguntas vitales, con claridad y precisión.
• Acumula y evalúa información relevante y usa ideas abstractas para interpretar esa información efectivamente.
•Llega a conclusiones y soluciones, probándolas con criterios y estándares relevantes.
•Piensa con una mente abierta dentro de los sistemas alternos de pensamiento; reconoce y evalúa, según es necesario, los supuestos, implicaciones y consecuencias prácticas y
• Al idear soluciones a problemas complejos, se comunica efectivamente.
En resumen, el pensamiento crítico es auto-dirigido, auto-disciplinado, auto-regulado y auto-corregido. Supone someterse a rigurosos estándares de excelencia y dominio consciente de su uso. Implica comunicación efectiva y habilidades de solución de problemas y un compromiso de superar el egocentrismo y socio centrismo natural del ser humano.
¿Será entonces que Marcos Peña teme que el pueblo desarrolle “demasiado” el pensamiento crítico y algunos de sus votantes se den cuenta de las patrañas que les han hecho creer? ¿Será que el gobierno no quiere que el pueblo haga una lectura crítica de la realidad y pretenda transformarla? ¿Será que ellos no lo han desarrollado y sólo repiten fórmulas elaboradas por otros? Vaya uno a saber ¿no? Por las dudas no le hagamos caso.

RLP

Escribe : Ricardo Plaul

FIDEL CASTRO RUZ

. Porque encendió la mirada de los justos,
Porque levantó orgulloso la tea de la justicia,
Porque prendió en el pecho de Nuestra américa
La inextinguible sed de la emancipación,
Viven sus ideas, viven sus palabras,
En el hombre nuevo que abre alamedas,
En la mano que se extiende hacia el Otro,
En cada Revolución que emprendemos
En el corazón del pueblo, en el camino que no acaba,
En la brasa que es estrella y que es puño cerrado,
Porque hoy el Comandante es pueblo, es semilla,
Es el viento del Sur que se abraza a su destino libertario

RLP

ENSAYO:

POPULISMO CONSERVADOR.
Escribe: Facundo Sarmiento

INTRODUCCION
Uno de los peores y comunes errores de la interpretación fundamentalista de los textos clásicos del marxismo lo constituyen las visiones mecanicistas o economicistas que asocian automáticamente la posición económica de un individuo con sus preferencias ideológicas.
En el vasto universo de las clases bajas y medio- bajas se pueden notar flagrantes contradicciones que suelen ser muchísimo más frecuentes de lo que solemos suponer.
Este enorme conglomerado popular mantiene una escala de valores que puede parecernos irracional, pero para ellos responde a la más elemental lógica.
Básicamente constituyen un producto de la tenaz y persistente masificación de la superestructura cultural de la burguesía.
Una parte de ese sector social puede llegar a fluctuar u oscilar entre posiciones de izquierda o derecha según las circunstancias.
En los setenta era frecuente escuchar: “hace falta un Fidel Castro o un Franco”
Otro sector , mucho más duro y prácticamente irrecuperable , sostiene a rajatablas los postulados más reaccionarios y conservadores .Para este sub- conglomerado la escala de valores de la Derecha adquiere las características de verdad absoluta e irrefutable.
No les interesa la igualdad, ni la justicia social y prefieren valores más abstractos y difusos como “orden “, “seguridad”,“ eficiencia” . En algunos casos adhieren vagamente a postulados liberal- conservador e individualista, descreen del rol social y planificador del estado, y profesan una gran admiración por lo foráneo.
En otros casos, también difusamente, pueden adherir a posturas pseudo nacionalistas, cercanas al integrismo religioso, un estado fuerte pero muy represivo, cierto desprecio por lo foráneo, pero desde la perspectiva de la xenofobia, el chauvinismo y el racismo.
En ambos sub-grupos se nota un marcado macartismo y un respeto cuasi religioso por el orden establecido.
Un tercer sub- grupo oscila en posiciones más o menos intermedias entre los dos anteriores.
Estamos frente a grupos extremadamente desinformados y prejuiciosos, y en esto no se diferencian de las clases medias, salvo por algunas preferencias culturales que no encuadrarían dentro del supuesto refinamiento pequeño burgués y que sería reemplazado, en este caso, por un gusto más cercano a lo “primitivo “y populista.
Es difícil el abordaje ideológico de estos grupos porque suelen ser muy cerrados y se ponen a la defensiva en relación proporcional a su falta de argumentación política.
Suelen odiar al que están por debajo en la escala social y suelen ser frecuentes los prejuicios contra “negros” villeros”” extranjeros”, “piqueteros” , “vagos” y otros epítetos parecidos.
También es frecuente que atribuyan a esos grupos la causa de sus males y no a los poderosos por quienes suelen sentir una rara mezcla de resentimiento, pero también de profunda admiración.
Al decir de Ernesto Laclau , estos grupos podrían llegar a sostener aspiraciones de nivelación social, pero atribuyen sus males a los políticos corruptos, al estado, a los punteros pero difícilmente asocien la desigualdad a los grupos corporativos.
Otra característica de algunos lo constituye la admiración por el “orden militar” y cierta evocación a una mítica “tranquilidad” que en realidad es más inventada que real.
De manea tal que podríamos afirmar que el estado natural del pueblo es políticamente “gaseoso” y “volátil”.
Grave error cometemos cuando generalizamos e idealizamos a lo que llamamos “pueblo”, “masa” o “multitud” .El pueblo es algo mucho más complejo, contradictorio y heterogéneo de lo que a veces tendemos a creer.
F.S

OPINION

El imperio de los bárbaros

Escribe: Roberto Paveto

La política es el único recurso con el que cuenta el ciudadano para ejercer algún grado de influencia en el destino de la sociedad en la que está inmerso y en su propia vida y destino personal, extendiéndose en círculos concéntricos a su familia y demás seres queridos.
Por ese motivo, la política goza de absoluta legitimidad para existir y desarrollarse. La materia sobre la que opera la política es la sociedad y las condiciones de su desarrollo.
La estructura del estado y el propósito de la acción de cualquier gobierno es brindar condiciones de vida, interacción, solidaridad y realización material, espiritual, intelectual, técnica y afectiva para los seres humanos.
El motivo para aceptar, renuentemente, la acción del capital es, pura y solamente el de brindar elementos que puedan, sólo colateralmente, aportar, en algún grado, impulso a la actividad económica.
El motor de la ambición de progreso económico de personas o grupos humanos determinados, sólo es permisible en condiciones de riguroso, rigurosísimo, control por parte de los órganos del estado.
Plantear el beneficio de sectores reducidos de la sociedad como motivo para definir determinados modelos de relaciones de poder al interior de la misma, carece de toda legitimidad moral.
Por lo antedicho, la economía y sus actores deben entenderse como subordinados, y la posibilidad de su accionar sólo se justifica al servicio de la sociedad y no lo contrario.
Decir que hay “regulaciones que asfixian a la economía” es subvertir los términos de la única ecuación admisible, aquella de poner todo recurso al alcance para evitar cualquier daño posible, concreto o potencial contra quienes viven en sociedad. Eso es civilización. Lo contrario, el uso de la fuerza, el terror, la extorsión, la amenaza la mentira y la colonización mental de la sociedad, eso es barbarie. ڨ�
RP

OPINION
Un año de gobierno de Macri:
La política es la continuación del Marketing por otros medios.

Por Raúl Isman.
Docente. Escritor.
Co-conductor del programa Radial
Silogismo Contrafáctico (www.radioarroba.com)
Colaborador habitual del
periódico Socialista “El Ideal”
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.
raulisman@yahoo.com.ar

“El marketing es la continuación
de la guerra y la política por otros medios.”
Anónimo Porteño.

Han transcurrido algo más de dos docenas de jornadas desde que se cumplió un desafortunado
Cumpleaños: el primero desde la llegada al poder político argentino de Mauricio Macri desde el PRO, su fuerza política propia, y utilizando cual preservativo (se usa y se tira) a la Unión Cívica Radical, el principal aliado en la Coalición Cambiemos. La ensayista de centro-derecha Beatriz Sarlo, tal vez, fue la primera en alertar sobre el estilo prepotente para actuar en política del rústico presidente. Dijo la referida amanuense en un programa televisivo; cuando el recién iniciado mandatario daba sus primeros pasos por los pasillos de la Casa Rosada: “no sabe lo que es un aliado”. Macri había dictado un decreto de necesidad y urgencia para nombrar curules vacantes nada menos que en la Corte Suprema de Justicia, iniciativa manifiestamente inconstitucional por donde se la mire, sin comunicársela si quiera a sus aliados y de la cual luego desistió. Allí quedaba registrado el estilo marketinero (propio del marketing) de construcción política, que caracteriza al macrismo desde sus comienzos. Se trata de un episodio que muestra de modo coagulado la aplicación PRO del mercadeo a la política. Se actúa y sobreactúa una actitud impostada (buenos modales propios del budismo zen) y se ejerce en los hechos el más duro despotismo; menos férreo cuando se es más débil políticamente, más pétreo cuanto más fortalecida se halla la (semi) dictadura neoliberal. El 28 de diciembre de 2016 Macri visitó una pequeña localidad neuquina, Villa Traful, antes del discurso se denunció un supuesto ataque lítico contra la camioneta en que se desplazaba el mandatario (marketing de auto-victimización). Más de cuarenta y ocho horas después no hubo un solo video de la “turba”. Lo que sí se vio fue la represión contra trabajadores y sindicalistas de la Asociación Trabajadores del Estado (A.T.E.) que protestaban contra despidos en el sector; la verdadera orientación política, que la farsa del apedreo vino a ocultar. De modo que a caracterizar tales modos de creación de una fuerza política y de cómo se utilizan para ejercer el gobierno estará dedicado el presente texto.

El marketing es una subrama (boba) dentro de la economía política burguesa, cuyas ideas centrales se reducen a (apenas) dos. Ellas son:
a) Seducción para los clientes (sean comerciales o electorales). Y
b) Guerra (para los adversarios u enemigos, aunque usar este último término no es muy elegante según los usos PRO del lenguaje). Pese a lo cual se adecua por completo al término, como lo demuestra la saña con que es perseguida Milagro Sala por la gran coalición derechista (Cambiemos más Masismo), esa versión de la revolución “libertadora” del siglo XXI que oprime a los jujeños.
En la medida que más que ciencia es una recopilación de herramientas económicas, culturales, psicológicas y tecnológicas para favorecer la supervivencia de los actores en la gran escena de la competencia globalizada, un lugar central lo ocupa la publicidad. Diversos conocedores de lingüística han enfatizado en el carácter del lenguaje publicitario, que opera vaciando por completo toda significatividad y sentido en el habla concreta. Por ello, durante muchos años la consigna del PRO en la ciudad fue “en todo estás vos” (¿en las letrinas estoy yo? ¿En los jardines? ¿En los lupanares?) Ahora el enunciado es “vamos Buenos Aires” (¿adonde? ¿A retozar en los parques? ¿A internarnos en los hospicios de la ciudad?¿A hundirnos en el hediondo Riachuelo? O en la campaña presidencial del 2015 fue “el cambio”, omitiendo el contenido y la orientación; además de beneficiarios y perjudicados de la transformación prometida. Llegado al gobierno Macri no abandonó su tono de predicador evangélico; aunque se le escaparon abundantes sinceramientos que demostraron acabadamente su verdadero carácter de clase (discurso anti-sindical y enemigo de conquistas obreras, además de prácticas inocultables que benefician centralmente a los sectores dominantes).
La utilización del marketing como herramienta política obedece a motivos más vastos y no tan visibles como los que relucen por supina obviedad; es decir ocultar los verdaderos propósitos, la intencionalidad y los resultados esperables y esperados de la gestión PRO. (Es muy conocida la intervención del ahora presidente del Banco Central que puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=gHmLC-BGzK0 en la cual afirma que nunca hay que decir en campaña lo que realmente se va a hacer).Tiene también como objetivo no tan explícito galvanizar la fidelidad de una de las fracciones sociales más significativas de sufragantes amarillos: la inmensa legión de votantes apolíticos. Podemos estimar en una cuarta parte del padrón electoral a la citada franja y gran parte de ella vota al macrismo por convicción, por descarte o motivada por la prédica cultural del poder; que estigmatiza a la política, exculpando manifiestamente al poder económico. Se (auto) coloca así el PRO por fuera del lugar pernicioso y dentro del círculo virtuoso. El otro componente central de las votaciones PRO lo constituye lo central de la derecha argentina (el poder económico, más los sectores más o menos ricos de las clases medias que orbitan alrededor del núcleo duro referido). Los verdaderos dueños del poder probablemente se rían de las patéticas y lastimosas actuaciones del presidente. Pero tienen muy claro que es un paje muy servicial a su servicio. Los dos núcleos coaligados aseguran que Macri no caiga por debajo de cuarenta puntos en imagen positiva y pueda rasguñar unos treinta y cinco puntos en una elección, por desastrosa que fuere su gestión económica. Sus fobias clasistas y racistas los llevan a avalar la exclusión macrista- cuanto más feroz, mejor- al quitar de sus ojos a los “negros” en todo sitio de sus sofisticados paseos.
En este contexto pueden ser comprensibles tantas actuaciones marketineras; los tiembreos donde Macri y sus funcionarios salen a visitar personas “azarosamente” electas para fingir que se los oye con toda atención, cual modernos buhoneros o pastores evangélicos de la política, la escenificación del presidente en un autobús suburbano departiendo con los pasajeros (luego se supo que el vehículo fue arrendado para la ocasión y los “pasajeros” eran extras que cobraron para actuar), la cara del mandatario exprimiéndose para dar la pose de “idische mame” (madre judía) y decir que comprendía la angustia de los revolucionarios que comenzaron la ruptura de los vínculos con España. ¿Alguien puede imaginar una revolución como un fenómeno desapasionado equiparable a un torneo de ajedrez? No es ajena a las prácticas descriptas la utilización pública de la imagen de la pequeña hija del presidente o de su can “Balcarce”, sentado en la poltrona de Rivadavia. Seguramente se defeca menos que su dueño en el mencionado símbolo del poder político. Cerremos la selección de referencias al macrimarketing PRO con un post de Mauricio en Facebook, en el cual dibujaba (¿personalmente?) un sol apareciendo en el horizonte. Febo asomando simbolizaba las “venturas” que el Pro le depara al pueblo. Invitaba a los ciudadanos a seguir su ejemplo. Los medios de comunicación soslayaron la existencia de gran cantidad de memes en los cuales el astro rey era reemplazado por una gran cantidad de material cóprico (sólido y líquido) dando cuenta del modo que gran parte de nuestro pueblo percibe la gestión mauriciana. Y conste que nos hemos referido sólo a las iniciativas presidenciales; soslayando las de peones, alfiles, chupamedias y trols que orbitan en el gabinete y adyacencias.

Digamos a modo de cierre dos cuestiones:
a) el peronismo perdió (casi) adrede la elección y es la principal carta de gobernabilidad del macrismo. Se despliega así una contradicción que anida desde los orígenes de la fuerza creada por el general fundador: esto es la oposición entre las raíces y bases plebeyas y su condición de partido donde predomina la razón de estado. Pongamos a modo de ejemplo que cuando el P.J. se plantó en no votar la reforma política que incluía el voto electrónico, la iniciativa se hundió. Si hubiera tomado la misma actitud frente al mega endeudamiento externo, próximas generaciones de argentinos hubiéranse librado terribles sufrimientos, cuando los acreedores pasen a cobrar sus facturas. En este último caso predominó claramente la ratión d’e etat contra los intereses populares. Desarrollaremos la temática en líneas futuras.
b) Sin romper con el sentido común de las derechas (completamente funcional al predominio del Pro y los grandes medios en la agenda cotidiana) es imposible la creación de las nuevas mayorías capaces de barrer la avalancha neoliberal. Por ello hay que machacar contra en nefasto enunciado “quiero que a Macri le vaya bien, porque así le irá bien a todos los argentinos”. A Macri le va muy bien y por ello mismo en el pueblo argentino cunde la pobreza, el desaliento y hasta avanza el hambre.

R.I