Reportaje a El cadete.

(José Cornejo)

"El discurso anti política es fácil que prenda, lo que nosotros queremos decir es más denso"

En diálogo con AGENCIA PACO URONDO TV, Pedro Rosemblat, "El Cadete", opinó sobre el humor como herramienta de diálogo y su obra de teatro. Durante la entrevista, realizada antes de conocerse el despido de Navarro por parte de las autoridades de C5N, también habló sobre la comunicación del kirchnerlsmo.

La entrevista fue realizada días antes de conocerse el despido de Roberto Navarro por parte de las autoridades de C5N. La Agencia Paco Urondo se solidariza con todos los damnificados por la decisión arbitraria del canal y en especial con el querido y compañero Pedro Rosemblat.

Agencia Paco Urondo: Recientemente un dirigente político del kirchnerismo me dijo que valora más tu línea política que humorística. ¿Pedro Rosemblat es más gracioso que El Cadete?

Pedro Rosemblat: No, creo que lo que sucede es que trabajamos más la línea política que el humor. El humor es algo relativamente nuevo en mi vida y la política no. Advertimos que hace falta laburar un poco más la comicidad, cuestiones que tienen que ver con la expresión corporal, el desarrollo actoral o incluso con la técnica del chiste. Este año estamos incursionando en el teatro, es algo nuevo.

APU: ¿La obra es parte de la campaña?

PR: Nos cuesta definirlo. No es del todo una obra de teatro, no es un show enteramente de stand up y no es un acto de campaña porque es un lugar por el cual la gente paga una entrada. Pero es un poco de todo eso y tiene que ver con la necesidad de reír de muchos compañeros. Es una risa de desahogo y un lugar de encuentro. La voz del público está muy presente en el espectáculo. El primero de septiembre muchos de los que estábamos en el teatro veníamos de la marcha por la aparición de Santiago Maldonado y en el medio de la función una señora se para y dice “están reprimiendo ferozmente en Plaza de Mayo”. Pasa todo el tiempo eso, el público interviene mucho. No vienen a ver una obra de teatro, sino a otra cosa.

APU: Martín Rechimuzzi es muy gracioso y no viene de la política. ¿Cómo es la sinergia con él?

PR: Es un complemento espectacular, es un genio. Cuando no encarna a un personaje tiene un análisis muy lúcido que es distinto al nuestro y eso nos gusta. Mientras más voces seamos discutiendo, mejor.

APU: Teniendo en cuenta tu comienzo con El Pibe Trosko. ¿Te imaginabas este lugar?

PR: No. Es algo nuevo que llegó a mi vida a partir de esa experiencia que fue El Pibe Trosko. Ese personaje tuvo un impacto muy viral. Ahí se me prendió la lamparita, me di cuenta de que a través del humor uno puede dialogar con sectores que desde la solemnidad se vuelve muy difícil.

APU: En cuanto a los problemas de comunicación que tuvo, ¿el kirchnerismo te parece solemne?

PR: No. Obviamente uno tiene más espacio para correrse de ese lugar cuando se es oposición. Pero no, me parece totalmente irreverente el kirchnerismo. Yo no creo que el problema haya sido comunicacional. Pero pasa que al existir tantas virtudes comunicacionales en nuestro adversario, por ahí se notan más nuestras falencias en esa línea. No creo que los problemas del kirchnerismo hayan tenido que ver con su comunicación, fueron políticos. Está claro que se vuelve más difícil comunicar cuando hay errores políticos que cuando hay aciertos.

APU: Ahora hay un intento de Cristina de recuperar campo en las redes sociales...

PR: Está muy bien. Macri hace mucho timbreo y ahora Cristina lo empezó a hacer, pero las conversaciones que tiene Cristina con los ciudadanos muestran los mismos análisis que hace siempre. Macri habla de cosas más mundanas. Tiene que ver con la dimensión de Cristina y su densidad política frente a la de Macri. Cristina habla de Putin, del bloque regional y de Corea del Norte, Macri dice cosas más abstractas, como que “hay que tirar todos para el mismo lado”.

APU: ¿El Cadete es un colectivo?

PR: Sí. El Cadete somos un montón. Hay una parte técnica y cotidiana que trabajo con la productora de Navarro. Ellos hacen que las ideas de todos los días se vuelvan realidad.

APU: ¿Es difícil llevar una idea todos los días?

PR: Sí. También es enemigo de la creatividad. Pero la televisión exige eso. Hacer humor con el diario de todos los días es desgastante pero también es de donde saco letra todos los días. A veces no se me ocurre lo que decir y abrís La Nación y ves que Aranguren dio consejos de cómo usar el microondas

APU: Tu personaje termina fortaleciendo la identidad del kirchnerismo...

PR: Pasa un poco eso. Yo diferencio lo que nosotros hacemos en la televisión de lo que hacemos en el teatro. En el teatro, naturalmente los que pagan la entrada, son afines al kirchnerismo. Pero hay una búsqueda interesante de ampliar el espacio opositor. Nos gustaría agrandar ese abanico. No somos macristas, y de ese lado somos un montón, además seguimos a Cristina, que es la mayoría en el lado de la oposición, se notó en las elecciones.

APU: ¿Cristina debería ser entrevistada por periodistas que se declaran opositores al kirchnerismo?

PR: Pienso que sí y por otro lado que no. Los que más lo promueven son los periodistas que la quieren entrevistar porque quieren tener quince puntos de rating. No creo que Cristina se tenga que sentar con una persona que puso en cuestión si Néstor estaba adentro del ataúd durante su velorio, como Lanata o Mirtha Legrand.

APU: ¿Irías al programa de Mirtha o a Intratables?

PR: Sí, sería divertido. No tengo mucha cancha en saber manejar mi enojo en televisión. El discurso anti política es muy fácil que prenda, lo que nosotros queremos decir es mucho más denso, es más difícil. Igual supongo que iría a Intratables.

APU: ¿Te imaginás un futuro dialogando con el humor?

PR: En el futuro cercano sí. Ahora hay un personaje que se llama Ezequiel Sánchez que es anterior a todos y lo hago solamente en radio. Me interesa seguir la misma línea, recién llegamos al humor y todavía estoy aprendiendo. Me siento cómodo en este lugar.