PRIMERO DE MAYO EN LA SENDA DE LA LUCHA POR LA REFUNDACIÓN NACIONAL

(Carlos Zelaya Herrera)
Ser un periodista defensor del estatus quo, en verdad ha de ser un trabajo desgastante y aburrido, aunque casi seguro bien redituado. Este no es el tema, pero en la tierra de Lempira y Morazán, se avecina la celebración del periodista hondureño, este 25 de Mayo.

Seguro que defendiendo al sistema, por miserable y excluyente que sea, se tiene dinero, carro, buena casa, cuenta de ahorro, reconocimientos gremiales, del aparato estatal, de los partidos políticos, la empresa privada, viajes al extranjero y de la embajada del halcón que con miles de ojos, armas y terrorismo, pretende imponer su plan de paz, su paz de cementerio u opresión, convincentemente viene la invitación para celebrar el 4 de Julio en la casona al pie del cerro “El Picacho”.

Y digo aburrido porque te pierdes la emoción de decir la verdad; te pierdes el momento que no se repetirá jamás, de ser parte del instante en que los pueblos construyen la verdadera honra de su historia como nación independiente.
El relegar la responsabilidad de informar los hechos lo más apegado posible a la realidad; o correr el riesgo de estar donde la gente quiere estar y hacer, pone la labor del periodista en el basura o en los anales de la historia.
De cumplir su responsabilidad y su labor, lo hace sujeto válido de referencia de un hecho de gran trascendencia histórica, como lo fue el golpe de Estado y sus secuelas, al interpretar correctamente el imaginario popular en los planteamientos de la clase obrera este 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajador y la Trabajadora.
Miles, miles y miles caminaron hoy en esta capital bajo la lluvia y después bajo un cielo gris, haciendo un recorrido entre el barrio La Granja y la Plaza Morazán, en la parte antigua de la capital, cargando pancartas contra el costo de la vida, la privatización de la lectura de consumo eléctrico y las medidas de corte neoliberal que tienen a Honduras entre las naciones con mayor desigualdad e inseguridad social del mundo.
Junto al pueblo estaba nuestra ex Primera Dama y candidata presidencial de LIBRE, doña Xiomara Castro de Zelaya, con su mensaje de energía y unidad ante la injusticia y la necesidad de cambio y democracia real y participativa para dar respuesta a las demandas y expectativas del pueblo y la Nación. El ex Presidente Zelaya, por su parte, se desplazó a la ciudad de San Pedro Sula, donde al igual que en Santa Bárbara, la movilización fue gigantesca.
Mientras la prensa del sistema arrecia a los cuatro vientos falsos llamados de Lobo de Gubbio para recriminar la presencia del Frente Nacional de Resistencia Popular y del Partido Libertad y Refundación en la movilización de hoy en todo el país, el pueblo le responde que el Frente y LIBRE nacen, precisamente, de las entrañas de este pueblo y de su postura inicial contra el golpe de Estado y ya, en una etapa superior, de la lucha reivindicativa por la refundación nacional en contraposición al modelo capitalista neoliberal, como ruta a la equidad y desarrollo nacional.
La prensa oligárquica, sus rostros visibles enfatizan mensajes ofensivos acerca del criterio generalizado que existe en la población acerca de quienes y por qué se dio el golpe de Estado en Honduras. Solo eso les queda, el ardid de discriminar, estigmatizar y descalificar la inconformidad social que no pueden ocultar. Uno de los motivos fue de seguro el de que un país puede manejarse sin las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), como efectivamente sucedió en el gobierno de Zelaya y como hoy quedó claro en los mensajes en pancartas y comunicados de todos los sindicatos y organizaciones presentes.
El tema de derechos humanos, signado especialmente en la defensa del derecho de los trabajadores y trabajadoras de organizaciones de derechos humanos a no ser perseguidos, amenazados u hostigados de ninguna manera y bajo ningún concepto por ejercer su labor humanitaria.
Es por eso que abrigamos las denuncias de amenazas contra la vida e integridad de compañeras activistas y periodistas laborantes en el periódico digital “Defensores en Línea”, como Nohemí Pérez y Dina Meza, que han estado siendo perseguidas, amenazadas y hostigadas, con graves amenazas contra su integridad personal, por desconocidos denunciados como miembros de aparatos clandestinos de represión estatal.
Ante la opresión el pueblo se muestra digno, hermoso y comparte un sentido de consciencia social y clara percepción de que existen sectores económicos y sociales variados en el FNRP / LIBRE, pero que esta realidad es una expresión más del orden establecido, del marco de segregación social que se dispara a diario a través de la prensa mediática.
Mujeres y hombres de todas las edades, jóvenes, jóvenes por miles y miles, bellos y llenos de esperanzas, por esos son maravillosos, seres luminosos que llenan, dan vida a esta lucha y han roto el molde que la radio y la televisión tenían listo para ellos, el de los NI-Ni-Ni, ni estudian, ni trabajan y ni son resistentes.
Ancianas, señoras, muchachas, parejas adultas mayores con símbolos de LIBRE/FNRP; músicos, trovadores, artistas, profesores, defensoras y defensores de derechos humanos, humildes vendedoras de agua, frutas, jugos, pan dulce, plátano frito, baleadas, enchiladas, burritas, tristes por la crisis de futuro, pero presentes en la movilización, poniendo su grano de arena en la construcción de un destino mejor para sus hijos.
Compañeras obreras de todo el aparato del Estado, con gorras, pancartas, camisetas, canciones, consignas unidas todas por un hilo umbilical, el del derecho del trabajador, el derecho laboral ganado en las calles, en la represión y en la firma de documentos que valen muchas vidas.
No, hoy no fue un 1 de Mayo cualquiera, hoy fue una muestra más de que el hijo engendrado entre el golpe de Estado contra el gobierno del “Poder Ciudadano” del Presidente Manuel Zelaya y la Resistencia del Pueblo hondureño está sano, que camina poco a poco a su primera experiencia electoral con dificultades, pero con salud e inteligencia nacida de la sabiduría y la consciencia popular.
Ah, y de cuántos fuimos a la movilización hoy en la capital, no sé, pero un periodista de prensa escrita me comentó que fue mayor a la del Primero de Mayo del año anterior, que fue gigantesca…entonces, seguimos bien…, me dije.

Carlos Zelaya Herrera
Periodista
Miembro Representante en Honduras de Profesiones Latinoamericanos/as Contra el Abuso de Poder (PLcAP)
NO RETROCEDEMOS, NO LES TEMEMOS, NO NOS CALLARÁN