PILAR GONZÁLEZ VIGIL Y SU ADORABLE PIRAÑITA TITA.

(WINSTON ORRILLO)
Toda una maga de la palabra feérica, que sabe aprovechar sus estudios profesionales de Psicología Educacional en la PUC, con grados de Maestría en Neurociencia Cognitiva (Universidad de Maastricht, Holanda) y Educación en la Universidad de Estocolmo, Suecia.
Psicopedagoga y docente a nivel escolar y universitario, sus investigaciones en el campo de la motivación para la lectura, son muy bien aprovechados por Pilar González Vigil para incentivar el desarrollo estético emocional de sus pequeños lectores, esta vez con un tema de suyo original: la historia de Tita, la pirañita, colección Perúlee que pretende ser feroz, pero es tan pequeña que a nadie da miedo y, además (un humor que ella maneja con solvencia singular) tiene los dientes chuecos, lo cual, en lugar de miedo produce hilaridad; no obstante va al colegio, decidida a cumplir sus deseos, los mismos que la llevan a una historia que preferimos no contar para que usted tenga su propio placer en descubrir las vicisitudes de este mágico cuento de una de las autoras jóvenes más relevantes, lo cual se complementa con las excepcionales ilustraciones de Natalí Sejuro Aliaga, y así se forma una creación literaria que es una verdadera presea.
La breve obra tiene suspenso y, como no podía ser de otro modo, un final feliz.
El libro es otra bella producción de Mascapaycha editores, de Ricardo González Vigil, quien hace buen uso de un lema: el poder de la palabra impresa.
Fiesta de la palabra, el libro-presea lo dedica la autora “a todos los niños de mirada brillante” y en especial a sus hijas Michelle y Sofía, “sus estrellas”.
Solo nos queda reafirmar que creemos y queremos que siga la producción inexhaustible de Pilar para enriquecimiento de nuestra no muy poblada literatura infantil. ¡Que tanto necesitamos!