PICADA DE NOTICIAS. (XLXIV).

(Hernán Andrés Kruse)

El 8.-M comenzó con un ruidazo al mediodía y culminó con una masiva concentración en la Plaza de Mayo por la tarde. Miles y miles de mujeres se congregaron en la histórica plaza para hacer oír sus derechos, sus conquistas y sus reclamos. Fue en ese momento cuando dieron a conocer el documento titulado “¿Por qué paramos?”. El texto completo es el siguiente. “1 Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. Toda lucha feminista es la que nos tiene a las mujeres organizadas contra el patriarcado en las calles, en las plazas, en las casas y en las camas. -Tenemos una genealogía que nos conecta con el 8 de marzo como lucha histórica. Hoy somos millones las mujeres movilizadas en todo el mundo y salimos a las calles en defensa de nuestras vidas y por nuestros derechos como mujeres y trabajadoras. -Hoy estamos acá y traemos con nosotras, en cada una de nuestras luchas, a las 15.000 obreras textiles neoyorquinas que marcharon por la jornada de 8 horas a principio del siglo XX, a las inglesas y francesas sufragistas, a las rusas que comenzaron la revolución de 1917 contra el zar, a las feministas negras de los 60, a las que abrieron camino por nuestros derechos sexuales, a las grandes figuras y a las heroínas anónimas; a las desaparecidas y asesinadas en este camino de lucha; -Estamos acá porque nos abrieron camino también las luchas protagonizadas por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo en esta misma plaza. -Estamos acá porque cuando las mujeres del mundo nos organizamos la tierra tiembla: las movilizaciones del 3 de junio en Argentina, el paro de mujeres en Polonia y Argentina, la Women´s march y las marchas y acciones en muchísimos otros lugares de todo el planeta. -Estamos acá porque también traemos con nosotras las experiencias y discusiones y lazos que hemos construido entre todas en los 31 Encuentros Nacionales de Mujeres. -Y porque nos reconocemos en las luchas latinoamericanas y afrodescendientes: remarcamos el protagonismo de las mujeres en las luchas comunitarias por la vida y los territorios. Homenajeamos a las asesinadas: Bety Cariño en México (2010), Berta Cáceres en Honduras (2016) y Laura Leonor Vásquez Pineda (2017) en Guatemala”. “2 Paramos porque hacemos visible el mapa del trabajo en clave feminista. -Contra el ajuste que hoy encara en nuestro país el gobierno de Macri y la Alianza Cambiemos, con la connivencia de los gobiernos provinciales, que pesa más sobre nosotras, las mujeres, precarizando nuestras vidas. -Por el cese de los despidos y la flexibilización laboral que intentan disciplinar a la clase trabajadora. Apoyamos las luchas de AGR-Clarín, de los docentes y de Textil Neuquén. -Rechazamos todas las formas de violencia laboral contra las mujeres. -Pedimos la reincorporación inmediata de todas las despedidas y todos los despedidos. -Como mujeres, lesbianas, travestis y trans reclamamos el acceso a todas las categorías en igualdad de condiciones que los varones: no a la brecha salarial que nos relega, en promedio, a cobrar un 27 por ciento menos. Basta de trabajos precarios y de discriminación laboral. -Exigimos que el trabajo doméstico y reproductivo que realizamos las mujeres de forma gratuita sea reconocido en su aporte como valor económico. -Exigimos que se realice en forma urgente un relevamiento de las mujeres trabajadoras en empresas recuperadas, cantidad, condiciones y participación en la toma de decisiones. -Reclamamos reconocimiento institucional y políticas públicas para las trabajadoras de empresas recuperadas, autogestionadas, de la economía popular, social y solidaria. -Reclamamos la aplicación de la Ley de Emergencia Social y la eliminación del IVA de la canasta familiar. Aumento del salario igual al aumento de la canasta familiar. -Exigimos: Licencias por violencia de género/Licencias más amplias de paternidad y maternidad/Asignación para mujeres en situación de violencia de género igual a la canasta familiar. -Implementación y ampliación en todo el país de la Ley de Cupo Laboral para personas trans. -Más presupuesto para políticas públicas que garanticen tareas de cuidado: escuelas infantiles y jardines comunitarios para trabajadoras, con vacantes suficientes. -Apertura de moratoria previsional para las amas de casa. 82 por ciento móvil para todas las jubiladas y jubilados. -No a la suba de la edad jubilatoria para las mujeres. -Inclusión de las demandas de las mujeres en las paritarias. -Representación de mujeres en las cúpulas sindicales. -Paridad en la representación gremial. -Apertura de paritarias y sin techo, rechazo al 18 por ciento en cuotas que pretenden imponer el gobierno y los empresarios. Apoyamos la huelga de los y las docentes”. “3 Paramos porque exigimos aborto legal, seguro y gratuito. -Paramos para que el Congreso Nacional apruebe el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, presentado en 2016 por sexta vez, por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. -Porque el aborto clandestino es la principal causa de muerte de mujeres gestantes. Porque es vulnerando un derecho humano básico que el aborto ilegal es femicidio en manos del estado, y una deuda de nuestra democracia. -Defendemos el acceso a la interrupción legal del embarazo sea por la causal que sea. Exigimos el acceso a los abortos no punibles en cumplimiento del fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Gritamos: Justicia por Juana, niña perteneciente a una comunidad wichí de la provincia de Salta, abusada por siete hombres y violentada luego por un estado que la privó de su derecho a acceder a un aborto no punible. -En este paro internacional de mujeres que nos hermana, denunciamos pública e internacionalmente a los estados femicidas de El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Haití y Surinam: ya que al ser los únicos seis países en América Latina con prohibición absoluta del aborto, son responsables de las muertes y graves violaciones al derecho a la salud de cientos de niñas y mujeres en sus territorios. -Exigimos absolución para Belén, criminalizada por asistir a un hospital público tucumano con un aborto espontáneo en curso. ¡Ninguna mujer presa ni muerta por abortar! ¡Basta de criminalizar nuestros cuerpos y decisiones! ¡Vivas y libres nos queremos! -Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. “4 Paramos para defender nuestras disidencias sexuales y de género. -Basta de criminalizarnos por defendernos: exigimos la libertad para Higui, atacada por lesbiana. Presa por defenderse. Presa política del patriarcado. -Exigimos el sobreseimiento de nuestras seis compañeras, activistas de diversas organizaciones, entre ellas Ni Una Menos, detenidas y encarceladas en la jornada de ayer, día de la visibilidad lésbica. Ellas se encontraban realizando actividades de difusión relacionadas al Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo. La causa fue caratulada como daño agravado. Exigimos el sobreseimiento de las seis compañeras y que se investigue el accionar de las fuerzas de seguridad en alianza con un grupo de presuntos civiles que las hostigaron y persiguieron. ¡Vivas y libres nos queremos! -Reclamamos la implementación plena de la ley de identidad de género: acceso real al derecho a la salud integral, a las rectificaciones registrales expeditas, al respeto a la propia identidad. -Por la protección de las infancias trans para una vida libre de violencias, de patologización, de acoso en las escuelas y los centros de salud. -Por la integridad y el respeto de los cuerpos intersex, le decimos ¡no! a las cirugías compulsivas que buscan una normalidad que es sólo opresión y represión. -Exigimos la aprobación de la Ley de Reparación Histórica de las compañeras trans-travestis perseguidas, criminalizadas y torturadas por el Estado a través de los códigos contravencionales que siguen vigentes. -Queremos que nuestros deseos vitales estén presentes en las escuelas, en los barrios, en las fábricas, las oficinas y todos lados. Queremos representación en los libros de texto y en los medios de comunicación. La heterosexualidad obligatoria también es violencia”. “5 Paramos para decir basta a las violencias. -Basta de femicidios: el machismo, la misoginia y el odio hacia lesbianas mujeres bisexuales y trans nos matan. -¡Justicia por Diana Sacayán! ¡Pepa Gaitán y Lohana Berkins, presentes! -Justicia por Melina Romero y Laura Iglesias y todas las mujeres asesinadas y violentadas. -Exigimos que se reglamente y se cumpla la ley de Patrocinio jurídico gratuito para mujeres victimizadas por la violencia machista. Denunciamos a la Justicia machista y exigimos más acceso a la Justicia y paridad en la Corte. -Contra la violencia obstétrica: exigimos el no desmantelamiento de la Maternidad Estela de Carlotto y el cumplimiento efectivo de la ley de parto humanizado en todos los establecimientos de salud. Nosotras elegimos cuándo, cómo, dónde y con quién parir. -Denunciamos la violencia económica que empobrece principalmente a las mujeres, marchamos por las mujeres en situación de calle y decimos que ésta también es violencia de género. -Repudiamos que las mujeres seamos encarceladas por delitos menores que criminalizan formas de supervivencia, mientras los crímenes de las corporaciones y el narcotráfico quedan impunes porque benefician al capital. -Repudiamos y exigimos la anulación del DNU 70/2017 que modifica la Ley de Migraciones 25.871 por racista, xenófobo, discriminatorio y criminalizador hacia la comunidad inmigrante. Esta reforma por decreto de la ley de migraciones no sólo vulnera derechos y estigmatiza, sino que busca dividirnos violentando nuestros históricos lazos de hermandad. -Exigimos también la eliminación del Centro de Detención de Migrantes. -Nos pronunciamos contra la violencia simbólica que ejercen los medios de comunicación, la cristalización de los estereotipos de género, la estigmatización de nuestras decisiones, la invisibilización de nuestras luchas. ¡No somos adornos! Queremos más voces feministas en todos los debates políticos, económicos, sociales, culturales, somos productos de sentidos y luchas en todos los ámbitos. ¡Dejen de hablar por nosotras! -Paramos contra el despojo violento de tierras de comunidades indígenas y campesinas, contra la intoxicación por agrotóxicos que nos envenena y nos mata. Paramos por la defensa de las semillas y la diversidad de nuestros recursos naturales. -Paramos contra el racismo, la discriminación y xenofobia hacia las mujeres indígenas, negras afrodescendientes y afroindígenas. Paramos contra el genocidio y femicidio de mujeres que tiene su origen en la trata esclavista y en la violencia colonial. Paramos por el buen vivir de nosotras y nuestras comunidades”. “6 Paramos para denunciar que el estado es responsable. -En nuestro país, en 2017 es asesinada una mujer cada 18 horas. ¡Exigimos una justicia que no ampare el poder patriarcal. -No a la discriminación del presupuesto del Consejo Nacional de Mujeres: con 57 mujeres asesinadas en menos de dos meses, necesitamos mayor prevención y más presupuesto estatal. El que tenemos es una miseria. -Exigimos la reapertura y financiamiento de los espacios de atención por violencia de género en las municipalidades, en las Universidades y en cada espacio común donde la ley 26.485 prevé que se atienda a las que son victimizadas. -Desmantelamiento de las redes de trata y las fuerzas represoras del estado cómplices. Creación de políticas públicas (acceso a la vivienda, al trabajo, y a la salud) que acompañen a la Ley de Trata, así como todos los instrumentos tendientes al acompañamiento jurídico y de protección integral a las víctimas de trata y a sus familias. -Basta de represión, persecución, abuso y extorsión policial a las trabajadoras sexuales y a las personas en situación de prostitución. Exigimos la derogación de los artículos contravencionales que permiten mantener sin orden judicial a cualquier persona y que criminaliza el ejercicio de la prostitución en 18 provincias. -Sostenimiento de los Programas de Educación Sexual y de Salud Sexual y Procreación Responsable: sin educación sexual, sin acceso a la salud reproductiva y no reproductiva, es imposible ni una menos. Cumplimiento de la ley de educación sexual integral. Exigimos más presupuesto para salud y educación. -Exigimos que se entregue la medicación y los reactivos sin demora para las personas viviendo con VIH. -Desprocesamiento y libertad de todas/os las/os luchadoras/es populares. Derogación de todas las leyes represivas. -Libertad a Milagro Sala, Gladys Díaz, Mirta Guerrero, Mirta Aizama y Graciela López. -Nos pronunciamos contra el abuso sexual infantil: basta de justicia patriarcal, el Síndrome de Alienación Parental no existe, es discriminatorio y no permite el acceso a la justicia. -Por la desmilitarización de nuestros territorios y contra las nuevas formas de guerra. Subrayamos especialmente la situación de desprotección y precariedad de muchas mujeres en el actual escenario de acuerdos por la paz en Colombia”. “7 Paramos porque exigimos un estado laico. -Somos un movimiento anti-clerical y exigimos el cese de subsidios a la Iglesia Católica y la educación religiosa. -Repudiamos la intervención de la Iglesia Católica y de todas las iglesias evangelistas sobre nuestros cuerpos. -Repudiamos su ofensiva en toda América Latina contra lo que llama “ideología de género”, mientras protege a los curas abusadores”. “8 Paramos y construimos el movimiento de mujeres como sujeto político. -Por un movimiento internacional feminista que revolucione nuestro lugar en el mundo. -Por un feminismo inclusivo y de intersección que nos invite a todas y a todos, a unirnos a la resistencia al racismo, a la islamofobia, al anti-semitismo, a la misoginia, a la explotación capitalista.
-Porque el movimiento de mujeres es hijo e hija de esta historia antipatriarcal y anticapitalista, y emerge como alternativa en todo el mundo frente al avance represivo, racista y conservador. Por eso con orgullo hoy decimos: ¡Viva el día Internacional de las mujeres trabajadoras! ¡Viva el paro internacional de mujeres!” (“¿Por qué paramos?”, Página/12, 9/3/017).

La política económica que viene implementando el presidente de la nación a partir de su asunción en diciembre de 2015 está trayendo aparejadas las consecuencias previstas: un sustancial incremento de la pobreza e indigencia a lo largo y ancho del país. Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) que depende de la UCA, la pobreza pasó del 29 por ciento registrado a fines de 2015 (legado del kirchnerismo) hasta el 32,9 por ciento registrado entre junio-septiembre de 2016. A su vez, la indigencia pasó del 5,3 al 6,9 por ciento durante el mismo período. Los porcentajes son sencillamente aterradores. Según el informe del ODSA, “el impacto de la devaluación, las medidas anti-inflacionarias, el contexto internacional adverso y el rezago de la inversión privada y pública habrían generado un escenario crítico, aún más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo para amplios sectores sociales”. Este escenario choca frontalmente con las afirmaciones del Gobierno respecto al fin de la recesión, los brotes verdes, la expansión crediticia, la recuperación del empleo y la reducción de la inflación. “Las tasas de pobreza e indigencia retomaron los niveles de 2009, cualquiera sea la medición aplicada, pero en todos los casos muy lejos de crisis sociales atravesadas históricamente por el país en 1988-1990 o 2001-2002”, considera el informe. El aumento del 3,9 por ciento de la pobreza significa que desde que asumió Mauricio Macri un millón y medio de personas ingresaron al mundo de la pobreza. Según el ODSA habría “cerca de 13 millones de personas por debajo de la línea de pobreza, los niveles más altos desde 2010”. Informó además que entre 2011 y 2015 (segunda presidencia de Cristina) la pobreza por ingresos se incrementó casi 4 puntos y medio porcentuales (del 24,7 al 29,0 por ciento). Ello significa que en 9 meses el Gobierno de Cambiemos acumuló un deterioro parecido al nivel de pobreza generado por Cristina durante su segunda presidencia, lo que provocaba la dura reacción de la oposición, hoy oficialismo. Respecto a la indigencia, en el mismo período saltó del 5,3 al 6,9 por ciento, lo que significa que alrededor de 600 mil personas ingresaron al mundo de la indigencia, con lo cual entre 2015 y el tercer trimestre de 2016 la suma de indigentes se elevó a 2,7 millones. Según el documento durante la segunda presidencia de Cristina (2011-2015) se registró un descenso de la indigencia por ingresos casi del 1 por ciento (del 6,1 al 5,3 por ciento). Ese descenso de 0,8 puntos porcentuales acumulado durante ese período fue barrido durante los primeros nueve meses del gobierno de Macri (trepó 1,3 puntos porcentuales). La tasa de indigencia bajó 15 por ciento entre 2011 y 2015 mientras que en tres trimestres de Cambiemos se incrementó un 30 por ciento (fuente: “La promesa de pobreza cero es solo promesa”, Página/12, 10/3/017). Pese a los denodados esfuerzos del Gobierno por controlarla, la inflación sigue sin darle tregua. Según acaba de informar el Indec la inflación de febrero fue del 2,5 por ciento, el porcentaje más elevado desde junio de 2016. Según el informe del organismo, hubo fuertes incrementos en servicios para la vivienda a raíz de la suba de la luz. Pero también se registraron importantes remarcaciones en educación, alimentos y atención médica, y gastos para el servicio de salud. La inflación alcanzó en enero el 1,3 por ciento, con lo cual la inflación fue del 3,8 por ciento durante el primer bimestre del año. Es probable que la cifra anualizada dé como resultado una inflación del 25,3 por ciento, cuando el deseo del oficialismo es del 17 por ciento. Resulta por demás evidente que al gobierno le está resultando sumamente complicado controlar el proceso inflacionario a pesar de que el dólar está planchado. La “inflación núcleo” (despeja la evolución de tarifas y productos estacionales) fue en febrero del 1,8 por ciento. El gobierno decidió dividir el ajuste de la luz entre febrero y marzo. En febrero, a raíz del tarifazo eléctrico, se registró una suba del 13,1 por ciento de los combustibles para la vivienda. Según las consultoras en marzo el segundo ajuste de la luz impactará con mayor dureza sobre el nivel general de precios minoristas. Mientras tanto, los servicios básicos y vivienda se incrementaron un 8,4 por ciento. La inflación no se explica exclusivamente por el tarifazo eléctrico. Se registraron fuertes incrementos en los gastos para la salud (3,3 por ciento). Respecto a este rubro el informe aclara que los servicios para la salud sufrieron un aumento del 4,1 por ciento mientras que los productos medicinales y accesorios terapéuticos lo hicieron en un 2,3 por ciento. Lo increíble de esto es que, por un lado, la medicina y los remedios suben a un ritmo superior al de las jubilaciones y asignaciones familiares, y por el otro, el gobierno no titubea en desarmar los programas de acceso a la medicación para sectores vulnerables de la población. El rubro “educación” experimentó subas del 4,0 por ciento. Los servicios educativos (cuotas de colegios privados) subieron un 4,4 por ciento y los útiles y textos escolares, un 2,5 por ciento. Según diversos estudios privados la canasta escolar se incrementó un 61 por ciento en 2016 y determinados productos lo hicieron un 350 por ciento. Según el CEPA (Centro de Economía Política), el lápiz negro costó en febrero 15,3 pesos cuando el año pasado su costo era de 5,0 pesos (aumento del 206 por ciento). El sacapuntas cuesta ahora 25,4 pesos cuando el año pasado costaba 4,6 pesos (aumento del 452 por ciento). Por su parte, la tijera hoy vale 30 pesos (antes, 18 pesos-67 por ciento de aumento) mientras que la plasticola hoy vale 26,5 pesos (antes, 8,9 pesos-197 por ciento de aumento). Por último, el informe señala que los lácteos aumentaron un 2,8 por ciento, las verduras un 6,9 por ciento y cereales y pastas un 2,2 por ciento. El incremento de los alimentos (casi un 2 por ciento) demuestra que el proceso de desinflación, tan celebrado por el Banco Central en cada uno de sus informes, no se condice con la realidad. Además de los precios regulados que suben por arriba de la meta oficial de inflación, buena parte de los bienes y servicios están muy distorsionados. Para el Indec el incremento de los bienes fue del 1,4 por ciento y el de los servicios, del 3,9 por ciento. La indumentaria se presenta como una isla en el desierto. En efecto, en febrero registró una merma del 0,5 por ciento. Por su parte, las pequeñas y medianas empresas que se dedican al negocio textil atraviesan por una etapa complicada: su capacidad instalada es de apenas el 48,9 por ciento. Transporte y comunicaciones aumentaron un 2,3 por ciento mientras que los cigarrillos y accesorios lo hicieron en un 7,3 por ciento (fuente: Federico Kucher, “La inflación no se dio por enterada”, Página/12, 10/3/017). En su edición del 9 de marzo Página/12 publicó un artículo de Horacio González titulado “La fecha II”. Dice el autor: “La fecha siempre es importante, por más que los historiadores y nuestras maestras y maestros nos pidan “estudiar los ciclos históricos más amplios”. Claro que eso está bien, la historia arrasa la frágil significancia de una fecha, muchas veces hojas prescindibles del calendario. Pero salvo los grandes espíritus conmemorativos…que elaboran un ciclo histórico completo a partir de una fecha, muchas veces nosotros mismos…solemos desmerecerlas. ¡Pero no! He aquí el fuerte dilema, diría que de índole trágica, sobre si esos dirigentes de la CGT estuvieron en condiciones reales de entender la situación en la que se pusieron. Pensaron que la fecha no importaba. Curiosamente, acataron un viejo razonamiento, totalmente válido en otras circunstancias, de que importaban los “ciclos”, la “prudencia” tomada en abstracto, la “sabiduría” como palabra de un diccionario rápido, circunstancial, para la cita frívola. Pero la verdadera prudencia y sabiduría, como virtudes clásicas, implica un saber panorámico sobre los “ciclos” y un saber específico sobre el “kayrós”, la oportunidad específica (puede ser precisamente una fecha) que pasa silenciosamente delante nuestro y es necesario interpretar y asumir. Schmid, por ejemplo, definió bien un paro general, como un “silencio atronador” (…) “Un dirigente que ante una metáfora de ese calibre, no pudo pensar sin embargo el momento específico, lo que allí se jugaba en términos de un día” (…) “Esos dirigentes no vieron los ejes, la rotación de la historia. Grave. ¡Un día! Al triunvirato se le escapó el día, por seguir demasiado las líneas de interconexión invisible con el gobierno, se les escapó la vitalidad astronómica de un día” (…) “Son los dirigentes de las burocracias del pensar social. Porque si Daer dice que no tenían custodia, ejércitos de compañeros como guardaespaldas, y por eso pudo “tomarse el palco”, ciertamente, pueden no ser ellos del tipo de burócratas que no pueden ser tocados por la multitud” (…) “Llamar al acto en una territorialidad inadecuada, ignorar la verdadera territorialidad de los actos masivos, ya era una reflexión mezquina. Y la mezquindad siempre es un modo del burocrático pensar. Dispersaron el acto ante escenas urbanas irrisorias y abstractas, que podían ser importantes como sedes de ministerios en el procedimiento material del gobierno, pero abstractas para los manifestantes” (…) “Se equivocan quienes quieren ver en esa posterior “toma del palco”…una suerte de perturbación, de anomalía que retrataría la confusión en las filas propias. Se equivoca el gobierno, que lo ve así en su callada desesperación, se equivocan los medios que se solazan indebidamente con ese palco enmarañado que sustituyó el pensar burocrático por un pensamiento del “hecho”, que es la remota raíz de la palabra fecha, o data, de donde por deformación viene “dato”, y más deformadamente aún, “información”. Lo enmarañado del palco re-ocupado por la multitud, era una maraña provisoria. No fue solo un día histórico; fue histórico también porque se pidió por un día. Pues bien, se pidió por lo que faltó en el acto multitudinario, que superó las vallas escénicas que los triunviros imaginaron. Evitar la Plaza de Mayo les fue muy costoso, mucho más de lo que imaginaban. Y evitar el día, que era evitar los hechos, la verdadera esencia del acontecer histórico, más costoso aún. Fue una lección que no se puede ignorar” (…) “Ese día de justicia llegará, está en el pensamiento amplio de un amplísimo sector social. Ese día surgirá muy pronto, porque ya en el acto espontáneo de subirse al palco, esa disminuida Bastilla de los Triunviros, ya estaba trazado un nuevo calendario social. Hubo dos días en la historia argentina que no se previeron. El 17 de octubre no fue previsto por esa CGT que llamó al paro un día posterior. Decir 18 de octubre nada significa ahora. Pero con un ideal popular en la calle diciendo “poné la fecha”, al contrario, tenemos ahora un llamado cegetista incompleto, al que le faltó la previsión del día. Ese día que falta, será pues un día de justicia, no oscura ni escondida en un internado o entre cuatro paredes. Ese día democrático, social y popular vendrá, y pronto”. En su edición del 10 de marzo La Nación publicó un artículo de Roberto Cachanosky titulado “La prioridad no es mejorar la distribución del ingreso”. Dice el autor: “Uno de los temas que suele preocupar a políticos y economistas es el de la distribución del ingreso. El famoso coeficiente Gini que pretende medir la distribución del ingreso es citado en trabajos científicos y en artículos periodísticos como la palabra de Dios y en rigor, en mi opinión, cómo se distribuye el ingreso no es tan relevante como el nivel de ingreso y de pobreza” (…) “Supongamos que en el momento 1 los sectores que menos ganan tienen un ingreso de 100 y los que más ganan tienen un ingreso de 1000. La diferencia entre el que más gana y el que menos gana es de 10 veces. Ahora bien, imaginemos que en ese país se aplica una adecuada política económica que genera crecimiento, aumento del ingreso real de la población y la pobreza tiende a cero, pero el que menos gana tiene un ingreso de 1500 y el que más gana de 18.000, el coeficiente Gini va a dar que empeoró la distribución del ingreso porque el que más gana ahora tiene un ingreso 12 veces mayor que el que menos gana. Si antes la diferencia era de 10 y ahora de 12, según esta visión de la economía la gente está peor porque aumentó la brecha entre el que más gana y el que menos gana. Sin embargo, el que menos gana ahora, gana más que el que más ganaba en el momento 1” (…) “A pesar de la mayor brecha entre el que menos gana que el que más gana, el que menos gana pasó a estar mucho mejor que el que más ganaba en el momento 1, con lo cual la distribución del ingreso es un gran verso populista” (…) “El punto que quiero resaltar es que no debería interesar si algún sector tiene un ingreso muy alto respecto a los que menos ganan, sino que los que menos ganan, ganen lo suficiente como para tener una vida con todas sus necesidades más elementales bien satisfechas, capacidad de ahorro, de tomarse buenas vacaciones, acceso a buena educación, salud, etc. Lamentablemente al poner el acento en el tema de la distribución del ingreso el paso siguiente es aplicar políticas de redistribución del ingreso. Se ve como moralmente correcto que los políticos le cobren más impuestos a los que más ganan para transferírselos a los que menos ganan. La famosa justicia social” (…) cuando se aplican políticas económicas que incentivan el crecimiento, la riqueza no es un stock determinado que el burócrata tiene que repartir. En una economía eficiente, para seguir con el ejemplo de la pizza, no hay una pizza en la economía para repartir entre todos. En una economía eficiente hay cada vez más pizzas con lo cual el que comía una porción ahora podrá comer más porciones sin que otro tenga que entregar parte de sus porciones. Quienes hablan de distribuir el ingreso para terminar con la desigualdad terminan con la desigualdad pero haciendo que todos, salvo los políticos oportunistas, sean pobres. Igualan en la pobreza. La razón es muy sencilla. Si la solución está en aplicar más impuestos para redistribuir el ingreso, entonces se espanta la inversión, cada vez hay menos puestos de trabajo, menos productividad y más pobreza y desocupación. Si la aplicación de mayor carga impositiva fuera la solución a la pobreza, entonces en Argentina no tendría que haber un tercio de la población pobre” (…) “Hace 80 años que estamos en emergencia” (…) “Todavía seguimos con la transitoriedad” (…) “Llevamos 16 años de transitoriedad. Esto demuestra que en vez de bajar la pobreza con más impuestos para disminuir la desigualdad en el ingreso, cada vez hay más desigualdad, más pobreza y más impuestos. En definitiva, siempre desconfíe de aquel que le propone como política terminar con la desigualdad de los ingresos porque es muy posible que lo logre a costa de hacer que todos sean pobres. En cambio confíe en aquél que se preocupa por terminar con la pobreza” (…) “Lo que importa es que haya inversiones, más puestos de trabajo mejor remunerados vía el incremento de la productividad y que no haya pobreza. Tiremos al diablo el coeficiente de Gini y concentrémonos en el nivel de pobreza para reducirlo, porque con lo que hay que terminar es con la pobreza y no estar mirando cuál es la diferencia entre el que más gana y el que menos gana. Esto último solo sirve para incentivar la envidia, el resentimiento y la cultura de la dádiva, el gran negocio de los políticos, pero que no sirve para terminar con la pobreza”. En su edición del 9 de marzo La Nación publicó un artículo de Carlos Pagni titulado “Los complejos dilemas de Macri”. Dice el autor: “En el trayecto hacia las elecciones de octubre, Mauricio Macri estará sometido a un paralelogramo de fuerzas cuya influencia salta a la vista en el conflicto con el sindicalismo de la CGT y de los docentes. En ese sistema de contradicciones están cifrados sus dilemas. Por un lado, debe garantizar que la inflación sigue bajando. Es la conquista más tangible que puede acreditar” (…) “Por otro lado, debe garantizar que el anuncio técnico de Nicolás Dujovne, “la recesión ha terminado”, se vuelva sensible para el electorado. Significa que no debe decaer el consumo y que, por lo tanto, los salarios deben superar la inflación. Este propósito amenaza un tercer objetivo: las paritarias no pueden cerrarse en un nivel tan alto que incremente el déficit fiscal” (…) “El cuarto límite, que también está en tensión con un desborde sindical, es la desocupación. La política de Macri hace equilibrio dentro de ese cuadrilátero: inflación, salario real, déficit público y nivel de empleo. El oficialismo observa esta agenda a la luz de las encuestas. Poliarquía, Aresco e Isonomía detectaron, entre diciembre y febrero, un fenómeno inquietante. No es la caída de popularidad de Macri. Es un vuelco en las expectativas” (…) “Es un movimiento crucial. Si hay algo que maravilló a Macri durante 2016 fue el estoicismo de una ciudadanía que seguía confiando en sus profecías a pesar de los inciertos resultados. La ironía es que la fe empezó a flaquear en el momento en que las promesas comienzan a cumplirse. Todos los indicadores-crédito, recaudación, patentamiento de autos, venta de cemento, exportaciones a Brasil-avalan a Dujovne: la economía comenzó a recuperarse. La ambivalencia entre las expectativas de la sociedad y los diagnósticos de los economistas rigen la conducta de todos los actores, empezando por Macri. El jueves pasado el Presidente ordenó moderar al máximo las decisiones que puedan determinar un deterioro del salario. Respondió a un reclamo de María Eugenia Vidal. Ella explicó que, con más ajustes, peligra el éxito en los comicios bonaerenses, que son la batalla principal” (…) “Dicho de otro modo, la eliminación de los subsidios y, por lo tanto, la reducción del déficit fiscal serán aún más gradualistas” (…) “La gobernadora pretende terminar el entredicho cuanto antes. No sólo porque las familias, sobre todo las más desamparadas, comenzarán a culparla cuando no enviar a los hijos al colegio se vuelva insoportable. También porque la pelea con Roberto Baradel complica la campaña electoral, ya que impide la emisión de cualquier otro mensaje” (…) “Obligada al enfrentamiento, Vidal hace de la necesidad una virtud. Busca convertir la polémica con Baradel en un contenido principal de su proselitismo. Su estrategia ahora es asociarse a una causa tan urgente e igualitaria como la modernización educativa en la provincia” (…) “El conflicto con la CGT tiene otra lógica. Además de la debilidad de un triunvirato dirigido a control remoto, los grandes gremios sufren una fisura. La UOM encabeza, por el deterioro de su actividad, a los que alientan la protesta. Además, allí hay algunas víctimas electorales del oficialismo” (…) “Los metalúrgicos, asociados a gremios industriales más pequeños, piden la cabeza del ministro de Producción, Francisco Cabrera, y del secretario de Comercio, Miguel Braun, por las importaciones indiscriminadas” (…) “Los Gordos” e independientes, en cambio, no quieren el conflicto. Por eso cometieron la torpeza de movilizar a descontentos para no anunciar un paro. Comprensible. Doce años de sometimiento les hicieron olvidar las destrezas del oficio” (…) “La manifestación de la CGT encierra una clave electoral. Daer, Schmid y Acuña soñaron volver a ser la “columna vertebral del movimiento”. Reorganizar al peronismo y ponerlo a los pies de un líder que enfrente a Macri desde una nueva racionalidad, poskirchnerista. El desastre confirmaría que esa operación es imposible. La polarización es fatal. Es la tesis central de Marcos Peña. Quien obstaculiza a Macri suma, aunque no lo quiera, a Cristina Kirchner”.

Ante el fracaso de las negociaciones entre el sindicalismo docente y el Gobierno, Ctera decidió convocar a un paro nacional de 48 horas la semana próxima y otro para el 21 y el 22 de marzo. En la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal elevó su propuesta tan solo un punto (del 18 al 19 por ciento), lejos de la propuesta del Frente Gremial Docente (35 por ciento). Mirta Petrocini, titular de la Federación de Educadores Bonaerenses, dijo que se había tomado la decisión de no aceptar la propuesta del ejecutivo provincial en todos sus términos. Luego disparó munición gruesa contra el oficialismo al preguntarse quien era el responsable de dejar a los chicos sin clases. El viernes 10 a la noche Vidal escribió en Facebook que “la provincia de Buenos Aires está fundida” y el ministerio de Trabajo anunció que dictará una conciliación obligatoria para frenar la medida de fuerza. Por su parte, el lord mayor porteño, Horacio Rodríguez Larreta, reiteró su oferta consistente en el pago del 18 por ciento en dos cuotas, lo que fue inmediatamente rechazado por los gremios. Eduardo López, secretario general de UTE, dijo que “el problema no es de números sino de absoluta decisión política”. El primer paro nacional de 48 horas resulto por el congreso de Ctera incluirá protestas con marchas, actos, radios abiertas, foros y abrazos a las escuelas. Para Ctera estos actos son el preludio de la Marcha Federal Educativa del 21 y 22 de marzo. Además, anunció que iniciará acciones legales contra Esteban Bullrich, ministro de Educación, por no cumplir con lo dispuesto por la Ley de Financiamiento Educativo. En un comunicado firmado por la secretaria general Sonia Alesso y el de prensa Alejo Demichelis, Ctera “exige al ministerio de Trabajo que convoque a la Paritaria Nacional Docente como forma de resolver los conflictos en todo el país”. Mencionan, entre otros motivos, “los numerosos conflictos provinciales, los “techos salariales”, la ausencia de propuestas a convocatoria en varias provincias, la situación de los despidos en el Ministerio de Educación, de los tutores del INFoD y de los Planes Socioeducativos”. El frente compuesto por Suteba, FEB, UDA, AMET (técnicos), Sadop (privados) y Udocba, más los estatales de ATE y UPCN, mantuvo una reunión en la capital bonaerense con los ministros Finocchiaro (educación), Villegas (trabajo) y Lacunza (economía). Mientras los maestros piden un incremento del 25 por ciento más otro 10 por ciento para recuperar lo que se perdió en materia salarial el año pasado, el gobierno bonaerense ofrece un 19 por ciento a pagarse en enero (5), abril (5) y septiembre (9). Esta “generosa” oferta implica, en los hechos, una suma en negro que oscila entre 500 y 1000 pesos según los cargos y una remunerativa que oscila entre los 1500 y 3750 pesos. Roberto Baradel, titular de Suteba, manifestó que “rechazamos categóricamente esta propuesta porque nuevamente, después de una movilización de 100 mil personas reclamando la paritaria nacional y una medida de fuerza que se sostuvo hasta hoy, nos vienen con una oferta que es apenas un aumento de uno por ciento”. En esta oportunidad la medida de fuerza incluirá a los profesores del secundario, que el lunes 13 comienzan las clases. Para Petrocini se trata “de la misma propuesta, son los mismos números dados vuelta, no hay que engañarse”. “Algunas cifras son muy sonoras y altisonantes pero no es nada más que un préstamo que al tercer mes se diluye”, destacó la dirigente para luego indicar que “para destrabar el conflicto se debe recuperar el poder adquisitivo” que se perdió el año pasado. Por su parte, el titular de Udocba, Miguel Díaz, propuso al gremio docente “festejar que van a ganar 64 pesos más en el año”. “La señora gobernadora tiene que darse cuenta de que tiene que salir del empecinamiento salarial. Los docentes no podemos vivir con este salario. Que no se escondan detrás de los alumnos”, reclamó. Oscar de Isasi, secretario de ATE Provincia, consideró que la propuesta “deja los docentes por debajo de la línea de pobreza” y adelantó que “ATE está evaluando una medida de alcance nacional junto a trabajadores judiciales y profesionales de la Salud”. La gobernadora se valió de las redes sociales para defender la postura oficial: “a pesar de haber trabajado para seguir el diálogo con los gremios, con los chicos en las aulas, muchísimos alumnos en nuestra provincia no tuvieron clases durante 4 días. Nos duele, tanto como a ustedes, tener que pasar por esta situación”. Más adelante remarcó que la provincia está “fundida” e hizo un llamamiento para continuar con la negociación “aún sin estar convencidos de la buena voluntad de algunos de los gremios” (fuente: “Sin voluntad para normalizar las clases”, Página/12, 11/3/017). En su edición del 12 de marzo Página/12 publicó un artículo de Edgardo Mocca titulado “La encrucijada peronista”. Dice el autor: “Hace pocas horas Héctor Dáer declaró que para que se levante el paro hace falta que el gobierno abandone la política de beneficiar a los ricos y perjudicar a los pobres. Parece difícil que en las dos próximas semanas, Macri decida invertir la naturaleza de su gobierno” (…) “De lo que se está discutiendo es de política” (…) “Es de política que se trata, pero ¿cuál es el lugar político de los sindicatos y de la central obrera? En principio, los sindicatos no juegan directamente el juego de la política de partidos: son organizaciones que agrupan a los trabajadores de distintas ramas de la producción sin distinción de preferencias políticas ni ideológicas. En la historia real este pluralismo de los sindicatos ha sido siempre relativo: en la génesis del movimiento sindical está su condición de herramienta del conjunto de la clase trabajadora en la lucha por mejorar no solamente sus condiciones económicas sino también políticas. Claro que la interpretación de ese anhelo común ha dividido y divide a los sindicatos” (…) “La conducción de la CGT ha sido desde entonces (1945) peronista pero su conducta política ha pendulado entre la moderación negociadora y la combatividad abarcando todo el espectro posible de posiciones intermedias” (…) “Es inevitable que las formas de la reunificación de comienzos de 2016 estuvieran condicionadas por un diagnóstico político” (…) “El triunvirato nació como administrador de una transición sindical inmersa, a su vez, en una transición política. Los tres miembros de la dirección tienen historias político-sindicales diferentes; confluyen, sin embargo, en que ninguno de los tres expresa simpatía por la experiencia política kirchnerista. No es extraño entonces que el diagnóstico político establecido en el inicio y sostenido todos estos meses tenga la forma de una colocación de Cristina y del kirchnerismo en el pasado. Y que su brújula haya sido la de una lenta recomposición del peronismo en un alejamiento progresivo de la ruta política de los doce años anteriores. La confluencia en este punto con el relato macrista es absoluta. Pero, claro, es una confluencia general que no anula los problemas de una difícil relación signada por un interrogante: cómo se hace para recomponer un peronismo como alternativa electoral aceptando pasivamente el rumbo adoptado por un gobierno de signo diferente. Esa es la tensión que está en el centro del episodio del martes último, independientemente de las formas patéticas que asumió” (…) “Si se observa el modo en que se ha ido moviendo la situación interna del Partido Justicialista, puede aparecer más claramente lo que es un marcado desfase del discurso cegetista respecto de la tendencia más general. Desde los tiempos de la sobreactuación de la responsabilidad, de la gobernabilidad y del consenso…ha pasado mucha agua bajo los puentes peronistas. La resistencia a los tarifazos, los conflictos sociales intensificados, la caída constante de la imagen del gobierno, la persistencia de la presencia de la ex presidente en un lugar central de las adhesiones populares y, en la última etapa, el conjunto de derrapes de la gestión Macri…han ido desplazando el centro de la escena” (…) “La cúpula cegetista ha venido moviéndose de un modo oscilante. Se endurece su discurso contra el gobierno pero no actúa Se moviliza junto con otras centrales por una ley que proteja a los trabajadores contra los despidos pero hace silencio cuando Macri veta la ley aprobada por el Congreso. Es crítica del gobierno pero al mismo tiempo-y con mayor énfasis-rechaza la experiencia última de gobierno peronista. Hay algo así como el intento de hacer valer el peso de la central obrera en el proceso político interno del peronismo en una determinada dirección” (…) “El martes pasado las indefiniciones de Schmid, Daer y Acuña alcanzaron un punto extremo. La presencia masiva, plural, intensa y activa de centenares de miles de trabajadores se encontró con el vacío. Convocados para aprobar por aclamación un paro general se fueron sin ninguna novedad. Acaso al triunvirato le hubiera convenido invertir el orden de la acción: tomar primero una decisión y convocar después a los trabajadores para comunicarla. Ahora no pueden salir del callejón. Si aprueban el paro, será porque las bases los desbordaron. Si no lo aprueban tendrán que demostrar que el gobierno de Macri se convirtió en un gobierno industrialista e inclusivo” (…) “La indefinición no es neutra. Debilita a los trabajadores y da un respiro al acorralado gobierno” (…) “El paro que los trabajadores ya han decidido más allá de cualquier gesto dirigencial será una potente voz política emitida por millones de argentinos y argentinas. Una voz que se impondrá traspasando el muro de silencio y de invisibilización mediática que ha rodeado estos meses y sigue rodeando al enorme sufrimiento popular provocado por las políticas del gobierno y a las múltiples resistencias que protagonizan diversos sectores sociales y muy principalmente los trabajadores formales e informales. Un acto político en el más fuerte y mejor sentido de la palabra”. En su edición del 12 de marzo La Nación publicó un artículo de Morales Solá titulado “Una ofensiva para desestabilizar a Macri”. Dice el autor: “El viernes pasado, un día sin huelga docente, muchos maestros bonaerenses que militan en el kirchnerismo o la izquierda no fueron a trabajar. El paro posterior estaba decidido antes de la reunión con el gobierno de María Eugenia Vidal” (…) “Roberto Baradel, jefe del sindicato docente más influyente, es el líder gremial que mejor expresa la alianza entre el kirchnerismo y la izquierda. No es sólo una especulación de Vidal cuando dice que todos ellos están buscando desgastarla. Ella constituye el mayor capital político de Mauricio Macri, es la dirigente de Pro más popular del país y la gobernadora de la monumental y díscola Buenos Aires. Después de Vidal, sucederá la ofensiva final contra el Presidente, sobre todo si perdiera las elecciones de octubre. Cristina Kirchner, que inspira o dirige gran parte de esos movimientos, está convencida de que sólo podrá salvarse de su tragedia judicial con Macri fuera del poder. Cristina se ha convertido en la figura política más frontalmente destituyente desde 1983” (…) “Un próximo paro general de la CGT es inevitable. La central obrera no puede admitir que las últimas imágenes de sus dirigentes sean las de pobres hombres que huyen de la furia de kirchneristas e izquierdistas. Es la historia del poderoso sindicalismo peronista la que está en juego. Es, otra vez, el kirchnerismo el que los llevó a esa ratonera sin alternativas. El gobierno no puede cambiar sus políticas para protegerlos de tales trastornos” (…) “El kirchnerismo, que fue hasta el año pasado un grupo aislado, está ahora impregnando con sus paradigmas todo el debate político. El otro peronismo, que existe, desapareció en los días de odio y depredación. Una cosa distinta son los argumentos con que respaldan las medidas de fuerza tanto la CGT como los maestros. Recesión, despidos, política neoliberal. El diagnóstico choca con la evaluación de la unanimidad de los economistas. Según Orlando Ferreres, la economía recuperó desde octubre pasado la mitad de la caída que sufrió desde junio de 2015. En dos o tres meses más, se habrá superado totalmente la caída de fines del gobierno de Cristina Kirchner y principios del de Macri” (…) “El campo, que es el sector más dinámico de la economía argentina, tendrá este año la cosecha agrícola más grande desde 1810” (…) “El argumento de la recesión no se sostiene, aunque es cierto que el crecimiento del campo se siente mucho después en los centros urbanos, que es donde hay mayor densidad poblacional. Según estimaciones del Ministerio de Trabajo, existe un leve repunte en la oferta de trabajo que dejaría al empleo en las mismas condiciones que cuando se fue Cristina” (…) “El único dato cierto es el informe de la Universidad Católica Argentina sobre la pobreza. Hay un millón y medio de pobres más desde diciembre de 2015. Cristina había dejado más de diez millones. Si en los tiempos sin estadísticas de Cristina le creíamos a la UCA, ¿por qué no creerle ahora? El informe señala que el crecimiento de la pobreza tuvo una desaceleración en el segundo semestre del año pasado. Es lo mismo que muestra el Ministerio de Trabajo en materia de empleo” (…) “La mayoría de los empresarios valora el cambio de clima político que significó el gobierno de Macri. No obstante, muchos de ellos estaban más cómodos con la economía cerrada de Cristina. Las características de esa economía permitió que los argentinos ignoraran el valor de las cosas en el mundo. Los precios son aquí muy caros” (…) “Todo es mucho más barato no bien se sale de las fronteras argentinas. Si eso sucede dentro del país, no hace falta detenerse en la carencia de competitividad que tiene la Argentina para enfrentar el comercio internacional. Es cierto que aquí los costos laborales son muy altos y que la presión tributaria es ya insoportable. Ésa es la parte que le toca al Estado, pero los empresarios locales están también acostumbrados a fijar precios sin competencia con el mundo. En ese punto hay una alianza implícita entre sindicatos y algunos empresarios. El enemigo es para ellos el neoliberalismo de Macri, una categoría que no sirve para definir nada” (…) “Macri investigó las encuestas hasta llegar a una conclusión. La caída de su imagen en las últimas mediciones se debe fundamentalmente a que se terminó la magia de las compras en infinitas cuotas. Los precios al contado no cayeron mucho y, encima, la gente común tomó nota de que el precio que termina pagando en cuotas es muy alto” (…) “Hay una autocrítica del oficialismo en ese asunto, que coloca la culpa en el secretario de Comercio, Miguel Braun. Detrás del escenario, el Gobierno libra una lucha con los bancos y con las tarjetas de crédito para que bajen el satelital nivel de los intereses y las comisiones” (…) “En ese contexto reapareció Cristina, los cristinistas de alma, Baradel y La Cámpora. Pasearon sus sublevaciones, su beligerancia y su grosería por la ciudad durante días interminables. El peronismo moderado (Pichetto, Bossio, Massa) dio un paso al costado. Es hora de que también ellos se coloquen en algún lado antes de que sea tarde. La única excepción fue el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que salió a defender principios democráticos y modernos. Aquella crispación gremial y callejera le sirve a Macri en sus combates internos. Pero un exceso de descontrol confunde a la sociedad, a los gobernantes extranjeros y a los inversores. A todos ellos, Macri suele responderles con una frase lacónica: “Yo prometí que no gobernaría el peronismo, no que el peronismo desaparecería”. Lo primero deberá confirmarse en octubre, y lo segundo es imposible”. En su edición del 12 de marzo Página/12 publicó un artículo de Horacio Verbtisky titulado “Tres es tres”. Dice el autor: “Lunes 6, docentes; martes 7, centrales sindicales; miércoles 8, mujeres. La semana más intensa de los últimos años transcurrió con multitudes en las calles (cerca de un millón de personas según los organizadores) y casi sin incidentes, salvo unos forcejeos y empujones al terminar el acto de la CGT y una cacería de mujeres lanzada desde los gobiernos nacional y porteño dos horas después de la desconcentración” (…) “Una pobre quema de papeles en la vereda fue convertido por los comentaristas en un atentado a la Catedral, y el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D´Alessandro, justificó la acción policial contra lo que llamó “violencia brutal” de las chicas. Nada dijo de la agresión a quemarropa contra una de ellas con balas de caucho, ni sobre la decisión de no detenerla para evitar que quedara registro de sus heridas, y muy poco sobre la presencia junto con la policía del militante del partido neonazi del fuhrer de Balvanera Alejandro Biondini” (…) “Las palabras de D´Alessandro son graves porque defendió la presencia de policías de civil encargados de marcar manifestantes para detenerlos horas después y a centenares de metros de distancia, con el pretexto de “proteger la integridad física de los terceros”, lo cual es un contrasentido” (…) “El paro fue transversal a todas las fuerzas políticas, e incluso mujeres dirigentes de la Alianza Cambiemos publicaron su adhesión, como la diputada de PRO Silvia Lospennato, quien resumió su acompañamiento en la jerarquización del Consejo Nacional de la Mujer y en la igualdad de derechos laborales. En su libro “Mujer, sexualidad, Internet y política”, el consultor Jaime Durán Barba declara la muerte de las ideologías y los relatos totalizadores como motivación de “los nuevos electores latinoamericanos”. No obstante el 8M incluyó una extensa serie de reivindicaciones que lo constituyó en un rotundo enfrentamiento con las políticas oficiales. Una represión tan violenta como innecesaria prueba que esa lectura fue compartida por el Gobierno” (…) “El desgaste oficial no perdona ningún aspecto. La economía ha dejado de caer con el vértigo del año anterior, pero tampoco se recupera en forma perceptible mientras todas las mediciones indican que han crecido la pobreza y sobre todo la indigencia” (…) “Al mismo tiempo cayeron la imagen del presidente y de la gobernadora bonaerense María E. Vidal y las expectativas sobre el futuro de la situación económica y recuperó consistencia la desazón por los problemas de seguridad. De la mano de los negocios personales del presidente con el Correo y con la línea aérea Macari, que forzaron un apresurado retroceso, se instalaron con una fuerza inédita dos certidumbres paralelas: que el actual es el gobierno de los ricos y que no está en condiciones de predicar honestidad y transparencia. Es como si se hubiera disipado el hechizo que durante un tiempo hizo olvidar quién era y de dónde venía el hombre de negocios dudosos con el Estado Maurizio Macri. La duda que acucia a su gobierno es si esto tiene regreso o es un plano inclinado que sólo podrá acentuarse. La resistencia social a las políticas oficiales, que retrasó y complicó su ejecución, tampoco se atenuará ahora”.

El presidente de la nación concedió este fin de semana una entrevista al periodista Luis Majul en el peor momento del oficialismo desde diciembre de 2015. Sobre el conflicto docente Majul le preguntó si creía que el gremialista Roberto Baradel pretende desestabilizarlo. La respuesta presidencial fue por demás elocuente: “es parte del kirchnerismo, es parte del kirchnerismo”. De esa forma el primer mandatario avaló la hipótesis que se viene barajando desde hace unos días de la supuesta intención del kirchnerismo de impedir que Mauricio Macri finalice su mandato en diciembre de 2019. “Valoro muchísimo lo que hacen los docentes, la mayoría de los docentes tienen las mejores de las intenciones”, añadió el presidente. “Nuestros docentes siempre merecerían ganar más”. “El problema es con un sector del gremialismo docente que no hace ni un poco de autocrítica”, acusó. Otros temas que tocaron Macri y Majul sacudieron fuertemente al gobierno nacional en estos últimos tiempos, en especial tres de ellos. Nos estamos refiriendo al Correo Argentino, Panamá Papers y Gustavo Arribas. El acuerdo entre el Estado (Macri) y el Correo Argentino (Macri) sacudió a la opinión pública y permitió a la oposición lanzar una andanada de denuncias que impactaron en la imagen presidencial. Macri dijo al respecto: “Obviamente sabía, por eso asumo mi parte y por eso pedí disculpas”, y añadió: “yo sabía que existe un conflicto hace 12 años, lo que yo hice fue no participar en nada en la solución”. “¿Alguien no sabía que yo vengo de una familia empresaria y que mi padre es Franco Macri?”, preguntó irónicamente. En relación con los Panamá Papers el mandatario expresó: “no es ningún delito”. Y agregó: “ni sabía que era director y como director no tengo que declarar una sociedad”. “Yo quiero aclarar para no evadirme de nada. Panamá Papers, el Correo, la denuncia de Arribas, en ninguno de esos hechos ha habido corrupción, en ninguno, en ninguno, ¿está? Y el tiempo, porque la Justicia demora, va a ir demostrando que son todas cosas que no son verdad, ¿está?”.Sobre el caso Arribas manifestó: “no hay ninguna relación entre Arribas y Odebrecht. “No hay ningún hecho de corrupción, es parte de la estrategia de hacer creer que todos somos lo mismo”. Durante la entrevista el presidente dejó para la posteridad las siguientes frases: “a) soy el Presidente que puso la verdad sobre la mesa”; b) la primera cosa por la que quiero que se me evalúe es por si pude bajar o no la pobreza”; c) “pobreza cero es decir que no podemos dejar nunca de trabajar para reducir la pobreza”; d) “en 2016 se importó menos que en el 2015 con el kirchnerismo”; e) “estamos en una transición entre la Argentina que no pudo y la que estamos construyendo”; f) los funcionarios K no hacen autocrítica; g) “estoy jugado para que todo salga adelante”; h) “ser políticamente correcto es decir mentiras”; i) “no le mentí a nadie, vengo del mundo empresario. Trabajé quince, veinte años en el mundo empresario”; j) “ningún pariente o amigo va a tener ventaja”; k) “no confronto directamente con Cristina”; l) “Alejandra Gils Carbó es una militante política”; m) La Argentina no puede convivir mucho tiempo más con este nivel de desorden y atropello”; n) “me queda claro que el kirchnerismo sistemáticamente pone palos en la rueda a todo lo que estamos haciendo” (fuente: “Mauricio Macri: “El kirchnerismo pone palos en la rueda sistemáticamente”, La Nación, 12/3/017). Apenas terminé de escribir sobre esta entrevista tuve un ataque de risa de tal magnitud que debí suspender la redacción de este artículo por unos cuantos minutos. Ya repuesto continúo con la labor. En su edición del 12 de marzo La nación publicó un editorial titulado “Volver al pasado”. El mitrismo sostiene que “la reciente huelga docente, sumada a la marcha convocada por la CGT y apoyada por organizaciones sociales, parte de la oposición, todo el kirchnerismo, la izquierda dura, los piqueteros, algunos gobernadores y hasta empresarios pymes agrupados en CAME, demuestra el grado de incomprensión que existe respecto de las causas reales de los problemas que hoy aquejan al país. Al unísono, todos los manifestantes reclaman cambios en la política socioeconómica del Gobierno, que implican volver al pasado. En la mira están las medidas que fueron indispensables para evitar la destrucción de la Argentina productiva, como la eliminación de las retenciones al campo (salvo la soja), el aumento de tarifas, la supresión de controles de precios y la limitada apertura a las importaciones en rubros como la computación” (…) “Sin embargo, las causas últimas de los problemas que motivan los reclamos son estructurales y socavan el crecimiento argentino desde hace décadas. Detrás de cada obstáculo al desarrollo hay una distribución de ingresos patológica, lograda a través de influencias políticas y consolidada con años de hechos consumados, creadores de empleos y de liderazgos gremiales. Es tal el poder político de los intereses creados y son tan profundas las creencias populares, que los perjudicados terminan apoyando a los privilegiados” (…) “El flagelo de la inflación-madre de todas las tensiones-tiene origen en el déficit fiscal. Y el déficit fiscal tiene por causa el enorme gasto corriente del Estado nacional, las provincias y los municipios. Más de 4 millones de empleados públicos, 7,5 millones de jubilados y pensionados y 8 millones de beneficiarios de planes sociales, son casi 20 millones de personas que deben ser sostenidas por los 8,5 millones que trabajan en el sector privado. Esa es la causa de la “presión fiscal” que sufren las empresas y comercios que despiden o suspenden personal para evitar cerrar sus puertas. Es el conocido efecto “expulsión”, donde la apropiación masiva de recursos por parte del Estado asfixia e impide la supervivencia del sector privado por los costos que debe afrontar. Y la razón por la cual pocos emprendimientos nuevos se inician, ya que a nadie le atrae ser invitado a una fiesta para terminar pagando cuentas ajenas” (…) “Quienes están afuera, prefieren mirar por la ventana hasta que los argentinos recuperemos el buen juicio. ¿Cuántos empleados públicos redundantes estuvieron en la marcha, protestando codo a codo con quienes fueron despedidos de comercios e industrias? Los empresarios de CAME quieren cerrar aún más la economía, repitiendo la vieja fórmula de aceptar altos costos mientras puedan vender con altos precios. Pero ¿en qué consisten esos costos? Además de la presión fiscal para alimentar a 20 millones de personas, su competitividad está afectada por impuestos al trabajo, que también “alimentan” las arcas de los sindicatos y constituyen la base de su poder. Pero al momento de marchar, están ambos, sindicalistas y empresarios, aunados para sostener el perimido modelo de economía cerrada, que ajusta su improductividad con crisis y devaluaciones. También concurren los desocupados y los informales, sin advertir que la razón de no acceder a trabajos regulares son los costos abusivos que el sindicalismo prepotente, blindado por la personería gremial única, ha impuesto a las empresas y éstas han aceptado, en el entendimiento de que son trasladables a precios en el marco de una economía sin competencia” (…) “Es indispensable que los docentes perciban sueldos dignos, como parte de una política de jerarquizar la educación pública para cerrar la brecha educativa y lograr la igualdad con movilidad social. Pero los gremialistas ocultan que los sueldos son bajos porque los docentes son muchos y los fondos no alcanzan a pesar de la magnitud de sus presupuestos educativos. En realidad, está en juego su poder, que pivotea sobre estatutos docentes cuyos innumerables incisos sobre licencias permiten entender por qué la plata nunca alcanza” (…) “En definitiva, son dos modelos de país en pugna. Si el país en blanco y negro prevalece, se continuará el modelo populista que conduce a Venezuela, sin pan y sin trabajo. Si se comprende que la Argentina debe efectuar reformas de fondo para extirpar la inflación, el déficit desbordado, el clientelismo en el empleo público, los privilegios de legisladores, los abusos en las jubilaciones provinciales, la vergüenza de sindicalistas millonarios, las cajas de las obras sociales para desviar fondos, los empresarios enriquecidos con contratos espurios o privilegios regulatorios, entre otros males consentidos durante décadas, éste es el momento para efectuar el cambio. El Presidente se encuentra en una disyuntiva. Si cede a las presiones de los huelguistas y manifestantes, teniendo en la mira las elecciones de octubre, encontrará que también después de esos comicios habrá otros y sus lectores de encuestas le señalarán buenas razones para no encarar nunca las reformas estructurales que harán cambiar al país. Y terminará su mandato-en el mejor de los casos-, sin pena ni gloria. Si, por el contrario, entiende que su principal compromiso es cumplir con esa promesa, debe olvidarse del corto plazo y, con liderazgo político, mostrar el futuro que ofrece a los argentinos, para enamorarlos con un paradigma diferente. Si logra transmitir ese camino y ese destino, es probable que gane estas elecciones y las siguientes. Porque en nuestro país no basta una renovación de lo existente, sino un cambio desde los cimientos”. En su edición del 12 de marzo Página/12 publicó un artículo de Alfredo Zaiat titulado “Mundo paralelo” en el que expone, una vez más, su visión de la economía argentina y que es antagónica con la postura expuesta por La Nación en el editorial citado precedentemente. Dice el autor: “Una de las principales tareas de los principales funcionarios de la fragmentada área económica es convencer a empresarios, sindicalistas y a la población de que lo que están viviendo no es cierto. Que no hay un aluvión de importaciones que desplazan a la producción nacional; que no existe una pérdida neta de empleos; que la economía no sigue en recesión; que la tasa de inflación está descendiendo; que el salario real está subiendo; que no hay atraso cambiario; que el déficit fiscal está disminuyendo; que el tarifazo en la luz, gas, agua, peajes y transporte no es tan fuerte. Esta misión de alterar la interpretación de la evolución de la economía naufragaría rápidamente si no contaran con dos factores que facilitan la construcción de ese relato ficcional. Uno es el inmenso dispositivo de propaganda público-privado que distrae la atención acerca del acelerado deterioro del bienestar general. El otro es la alimentación del miedo del regreso del “populismo”, fantasma que expresan también empresarios nacionales y sindicalistas que tienen incorporada una concepción económica conservadora-ortodoxa que está correlacionada con su acción política” (…) “En lo que va de la gestión de la alianza macrismo-radicalismo, cada uno de los sectores que fue a plantear sus problemas (algunos en crisis, otros en tránsito hacia una) siempre recibieron como respuesta que se atenderán sus demandas. A los empresarios que desfilaron por la Secretaría de Comercio angustiados por las importaciones les aseguraron que habría medidas de protección y financiamiento para cuidarlos” (…) “Saben ofrecer la esperanza en cada vuelta para finalmente ocultarla y quedarse con ella. Confiar en que Miguel Braun, secretario de Comercio, está interesado en ocuparse de la situación de sectores productivos en crisis es no conocer cuál es su pensamiento económico (liberalismo militante) ni cuál es su idea acerca de la competitividad de la industria nacional y, por lo tanto, de lo que hay que hacer (está convencido de que esos sectores deben desaparecer)” (…) “Algunos empresarios han optado por reconvertirse en importadores, comportamiento que empieza a generalizarse en el rubro textil y en el electrónico. Otros directamente han decidido cerrar su taller o local comercial y dedicarse a vivir de rentas. Este nuevo ciclo de apertura comercial que el ministerio sin Producción a cargo de Francisco Cabrera persiste en negar está generando un daño inmenso” (…) “La apertura con recesión local y sobreproducción mundial deriva en la destrucción de empleos, inversiones en bienes de capital, mercados y de capacidades aprendidas. Esta es la consecuencia inmediata y visible de una política deliberada de desindustrialización. Existe un costo aún más trascendente, de transformación cultural y de proyección a futuro de empresarios nacionales que, con más o menos convicciones, han realizado inversiones para ampliar plantas y producción local con el objetivo de atender el mercado interno en los últimos años. El costo es la desilusión presente por la pérdida patrimonial y la incertidumbre acerca de qué hacer en el futuro. La opción es cerrar o reconvertirse en importador. Esta es la salida inmediata. Pero lo que está afectando la actual estrategia de apertura comercial es la posibilidad de retomar un sendero de desarrollo nacional con industrias locales e integración social” (…) “El estrago en la industria local no es sólo porque está sumergida en una crisis aguda. Se está utilizando apenas el 60 por ciento de la capacidad instalada, el mismo nivel que en 2003, después de la tragedia sectorial de la convertibilidad y su estallido en el 2001. El principal daño si continúa esta política de reestructuración productiva es la pérdida de perspectiva de recuperarla, más aún con la frágil densidad que exhibe la burguesía nacional” (…) “Con despidos, suspensiones de personal, cierre de fábricas y retroceso del mercado interno, en un contexto de elevada inflación y tarifazos, el elenco de funcionarios del desmembrado Ministerio de Economía sale a recorrer medios de comunicación amigos con el objetivo de mejorar el clima de negocios. Cada uno se ocupa de ser vocero de un libreto de buenas noticias inventadas más que de tratar de acomodar una gestión económica sin mando” (…) “Es complicado construir expectativas optimistas luego de quince meses de adelantar una recuperación que no apareció y de enviar señales de un ajuste general del ingreso disponible de la población, como fijar un techo a las paritarias y lanzar una secuencia de tarifazos. El resultado no puede ser otro que una merma del consumo por prudencia ante un gobierno que promueve aumentos salariales por debajo de la inflación proyectada, define alzas de tarifas de servicios públicos desproporcionadas respecto al poder adquisitivo de la mayoría y postula el ajuste del gasto público como mensaje al mercado financiero. De ese modo se deterioran las perspectivas de recuperación económica, lo que se refleja en una caída de las expectativas de la sociedad de una mejora en este año electoral”. En su edición del 13 de marzo Página/12 publicó un artículo de Mempo Giardinelli titulado “De marchas, violencias y retornos”. Dice el autor: “(…) Los docentes fueron acusados por los mentimedios poco menos que de destituyentes por el supuesto intento de “debilitar a la gobernadora bonaerense”, lo que les pareció más importante que las gravísimas amenazas a Roberto Baradel, sus hijos y nietos. Las mujeres por un show de provocadoras y violencia para acusarlas de “atacar a la Iglesia Católica”. Y la sindical del día 7 empañada por dirigentes que adelantaron la hora del acto y se negaron a poner fecha a la huelga general que ya no saben cómo dilatar para contento del Gobierno” (…) “Es el país que vienen preparando. De un antiperonismo tan visceral y necio que relució, ayer, la columna de Morales Solá admitiendo que liquidar para siempre al monstruo maldito es “imposible”. Y lo más paradójico, y hasta gracioso, es que en algunos medios del interior se acusa de destituyentes o golpistas a quienes opinan que “un juicio político al Presidente está ya harto justificado. La otra cara, virtuosa, de la moneda de esta semana está en el hecho de que las marchas-multitudinarias y contundentes al punto de que algunos cagatintas debieron reconocer que fueron las más numerosas en muchos años-fueron tan masivas como pacíficas. En ese contexto, resultan cada vez más peligrosos los dislates del Gobierno. Por un lado los aumentos tarifarios, la inflación tan galopante como negada, los negocios espurios con el patrimonio colectivo y los escándalos del presidente en su afán de ocultar riquezas y negocios benéficos para familiares y amigos, son hechos violentos en sí mismos” (…) “En ese contexto resulta infame el procesamiento selectivo a algunos ex jefes de Gabinete, entre ellos Jorge Capitanich, incuestionado exgobernador del Chaco y hoy intendente de la capital de esa provincia con una gestión hasta ahora ejemplar. El principio de “todos o ninguno” aquí no corre, porque al parecer la jueza que alguna vez fue definida con gracia como “Buruburubudía” por quien ahora funge como mariscal de campo del Grupo Clarín, estaría cumpliendo la orden macrista de destruir políticamente a futuros candidatos presidenciales en 2019 mientras se premia a los amigos. Y es claro que el 19 está muy lejos pero se lo agita a modo de distracción de los comicios de octubre próximo. Que son los que cuentan porque definirán el camino de recuperación o el entierro de las instituciones de la república”.