Petrobras bajo el control de los especuladores y la huelga de los camioneros.

(Bruno Lima Rocha)

La paralización y huelga de los camioneros dejó la nación estática. Iniciada el segundo día 21 de mayo, atravesó cuatro días hasta que en la noche del 5 de mayo, el gobierno Temer habría "negociado" con "representantes" de los camioneros. Vivimos el revés del revés. Quien firmó el "acuerdo" de las 5 de la noche fue considerado por el gobierno ilegítimo como los "trabajadores del transporte por carretera". Luego del viernes 25 de mayo, la paralización continuaba, incluso porque en medio de la reunión del 24 de mayo, el presidente de la Asociación Brasileña de Camineros (ABCAM) se retiró.

Evidentemente, las reivindicaciones más obvias no estaban siendo atendidas. Sin la previsibilidad mínima, no hay como seguir rodando "ganando" bruto de R $ 1,20 el kilómetro. En cuanto a la reducción definitiva del valor de los derivados de petróleo, diésel, gasolina y queroseno, nada hecho porque además del 10% menos en el precio de la refinería, la dirección de Petrobras no se compromete con nada más. Se trata de otro capítulo de la crisis, la dependencia del modal carretera y la subordinación de Petrobras a las determinaciones de los especuladores paralizaron Brasil.

Vale observar, de nuevo, el fenómeno. Los datos recolectados fueron varios, y en los días durante la huelga y paralización, la trama del transporte fue verificada. La tercera semana de mayo de 2018 se vio ante un hecho. El país rueda a diesel y los precios practicados por Petrobrás llevaron algunas categorías de transportadores a la desesperación. Según el Departamento Nacional de Tráfico (DENATRAN), ronda en el país 2,7 millones de camioneros. De este total, los llamados camioneros autónomos son propietarios de cerca del 70% de la flota y los demás, el 30%, pertenecen a empresas de logística y otros sectores. De acuerdo con el Catastro General de Empleo (CAGED) trabajan en las transportadoras 360 mil conductores de carga, mientras que los autónomos son 1,8. Tal condición aproxima a la mayoría de los camioneros de algunas reivindicaciones de las empresas del sector, pero esa es una aproximación. Los intereses no son los mismos y menos aún las representaciones.

Vale la pena repetir. El gobierno ilegítimo trató de "negociación" quién estaba haciendo locaute y luego compuso con las emisoras de televisión y conglomerados de medios la "gran narrativa". ¡Ha habido locaute y sigue habiendo! La alegación es de la base dura de MT. ¿Y quiénes serían los operadores máximos del locaute? Justo a los autónomos, que trabajan por cuenta o como arrendatarios de dueños de camiones. El discurso de "minoría radical" no ha colado nada bien y la revuelta se ha sumado a la necesidad de la lucha. El apoyo popular para la causa, no bajó, de ninguna manera. Los días siguientes fueron intensos: viernes 25, sábado 26, domingo 27 de mayo; y la presión continuó. Es necesario reafirmar. En Brasilia, las dos entidades presentes en la reunión del día 24 de mayo, en el Palacio del Planalto, donde habrían llegado a algún tipo de acuerdo, no representaban a la mayoría de los camioneros autónomos. Es como si el "representante no representase". Lo mismo puede decirse de Petrobras. Su dirección indicada después del golpe parlamentario que llevó a Michel Temer al Poder Ejecutivo no representa ni los intereses del país y, menos aún, tiene el respaldo de los trabajadores del sector

No hay sombra de duda. La primera reacción de Pedro Parente ya merecía la dimisión sumaria e inmediata de él y de toda su dirección. Después, en red nacional, otra perla del entreguismo a favor de los especuladores.

"Nuestro objetivo es generar para valor para los accionistas en el medio ya largo plazo", afirmó el presidente de Petrobras, Pedro Parente, en vivo, en el Jornal Nacional, del 24 de mayo.

Parente opera contra los intereses del país. En el caso de los combustibles, se procede a la aplicación de los precios más altos para los combustibles, a partir de octubre de 2016, a través de la importación de derivados. Con eso, Petrobras perdió mercado y la capacidad ociosa de las refinerías saltó al 25%. Con menos refino, explotaron las exportaciones de crudo y las importaciones de derivados. El mayor beneficiado fueron los Estados Unidos: mientras que las importaciones de diesel se multiplicaron por 1,8 desde 2015, la importación de diesel de EEUU de Estados Unidos aumentó 3,6 veces. Pasó del 41% en 2015 al 80% del total de importados por Brasil, al tiempo que Petrobras abría mano de la refinería de Pasadena.

Los grandes ganadores fueron los "traders" internacionales, entre los cuales el mayor es Trafigura, el gigante que montó el mayor esquema de corrupción de la historia de Angola, estaba envuelto hasta el cuello con los escándalos de la Petrobras y fue sorprendentemente liberada por los fiscales Lava Jato y el juez Sergio Moro.

En el caso de Petrobras, la composición nacional de precios y no subordinada a los especuladores transnacionales (los llamados traders), no han coordinado esfuerzos para lanzar una campaña en defensa de Petrobras, de la composición nacional de precios y no subordinada a los especuladores transnacionales). Sería el momento perfecto para intentar una huelga de trabajadores del sector de petróleo y gas, con vistas a la reanudación del control nacional sobre el sector más importante del país.

La falta de alianzas políticas en el nivel social es proporcional al abandono del trabajo en la base de la sociedad compleja que se formó en el período del boom económico, fomentado tanto por el auge de las commodities y por la dominación del capitalismo postfordista en el régimen de extracción de plusvalía colectiva y acumulación flexible. La identificación inmediata de los camioneros autónomos es con conductores de camiones - como los transportistas escolares - motoboys, taxistas e incluso conductores de aplicaciones. La sociedad brasileña tiene una complejidad en las relaciones económico-productivas y el sindicalismo vertical izado solo ya no da cuenta de la organización del mundo del trabajo.

Incluso con todas estas dificultades sumadas a la confusión y el oportunismo ideológico del intento de captura por la extrema derecha de la justa lucha de los camioneros autónomos, el momento es de más crisis para el gobierno ilegítimo, acercando el debate de necesidad de proyecto de país y defensa incondicional intereses de la mayoría del pueblo brasileño. La legitimidad de los grupos de medios también se debilita esta semana de paralización de camioneros, pues a partir del 6 de marzo del 25 de mayo, comenzaron a hacer el infame esfuerzo de criminalizar la lucha y acusar de locaute justamente a quien trabaja por cuenta.

ES el momento ideal para popularizar el tema de la defensa de la Petrobrás pública y a servicio de la soberanía popular. Razones para esta lucha no faltan, aunque seamos bombardeados, 24 horas por día, con mentiras en relación al Petróleo y la Pre-Sal.

blimarocha@gmail.com

 ABCAM, del transporte, derivados de petróleo, diésel, gasolina, Michel Temer, Palacio del Planalto, por carretera, queroseno, trabajadores