Perú. El fútbol opio del pueblo.

Julian Lacacta

El fútbol se ha convertido en el opio del pueblo que mantiene un vínculo muy arraigado con los gobernantes, es utilizado por los grupos de poder, para hacer cortinas de humo que se generan para distraer a la población y tenerlos sumergidos en una falsa ilusión como si el triunfo de la selección peruana o el desenvolvimiento de sus jugadores como Paolo Guerrero van a terminar con la pobreza de nuestro país. Carlos Marx en el siglo XX consideraba que el opio del pueblo era la religión, en la actualidad es el fútbol que tiene millones de aficionados y es el más popular en todo el mundo.

El opio es una mezcla compleja de sustancias que se extrae de la planta llamada adormidera, con bellas flores y con una sustancia que contiene la droga narcótica y analgésica llamada morfina y otros alcaloides. El opio es utilizado como un sedante y genera adicción, como todas las drogas derivadas del mismo como la codeína, la heroína y algunos otros compuestos químicos farmacológicamente muy activos. El opio se parece al fútbol porque adormece a las masas. Las eliminatorias para Rusia 2018, tuvo como protagonista a la selección peruana con lleno de entusiasmo para poder llegar al mundial, contribuyo a eso los medios de comunicación televisivo nacional de señal abierta y los de cable, radios y prensa escrita, dedicando programas enteros, noticieros, farándula, entretenimiento y hasta los programas políticos, para que el pueblo se olvide de nuestro país y de los tantos problemas que tiene, económicos, educativos, pobreza extrema, etc.

La clasificación de los peruanos, al mundial de Rusia, trajo consigo un gran desplazamiento de mercadotecnia deportiva, donde involucro a los políticos de derecha e izquierda, en especial al gobierno de turno, Martin Vizcarra, desde que asumió la presidencia de la república, utilizo al fútbol como cortina de humo, para continuar con la política neoliberal, minimizando las protestas del campo popular, de los jóvenes, docentes, médicos, obreros y campesinos que luchan por reivindicaciones justas para su sector. Los partidos de preparación, los amistosos de la selección peruana han sido utilizados para favorecer al poder político, han ocultado la concesión de recursos medio ambientales, se tapó la corrupción, la negociación del indulto, la pésima gestión del congreso de la república, caso Ollanta Humala, de la misma manera el caso Odebrecht que no se dijo nada durante los primeros meses del 2018, porque el poder político anestesio con el fútbol al pueblo, más aún cuando la selección gano a sus rivales en estos amistosos.

La participación de los peruanos en el mundial Rusia 2018, fue de lo más decepcionante, ahí se vio el verdadero desenvolvimiento, sin el poder de los medios y del poder político peruano, que le hagan mercadeo, pero aun así siguen los grupos de poder, minimizando la derrota, porque saben, sí se sabe la verdad también pierden, por el gran desplazamiento de propaganda que hicieron para sus productor y ofertas, ahora salen a decir solo era llegar al mundial y con eso debemos contentarnos.

La derrota de la sección peruana en el mundial, es derrota también de los medios de comunicación, son ellos los que pierden economía y esperemos que audiencia de sus programas “basura”, ellos contribuyeron al adormecimiento del pueblo, dedicando programas enteros de la participación de la selección desde las eliminatorias, la clasificación y en el mundial. Al parecer para estos medios, vale más un balón o un jugador como Paolo Guerrero y no vale nada las 100 mil personas que parecen hambre en el Perú.

Los que ostentan el poder, utilizan el fútbol para hacer cortinas de humo, para que a espaldas del pueblo puedan enriquecerse más y más, los que hoy están en la administración pública de los poderes del estado, ejecutivo, legislativo y judicial, utilizan ese poder para beneficiar a un grupo reducido de su entorno mas no así a las grandes mayorías.

El empresariado nacional e internacional utiliza todos los recursos para posicionarse económicamente en nuestra patria, son ellos los que ponen la temática a tratar, para el día, la semana, el mes y también son los que posicionan a los gobernantes financiándolos económicamente en las campañas políticas, para la presidencia, congreso, gobiernos regionales, provinciales y distritales, por supuesto eso implica también que ellos defienden a los corruptos, utilizando como en este caso al fútbol como cortina de humo o como en décadas anteriores se utilizaba para el adormecimiento a las vírgenes que lloran, fantasmas, etc.

Los medios de comunicación deben hacer su desplazamiento de información sobre la realidad peruana tal como suceden los hechos, políticos, económicos, no deben darle tanta importancia al fútbol, se debe rescatar los valores que enaltecen a nuestro país, como si la sanción de uno u otro jugador va terminar con la corrupción, el hambre y la miseria.

La base del desarrollo de un país, es la educación, si tendríamos políticas educativas, deportivas e inversión en estos sectores, tendríamos niños y adolescentes formados integralmente, con niveles de compresión lectora, lógico matemático y deportivas de alto nivel. Nuestros deportistas no solo jugarían con pasión, sino con inteligencia, así derrotarían a cualquier rival. La única forma de llegar a esos objetivos es con cambio total de las estructuras del estado y construir una nueva patria sin corruptos, con identidad propia.

El futbol es el opio del pueblo, la clase dominante lo utiliza para adormecer a las grandes mayorías y así cumplir su objetivo de apaciguar las luchas de cambio del campo popular. Para contrarrestar estas maniobras debemos educar al pueblo desde los espacios donde nos desenvolvemos, para que se vinculen a la lucha por una patria libre.