Pasado por futuro.

J)orge Alegrechy)

En Octubre de 2015, en la noche de festejo del PRO-Cambiemos, María Eugenia Vidal nos hizo conocer lo que iba a venir, nos adelantó el futuro cuando expresaba “Esta noche estamos haciendo historia… Esta noche hicimos posible lo imposible: cambiamos futuro por pasado.”
En estos poco más de 2 años de gobierno macrista fue la aseveración más verídica que pudo expresar un funcionario de Cambiemos.
Aunque explican su contenido de gobierno en transparencia, verdad, diálogo, consenso, libertad de prensa, etc., vemos que actúan contrariamente a lo explicado.
Avasallan derechos obtenidos en luchas, movilizaciones y muertos pero son dóciles con los poderosos. Se arrodillan ante Estados Unidos, Francia, etc. que pregonan su capitalismo pero protegen a sus sectores no competitivos como los productores de biodiesel en el primer país y de carne en el segundo. Además, piden perdón en España ante empresarios que saquearon al país durante las privatizaciones de empresas.
Vemos que el futuro no es lo que nos espera, sino que está en décadas pasadas. Un futuro laboral anterior al nacimiento del peronismo, donde éramos la granja de Inglaterra, con la oligarquía “tirando manteca al techo” en París y la mayoría del pueblo con “la pata al suelo”. Una oligarquía que creía que su bienestar era el de toda la Argentina.
Los entes estatales de control, como así también el INTI y el INTA, son desguazados para llevarlos a una mínima expresión y así permitir que los empresarios locales y extranjeros actúen en total libertad, siempre en contra de los intereses de la nación.Digámoslo con todas las letras: negociados, lavado y fuga de dinero.
Ministerios con funcionarios y asesores que actúan a “ambos lados del mostrador”, como vemos en Energía, con CEO’s de empresas petroleras o en el de Producción con asesores integrantes de la Cámara deImportadores de la República Argentina. Con funcionarios con cuentas offshore buitres que negociaron la deuda con el país y que nos siguen endeudando. ¿Qué dirán de nosotros nuestros descendientes cuando en el 2116 terminen de pagar la deuda que se tomó en nuestros días? Seguramente que no pensamos en hijos, nietos ni en nuestra patria misma.
Se disminuye el presupuesto en Ciencia y tecnología, se restringe el acceso al Conicet, se cierran escuelas rurales y para niños de capacidad diferente, etc. Un país granja como el de principios del siglo pasado, no necesita técnicos ni científicos.
Del tan promocionado anuncio de la construcción de 3000 jardines de infantes, la realidad nos muestra que hay solamente en ejecución 17 licitados por Cambiemos; lo mismo con la construcción de escuelas, solamente se construyen aulas en escuelas existentes aunque hayan prometido hacerlo con el ahorro que significaba terminar con Fútbol para Todos; otra mentira, pues en la TV volvemos a ver las tribunas y no hay jardines de infantes ni escuelas.
Vemos el futuro, con todas las medidas que están tomando, como un viaje al pasado, como nos dijo la “visionaria” María Eugenia Vidal aquella noche de Octubre de 2015.
Jorge Alegrechy
7 de Marzo de 2018

Inicio de sesión