O`HIGGINS APRECIABA A LOS MAPUCHE.

(José G. Martínez Fernández)

Un 20 de agosto nace el Libertador de Chile y uno de los grandes héroes de la Emancipación Americana Bernardo O´Higgins Riquelme.

Los historiadores han explicado eso en múltiples ocasiones y en múltiples ocasiones lo han hecho muchísimos cronistas y otros personajes.

Ahora que se cumple un año más del nacimiento del Libertador de Chile veamos el amor que mostró por el pueblo mapuche.

Leamos un párrafo del estudioso Gonzalo Peralta, redactor de The Clinic.

En Las Últimas Noticias del 29 de marzo de este año escribió:

"Hacia fines del siglo XVIII la "Escuela de Naturales" matriculó a un niño de la zona (Peralta se refiere a Chillán), de origen ilegítimo y poseedor de una llamativa melena roja. Era el joven Bernardo Riquelme, inmortalizado posteriormente como Bernardo O'Higgins. Gracias a esta experiencia, el muchacho conoció íntimamente la cultura mapuche. Años después, en la cúspide de su gloria, la viajera inglesa María Graham relata la siguiente escena ocurrida en el despacho de O'Higgins: "Vi que algunas muchachitas de aspecto salvaje entraron a la sala, corrieron hacia él y se abrazaron de sus rodillas y supe que eran indiecitas huérfanas salvadas de morir en los campos de batalla...El Director les dirigió la palabra en araucano para que yo oyese hablar en este idioma, que me pareció armonioso y agradable".

Esa es solo una visión del cariño que el Libertador sentía por el heroico pueblo mapuche.

Fue él, quien junto al ideólogo revolucionario venezolano, Francisco de Miranda, conformaron la Logia con el nombre del héroe araucano Lautaro, a la que pertenecieron connotados actores de la revolución independentista latinoamericana.

La Logia Lautaro fue fundada por Miranda en 1797 y era más conocida como la Gran Reunión Americana, Logia de los Caballeros Racionales o Logia Lautarina y su fin era liberar a los pueblos latinoamericanos del yugo español.

Miranda fue el impulsor de la libertad de América, el maestro genial de los grandes hombres que hicieron la revolución contra la Corona Española. Si él y sus discípulos no hubiesen trabajado mano a mano, la independencia de nuestros países habría tardado décadas.

José de San Martín, el genio militar argentino, también fue un militante de la misma, al igual que Simón Bolívar.

O'Higgins formó parte de las Logias Patrióticas Revolucionarias Americanas, espacio en que se expusieron las formas de lucha para libertar a Chile del yugo español.

Jaime Espinoza, miembro del Instituto O'Higginiano de Rancagua, en su texto, incluido en el libro FACETAS DE BERNARDO O'HIGGINS, publicado hace sólo dos años señala:

"La cercanía y convivencia diaria de O'Higgins con los hijos de los Caciques, le permitió conocer y entender al pueblo Mapuche, al cual le demostró durante sus años de gobernante un especial aprecio, considerándolos siempre como chilenos".

De esa manera muchos mapuche, años más tarde, al fulgor de la revolución libertaria, se integrarán a las filas patriotas en su lucha contra los realistas.

Múltiples son las pruebas del amor que O'Higgins profesará por la etnia indígena más importante de Chile.

Si hoy O'Higgins viviera sería un combatiente más de la causa que en la Araucanía se dá: el legítimo derecho de los araucanos a recuperar sus tierras.