MISA CAMPESINA NICARAGÜENSE en el Teatro Municipal

Marcela Pérez Silva

En saludo a la visita pastoral de su Santidad el Papa Francisco, el Gobierno sandinista de Nicaragua, a través de su Embajada en el Perú, tiene el placer de invitar a la gala de presentación del disco de la MISA CAMPESINA NICARAGÜENSE, que tendrá lugar el 25 de enero a las 8pm en el Teatro Municipal.

La MISA CAMPESINA NICARAGÜENSE será interpretada por el Ensamble de Instrumentos Tradicionales del Perú, con arreglos y dirección musical de Armando Becerra Málaga, con sonoridades andinas y en versión trilingüe: en castellano y dos lenguas amerindias: el quechua y el miskito, como homenaje a los pueblos originarios de Nuestra América. La versión en quechua de la MISA CAMPESINA ha sido realizada por la joven soprano de Ayaviri, Edith Ramos, y será entonada junto con ella en las voces de Magali Luque, Consuelo Jeri, Leo Casas y Marcela Pérez Silva (foto).

La MISA CAMPESINA NICARAGÜENSE, compuesta en 1975 por Carlos Mejía Godoy y el Taller de Sonido Popular, es una obra musical que amalgama el rico folklore de Nicaragua con las reflexiones teológicas de las comunidades cristianas tras el Concilio Vaticano II y las Conferencias Episcopales de Medellín y Puebla. Esta misa, que se dio a conocer en el mundo entero, encontró especial acogida en el sur andino peruano, donde las comunidades cristianas venían buscando hacer suya "la opción preferencial por los pobres", propugnada por el padre Gustavo Gutiérrez y adoptada por la Iglesia latinoamericana.

Gracias a la especial invitación del Presidente Daniel Ortega, la gala del 25 de enero en el Municipal contará, además, con la presencia de Carlos Mejía Godoy.

De esta manera, entre sikuris y marimbas, cantándole al “Al Dios de los pobres (…) que suda en la calle (...) de rostro curtido" la Nicaragua cristiana, socialista y solidaria se estrecha en un abrazo con el pueblo hermano del Perú, para saludar al primer Papa nacido en estas tierras y su permanente defensa de los Derechos de los oprimidos y de la madre tierra.

La entrada es libre. Están todos invitados.