Mientras hay que preocuparse, hay que ocuparse. Mientras miramos a Venezuela.

Yury Weky Silva)

:

Este jueves (8-3-2018) el Senado de la Florida aprobó un proyecto de ley[1] que prohíbe al Estado de la Florida hacer negocios con Venezuela como parte del bloqueo financiero que se le impone al país desde el Decreto de Obama (9-3-2015) y su extensión en el gobierno de Trump.

Mientras la campaña mediática en el exterior sigue desdibujando la realidad venezolana[2] con el incentivo - no sólo de los grupos económicos transnacionales, el gobierno de Washington y sus lacayos en América – sino con la participación activa de los venezolanos prófugos y los apátridas autoexiliados.

Mientras que la política de sanciones unilaterales del gobierno yankee se recrudece para “sacar a Maduro” del poder, la derecha anti patria aplaude aunque ellos estén inmersos en la crisis que genera el bloqueo.

Mientras el pueblo venezolano ratifica en cada elección (en especial las realizadas el 2017) su vocación de libertad, de democracia y de continuar con el Proyecto Bolivariano de inclusión social.

Mientras la cúpula de la iglesia católica venezolana cambia sus objetivos religiosos por los políticos.

Mientras la xenofobia hacia los venezolanos se agiganta y se cobra con la vida en el exterior.

Mientras la traición a la Patria se premia[3], al terrorista se le aplaude y se pretende al antihéroe hacerlo héroe.

Mientras venezolanos atentan contra los bienes de la nación: sabotajes al sistema eléctrico, venta de la moneda en el país vecino, extracción ilegal y venta de cobre en las Antillas[4], contrabando de alimentos hacia Colombia.

Mientras que la oposición venezolana desconoce el arte de hacer política[5].

Mientras el macartismo[6] revive, incluso en grupos que se autodenominan de izquierda

Mientras se mira alrededor, a los vecinos, se constata:

El desamparo de Puerto Rico, tras el paso del huracán María (sept.- oct. 2017) pese a ser un Estado asociado a la gran potencia del norte.

Mientras se produce el éxodo masivo de portorriqueños que huyen de su país natal por la ausencia de energía eléctrica y agua potable.

Mientras se regalan premios de la paz[7] a guerreristas y la paz se aleja.

Mientras la tierra se queja y manifiesta a través de sismos, huracanes, tsunami.

Mientras la carrera armamentista no se detiene.

Mientras las bases militares norteamericanas[8] se multiplican en el globo terráqueo.

Mientras la amenaza de una guerra nuclear, que desaparezca la raza humana, la decide un botón en el pentágono.

Mientras EEUU amenaza con más sanciones a Venezuela, a Cuba a Corea del Norte, a Rusia.

Mientras EEUU desacredita a China y la amenaza con una guerra comercial.

Mientras el terrorismo cobra diferentes caras, máscaras y posturas en Venezuela y el mundo.

Mientras se violan todos los pactos y acuerdos internacionales sobre la no injerencia y el respeto a la autodeterminación de los pueblos y sus soberanías.

Mientras la violencia juvenil cobra vidas en las escuelas del país norteño y se aprueba una ley para que los docentes también vayan armados a las instituciones educativas.

Mientras el femicidio crece en Europa, en México.

Mientras que el negocio de la droga enriquece a grandes consorcios empresariales y la juventud se pudre por su consumo.

Mientras los paraísos fiscales empobrecen las naciones, debilitan los programas sociales, e incapacitan moralmente a los gobernantes que están inmersos en esta práctica y la impunidad se acrecienta.

Mientras ampliamos la mirada vemos como Libia después de ser una de las economías más fuertes del África ahora es un Estado fallido y una guarida de grupos extremistas. Irak[9] y Afganistán[10] aún por reconstruirse después de la devastación que dejó la guerra. La guerra en siria que no concluye. En todos estos conflictos hemos visto la intervención de EEUU.

Hay que preocuparse porque todo lo que le acontece ahora a Venezuela es para doblegar al pueblo venezolano, para deshacer el Proyecto político, para allanar la soberanía, para destruir las ciudades como ocurrió con Fallujah, con Trípoli, con Palmira. Hay que ocuparse para que no llegue la guerra y el invasor se apodere de los recursos energéticos, acuíferos, mineros y destruya la nación y extermine la población venezolana.

Caracas 8 3 2018
◦Yury Weky Silva Autora de: La revolución es un camino sin tregua (2003)
◦Depósito legal : If2522003320339
◦Por los Caminos (2005)
◦Depósito Legal: If25220058003885. ISBN :980-12-1564-X
◦Caminos de Revolución (2007)
◦Depósito Legal If 25220073201101 ISBN: 980-12-2474- 7
◦Coautora de: El socialismo en el siglo XXI (2006)
◦Depósito legal If2212008000360 ISBN 980-396-024-5
◦Pedro el Insustituible (2008)
◦Depósito legal LF 95320089203152 ISBN 978-980-6838-17-8