MARCO MARTOS NOS DA VÉRTIGO.

(WINSTON ORRILLO)

“Palabras liminares” : Cada uno de los versos de este manojo de poemas atiende a dos asuntos que me parecen primordiales: la relación del ser humano con la naturaleza, de la que nace, en la que vive y a la que al mismo tiempo contempla, y la dificultad del lenguaje para decir algo sustancial, profundo y verdadero. Ese estar en el mundo, asombrado, y ese deseo de querer expresar lo inefable es lo que llamo poesía”.
MM

En efecto, he aquí la clave de esta breve joya poética, suerte de amalgama entre saber y poesía y despliegue de una estética existencial:
“Nada”: “Nada eres con los ojos cerrado,/ pero vive la especie en tu asombro/ y en tus gestos./ Déjate llevar/ por el viento misterioso./ Busca dentro de ti/ lo diferente/ y usa lo que descubres/ para saberte igual/ a todos./ Eres único/ y por eso vives”
Pero, sobre todo, atisbos y persecución de una poética que, en Vértigo, tiene su pico cenital. El breve volumen ha sido publicado -2013- por Ediciones Vicio Perpetuo Vicio Perfecto, de Julio Benavides Parra, Colección Martín Adán, y ha logrado, ya, dos justas tiradas.
Este Vertigo alude, sin reticencias, al existir perpetuamente ahíto de conflictos y vicisitudes, entre los cuales, la pasión, el amor, la muerte, ocupan algunos de los lugares cimeros:
“A ese vértigo llamamos amor,/ a esa hebra de plata. / Tejemos la eternidad/ con el deseo/ y la carne chamuscada./ Lo que dura es el principio/ que es inacabable,/ cuando lo sientes/es la palabra/ que está a punto/ de llegar a tu corazón vehemente,/ pero esa flecha, si llega, ¡ay!/ apenas toca,/ acaricia también a la muerte enamorada”.
Marco Martos despliega su sensibilidad de esteta depurado, pero siempre conjuntamente con la aventura del hombre y sus circunstancias trágicas: y esto -lo afirmo´- será lo que hará que su poética sea un signo inequívoco de la belleza en lucha permanente con la existencia en los difícil tiempos que nos han tocado para vivir:
“Nacimiento de la belleza”: “La belleza está ahí,/ para tu disfrute./ El sol se pone /y duermen los árboles./ Los grillos en cambio/ cortan la noche/ y las luciérnagas/ trabajan desesperadas/ pues tienen nostalgia/ de los amaneceres,/ cuando descansan./ Teje tus palabras/ de cristal y de azurita / la belleza nace/ con el sol/ y baila con la luna encantada.”
Asimismo, nuestro poeta tiene muy buen cuidado en defender el oficio de poeta, como un trabajo denodado, exento de improvisaciones y repentismos:
“...Solo el decir nítido/ es el lenguaje/ que entienden/ los dioses./ Guárdate los balbuceos,/ la jerigonza de los súcubos,/ limpia el lenguaje, límpialo/ hasta que sea un diamante,/ o una gota del rocío/ de la mañana, / o el vaho que sale de los ollares/ del caballo”.
Aun en el presente florilegio es posible relevar, como característica intrínseca de esta poesía, su trato particularmente maestro del tema del amor:
“·Sobre el amor”: “Te aviso que llega el amor y se apodera de todo/ penetra en los rincones,/ por dondequiera va con su luz poderosa, / reconstruye a su modo diferentes historias,/ va tejiendo los días como le place,/ suma fotografías que cobran súbitos sentidos,/ hace llover el afecto sobre tu cuerpo/ que duerme sobre rosas debajo de la luna llena./ No descansa el amor, entra en los sueños,/ deja sus semillas en lo arcano/ y en el futuro misterioso”
En fin, es obvio que no podemos pasarnos con la cita de uno y otro texto: solo dejaremos constancia de pequeñas obras maestras como “El lenguaje del universo”, “Aúllo en la noche” o, entre muchos otros, “La perfección” o “Casa del ser”
Después de este breve volumen, el poeta no deja de sorprendernos al abordar temas imprevisibles como las divas del cine o versos vinculados a la latinidad.
En fin, MM (Piura 1942) es uno de esos poetas que no se repite, y que, en cambio, explora, explora y nos da los frutos de esos hallazgos, en preseas que no nos cansamos de degustar.
Su obra ha ganado importantes galardones poéticos y se halla traducida, justamente, al inglés, francés, alemán, italiano, portugués, griego, húngaro y chino.
Presidió la Academia Peruana de la Lengua, pero, básicamente, es un creador poético infatigable que, incluso ha publicado cuentos.
Ahora mismo, al comentar este libro suyo de hace poco menos que un quinquenio, nos preguntamos cuándo saldrá su próxima colección de textos de antología.