LAS MASSAS Y LAS TRANSAS…

(Fernando Abel Maurente)

EL TERCER MOVIMIENTO NACIONAL
La candidatura de Massa y el Frente Renovador armado alrededor de su figura es la elección más complicada que ha tenido que enfrentar el kirchnerismo en su década de gobierno.
En q...ué se basa esta afirmación? La cuestión debe ser analizada en el contexto de la realidad iberoamericana. La agresiva política hacia la unidad sudamericana de Hugo Chávez Frías desdibujó y difuminó las fronteras mitristas que separaban a las Repúblicas del Sur.
El Movimiento Nacional que hacia fines del siglo XX se encapsulaba dentro de los límites de la República Argentina, con el proceso de unidad de las Repúblicas Sudamericanas impulsadas por este locuaz mulato, hicieron que el lápiz de la Historia comenzara a dibujar otros contornos que excedían los límites “nacionales” impuestos por las oligarquías locales. Una “nueva” geografía política nos hacía volver al camino de donde veníamos, la Patria Grande.
El tercer Movimiento Nacional no es argentino sino Iberoamericano. Los sudamericanos hemos empezado a reconocernos, a vibrar por lo que ocurre en cada uno de nuestros “países”. Nada de esta Latinoamérica nos es ajeno. El comandante nos ha re hermanado. Las elecciones, que antes pasaban desapercibidas, son seguidas hoy, con suma atención por millones de ciudadanos y en cada una de ellas palpitamos que se juega nuestro destino colectivo. Empezamos a pensarnos y sentirnos como una Nación.
El asesinato cancerígeno perpetrado contra el comandante Hugo Chávez Frías se hizo a conciencia. El imperialismo sabía que el comandante bolivariano no sólo interpretaba el anhelo de los venezolanos sino de los pueblos de América del Sur toda. El atentado se hizo contra el primer jefe del Movimiento Nacional Iberoamericano. Muerto el perro…acabemos con la rabia es la consigna del imperialismo que va intentar volver por sus “títulos de propiedad” en su patio trasero.

EL FRENTE RENOVADOR EN EL CONTEXTO DE LA OFENSIVA IMPERIALISTA
El armado político de Massa cobra significación en el contexto de esa ofensiva imperial. La experiencia Capriles ha tenido dos momentos: en vida de Chávez, los números electorales arrojaron una diferencia de un 10%. Luego de la desaparición física del comandante, las diferencias porcentuales se acortaron notablemente hasta casi llegar a un empate técnico. Cuando las sociedades como la venezolana llegan a situaciones límites en la lucha de clases, los antagonismos propenden a las clases sociales a reagruparse con más facilidad. Es la venezolana una sociedad al borde de la guerra civil. De la lucha de clases se pasa en horas a la guerra de clases. Para el Departamento de Estado, la experiencia caprilista es una experiencia positiva que bien vale repetirla.
La muerte de Hugo Chávez reavivó los fuegos de la contra latinoamericana. Ese empate técnico entre caprilistas y chavistas fue utilizado por las fuerzas de la reacción para desligitimar el triunfo de Maduro. EEUU y la OEA no reconocieron al sucesor de Chávez. Los presidentes de la UNASUR advirtieron ese juego, no perdieron tiempo y reconocieron de manera inmediata el triunfo del chavismo, arrebatándoles los argumentos desestabilizadores al imperialismo yanqui y sus esbirros de la OEA.
Las movilizaciones multitudinarias de las cacerolas en nuestro en Argentina, la conmocionante insurrección popular en el poderoso Brasil, la injerencia en los mandos de las Fuerzas Armadas venezolanas por parte de funcionarios de la Embajada norteamericana en Caracas, la solicitud de Colombia para formar parte de la OTAN, la consolidación del golpe institucional en el Paraguay, el intento de asesinato del presidente Morales en Europa son más que señales de que la ofensiva imperialista por recuperar su hegemonía está en plena ejecución. En ese contexto hay que analizar la construcción del Frente Renovador en la provincia de Buenos Aires..
La “oposición” en la Argentina intentó unificarse, pero el vedetismo de su dirigencia lo impidió. Ese vedetismo no es otra cosa que el reflejo de las bases sociales de la dirigencia opositora a confluir con otras franjas sociales. Y en esa decisión de confluencia tienen que ver no solo factores internos sino la situación internacional. Ni Duhalde ni Mauricio Macri han logrado el fenómeno massista. A la ofensiva del imperialismo norteamericano ya descripta se suma en el orden interno que la oligarquía sojera ha soportado un tiempo más que prudencial, una década, para arribar al postkirchnerismo. Y la candidatura de Massa expresa ese deseo
El massismo tuvo un tiempo de cocción. De reagrupamientos de organizaciones, de realineamientos pasajeros, de avances y retrocesos. No es fruto de la magia ni del voluntarismo El antikirchernismo ha dicho es aquí y ahora.

DEL KIRCHNERISMO AL CRISTINISMO
El kirchnerismo no pudo en una década pisar tierra firme en el Gran Buenos Aires, excepto en José C.Paz. Néstor Kirchner tuvo grandes dificultades en vida para encolumnar a la tropa detrás de su liderazgo. Antes de fallecer hubo un realineamiento de jefes municipales refractarios a su jefatura, el Grupo de los 8. .
Días antes de su fallecimiento el ex presidente tuvo que enfrentar una ofensiva del duhaldismo y del denarvaismo que querían llevarse para su lado a Daniel Scioli. Las presiones sobre el mandatario bonaerense fueron tremendas y groseras. En esos días Kirchner convocó a Scioli a una reunión de urgencia, a puertas cerradas, en la Quinta de Olivos. Nunca trascendió de qué hablaron. La cosa derrapaba también por el lado del sindicalismo, pues hacía tiempo (desde 2009) que la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista venía realizando actos en todo el país con la consigna “Ahora la clase trabajadora” . La CGT venía avisando que el próximo candidato a presidente podía (debía) salir de las filas del peronismo sindical.
Para las elecciones de 2009 el ex presidente sacó de la galera las candidaturas testimoniales intentando arrastrar a los intendentes díscolos del conurbano. El G8 resistió en sus respectivos territorios. El corte de boletas fue la artera rebelión a sus directivas. La noche del 28 de junio de 2009 tuvo para Néstor Kirchner un amargo sabor a derrota. La confirmación de que el verticalismo no funcionaba-

VERTICALISMO POST MORTEN
Paradojalmente el fallecimiento de Néstor Kirchner provocó el nacimiento del Cristinismo. Los sectores populares rodearon masivamente a su viuda y presidente de la Nación. El temor de una restauración oligárquica generó este fenómeno de masas que provocó el congelamiento de la ofensiva opositora dentro y fuera del peronismo. Dentro del peronismo se produjo algo así como un verticalismo post morten. En el caso de la provincia de Buenos Aires el gobernador Scioli se alineó junto a la presidente, los intendentes de la provincia, inclusive los más díscolos, se alinearon disciplinadamente tras su conducción. La jefatura de Cristina Fernández emerge sin discusiones en el peronismo. El Grupo de los 8 desensilla hasta que aclare. El liderazgo de Cristina nace como un movimiento defensivo. Con los meses pasa a la ofensiva. Todo se tiñe de kirchnerismo. Para ser peronista había que ser kirchnerista. La presidente le da a este movimiento su
impronta, su arrolladora personalidad. Solo la oligarquía, a través de su vocero el diario La Nación y de su columnista Beatriz Sarlo se animan a provocar el dolor del pueblo y el luto presidencial “ahora Cristina debe dejar de reinar para gobernar”
Aunque el Grupo de los 8 quedó momentáneamente congelado, fue la primera experiencia antikirchnerista práctica. Massa formaba parte del G8. A pesar del tornado Néstor, en 2011Jesús Cariglino, el intendente de Malvinas Argentinas, se rebeló encolumnándose detrás de la candidatura Duhalde Presidente. Hubo varios jefes municipales que estuvieron a punto de saltar el charco. A último momento arreglaron con Olivos la cuestión de las listas y en Octubre de 2011 todos eran kirchneristas, hasta los del G8. No era el momento de sacar los pies del plato. Cariglino enfrentó en soledad el tsunami kirchnerista y ganó en su territorio, aunque mandó a cortar boleta para no quedar afuera de Cristina Presidente. Para no quedar aislado el ex panadero de Los Polvorines, empalmó alianzas con los Macri, Miguel Del Sel, Moyano, Aldo Rico y Duhalde.

EL MASSISMO
Intentemos definir al massismo más allá de la reduccionista descalificación de “traidor”, concepción moralista de la política que renuncia a pensar y analizar los fenómenos en su profundidad.
Es el massismo una expresión neo-menemista. Y cómo podemos definir al menemismo. Nos aproximamos si decimos que el menemismo fue la alvearización del peronismo, pero no alcanza. Intentemos avanzar. Digamos que fue la adecuación, el reacomodamiento, del peronismo ante la ofensiva imperialista de los 90. La capitulación del nacionalismo burgués ante una situación internacional adversa. La renuncia a dar la lucha superando sus propios límites de clase y pasando a un nacionalismo de carácter revolucionario. En 1989 cuando Carlos Saúl Menem accedió a la presidencia (luego del golpe de estado financiero que volteó a Alfonsín) lo hizo en el plano de una aguda y resuelta contrarrevolución mundial del neoliberalismo. América Latina era un rosario de presidentes surgidos del Concenso de Washington. Con el menemismo nace el “partido posibilista”, cuya primera verdad es “para un posibilista no hay nada mejor que un puesto”. Traducido a
términos políticos es el poder por el poder mismo. Hoy el massismo se presenta a la sociedad como el reacomodamiento no confrontativo frente a la ofensiva imperialista del 2013. Es la renuncia del 55 en el siglo XXI

EL MASSISMO Y EL PARTIDO POSIBILISTA
El “pp” se rompe en dos fracciones con la rebelión popular de diciembre de 2001. Un ala conservadora que representa al peronismo “ortodoxo” conservador y neoliberal ligado al único proyecto alternativo a la Revolución Nacional, el de la Sociedad Rural. La otra fracción del “partido posibilista” rompe con el menemismo-duhaldismo y avanza con un proyecto de corte neo desarrollista en lo económico y progresista en el plano político-cultural. El kirchnerismo se vincula y se entrelaza con el proceso de emancipación Iberoamericano. Esta latinoamericanización y la política de derechos humanos genera la incorporación de sectores provenientes de la izquierda no peronista que se asumen como kirchnerista, aceptando el liderazgo de una pequeña burguesía que propone un proyecto de capitalismo serio..
Desde el riñón del menen-duhaldismo o partido posibilista, se va dibujando la figura de Néstor Kirchner de quien Mariano Grondona dijera en 2003 que era una especie de “chirolita” de Duhalde. Kirchner comprendió mejor que nadie esa rebelión popular y los nuevos tiempos de avance que se vivían en América del Sur. Así como el gobierno de Cámpora-Solano Lima fue la expresión conservadora del Cordobazo, el gobierno de NK fue la expresión conservadora de las puebladas del 19 y 20 de diciembre. A decir verdad fue el mejor gobierno desde 1955 hasta nuestros días.

EL KIRCHNERISMO BUENO
El massismo intenta demostrar que la política de la presidente Fernández está en las antípodas de la llevada adelante por el gobierno de Néstor Kirchner. Que si Kirchner viviera no hubiese confrontado como confrontó su viuda. Hubiese llevado adelante una política de pacificación nacional. Parecen olvidar estos señores que quien confronta no es el gobierno sino la Sociedad Rural con el gobierno. Ha sido el único sector social que se mantuvo en la vereda de enfrente desde la asunción del Dr. Kirchner el 25 de Mayo de 2003. El massismo se presenta como la cara amable del kirchnerismo. Sus ideólogos son ex kirchneristas: Julio Bárbaro y Alberto Fernández. Massa también es un ex kirchnerista. Lo que no explican estos yupie-peronistas es que saltaron por los aires como asesores de Néstor Kirchner cuando la oligarquía apretó con la 125. Fueron estos personajes quienes desde el gobierno intentaron negociar con la oligarquía a la ofensiva y
fueron pasados a retiro.. Lo que no explica el kirchnerismo es porque ha colocado en la década ganada a “traidores” larvados en lugares claves del gobierno nacional. Porqué los Cobos, porqué los Alberto Fernandez, porqué los Julio Bárbaro, porqué los Scioli.

SITUACION: COMPLICADA.
2013 se presenta más complicado que el 2011 Hace dos años el gobierno nacional estaba en plena ofensiva con su promesa electoral de profundización del Modelo. Los resultados fueron arrolladores. El G8 decidió no sacar los pies del plato y asegurarse los gobiernos municipales con el “efecto Cristina”. El 55 por ciento de los votos obtenidos legitimaron al gobierno de la presidente Fernández y como reflejo de ese triunfo el kirchnerismo ganó ambas Cámaras, diputados y senadores. La inflación generada por la contra no ha podido ser desactivada. No se ha aprovechado las mayorías en ambas cámaras para modificar la economía aún en manos de las finanzas y la extorsión sojera. En 2013 no es la presidente la candidata. Esta situación la obligará a hacer campaña en la provincia de Buenos Aires, una provincia (excepto el Gran Buenos Aires) donde la oligarquía tiene su cuartel general. La Sociedad Rural es ama y señora en en la zona rural. Un
detalle que no debe pasar desapercibido: la clase trabajadora a través de su dirigencia sindical no figura en las listas de diputados nacionales con lo que le resta la fuerza que le dio la CGT con la movilización del 30 de Marzo de 2011.

DE PASO, GANAMOS
Son las PASO un ensayo. En realidad las elecciones nacionales tienen dos momentos. Quien gane las PASO gana las elecciones de Octubre. Quien se ve obligado a ganar en Agosto no es la “oposición” sino el Gobierno Nacional. Una buena elección en Agosto para el Frente Renovador, posiciona a Massa para convocar y ampliar las bases de sustentación de su alianza de clases. Estará en inmejorables condiciones para poner de espaldas al unitario Macri y disputarle la candidatura presidencial de 2015. Y por lo que se ve ha arrancado con el pie derecho. Es el candidato que la oligarquía y el Departamento de Estado esperaban. El Capriles del Cono Sur.

DEL PLANO DE LAS IDEAS A TIERRA FIRME
La lucha de clases, la lucha política se dan en el triple plano simultáneo filosófico-ideológico, ideológico-político y político-práctico. Encaremos este último para ver cómo se verifica en la realidad o mejor dicho como la realidad se verifica en los dos primeros.
Tomemos un distrito, San Miguel, el viraje del sciolismo en la provincia de Buenos Aires y el componente del frente massista.

EN EL PAGO CHICO…EL APARATO CONTRA LA MILITANCIA…
En el caso del distrito de San Miguel. Su intendente Joaquín de la Torre, es cierto, fue el primer pre candidato que se acercó al matrimonio presidencial en la batalla del 2005 en el que disputaron la provincia de Buenos Aires el kirchnerismo y el duhaldismo. Joaquín De la Torre pertenece a una familia oligárquica vinculada a la dictadura cívico-militar. Respondió durante la 125, siendo intendente, poniénose del lado de la patronal sojera y dándole la espalda al matriominio sureño. No hubo una sola pintada en apoyo al gobierno nacional durante el conflicto con la Mesa de Enlace. Hubo aprietes hacia aquellas organizaciones sanmiguelinas autoconvocadas en defensa del gobierno de la presidente Fernández. Sus orígenes gorilas le dictaron de qué lugar ponerse y no tuvo dudas. Participó activamente en la conformación del Grupo de los 8, prólogo del Frente Renovador. En 2011 se alineó junto a la presidente obteniendo, por “el efecto
Cristina”, más del 50 por ciento de los votos lo que le permitió romper su alianza con Aldo Rico que lo condicionaba. El gobierno nacional nunca confió en De la Torre, y éste nunca confió en el Gobierno Nacional. En 2011 estuvo a horas de pasarse al duhaldismo si la Mesa Chica de Olivos no aprobaba su oficialidad en la boleta electoral. Ahora, asegurada su intendencia hasta 2015 se pasó resueltamente al FR siendo coherente con su pasado en el G8.
Y con esta decisión política mató dos pájaros de un tiro. Se alineó con el antikirchnerismo y se sacó de encima a los kirchneristas que tenía dentro de su municipio: el Frente Grande y el Movimiento Evita. Sus funcionarios ante la movida pro massista tuvieron que presentar en bloque la renuncia.
El kirchnerismo pasó a ser oposición y fragmentado fuera del aparato municipal. Cuatro boletas kirchneristas se disputan las PASO: El Peronismo Militante apoyado desde La Plata por el vice gobernador Mariotto que lleva como candidato en la boleta oficial al joven Bruno Sabino Baschetti, el Movimiento Evita y la organización Descamisados con el apoyo del presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, Humberto Fernández con el apoyo de Ishi y los ex concejales integrantes del gabinete de De la Torre: Jorge Spitaliere y Ramón Galeano. Todos desunidos contra un fuerte aparato municipal en manos del massista De la Torre. Complicada situación. “Vamos hacia una derrota del kirchnerismo…” me escribió de manera reservada uno de los protagonistas del kirchnerismo local. Tendré en cuenta este diagnóstico. En 2009 me adelantó con dos meses de anticiapción el triunfo de De Narvaez en provincia de Buenos Aires y la derrota de
Néstor Kirchner. Preocupante
Joaquín, como lo llaman en San Miguel, define su decisión política sin eufemismos:
“En el Frente Renovador hemos logrado desde la diversidad de los lugares donde provenimos, buscar una unidad de proyecto y de discurso. Tenemos en claro que en el espacio hay muchos peronistas, también radicales, gente que proviene de la coalición cívica, de la industria, del campo, del trabajo y la producción, sin embargo hemos logrado desde la diversidad, conseguir la unidad de criterio y sentido común para pensar en un futuro mejor para la gente”.
Más claro, échele De la Torre.

“TODOS A LA CANCHA CON INSAURRALDE”
Esa fue la orden impartida por el gobernador Scioli a la Juan Domingo. “Los quiero a todos acá, dentro del corralito” Mamadera aparte, interpreto que esa fue la orden para que nadie sacara los pies del plato. La Juan Domingo fue convocada de urgencia por el secretario de gobierno de Scioli. Lo cierto es que si el gobernador abandonaba el barco del kirchnerismo sumado a la rebelión massista, la derrota del Gobierno Nacional era tan segura como el Titanic dirigiéndose hacia el iceberg.
Scioli tiene un problema grave a resolver. Poner orden en su tropa y explicar porqué 24 horas antes de expirar el plazo en las listas, vino esa orden militar intempestiva que hizo que naufragara el acuerdo Scioli-De Narvaez-Moyano. Numerosos intendentes de la provincia han desconocido su autoridad, han roto políticamente con La Plata y se encolumnaron junto al Capriles de Tigre Sergio Massa. Esa es otra cuestión a resolver.
Scioli y De Narvaez están sumamente debilitados. Aún no queda claro si lo de Scioli aliándose con el colorado de TIA, fue una forma de presionar al gobierno nacional que le colocó un Cobos en 2011 o bien fue una jugada del gobierno nacional junto a Scioli para desarmar a úlitmo momento la jugada de De Narvaez, Massa y el moyanismo. Otra hipótesis: semejante viraje a mitad de río hacen presumir que desde Olivos le han ofrecido algo importante a don Daniel. Las malas lenguas hablan de la candidatura a presidente en 2015.
Esto nos hace pensar que la ofensiva Sergio Capriles preocupó en serio al ejecutivo nacional y a sus asesores. El kirchnerismo ha perdido toda la primera sección electoral y una importante cantidad de municipios en el interior de la provincia.. Macri-Duhalde-Massa le han arrebatado el Gran Buenos Aires Norte e Ishi queda aislado en José C.Paz en un mar antikirchnerista. El entramado punteril en esta región es tan frágil como un helado al lado de una estufa y si esta fauna de mercenarios de barrio, olfatean la derrota , como ratas abandonarán el Titanic kirchnerista y correrán presurosos al besamanos massista.
Será difícil para Scioli, que ha perdido parte de su poder en la provincia, encolumnar a la Juan Domingo detrás de los candidatos de la presidente por nada a cambio. Por nada a cambio? No hay candidatos de la Juan en el armado kirchnerista. Trabajar para no ganar un salario? . Se pondrá a prueba la teoría del filósofo preferido del kirchnerismo, Ernesto Laclau, según la cual el poder presidencial está directamente conectado a las masas y está por encima de las estructuras político-sindicales. Quizás las cosas se vean más claras desde la Universidad de Cambridge y no desde las calles barrosas de Jose C.Paz.

LA LISTA MASSISTA
El lanzamiento del Frente Renovador empezó con el pie derecho. Toda la derecha posible está en la lista de diputados nacionales. Los apoyos mediáticos recibidos no solo provienen del Grupo Clarín (a través de la especialista en tercera edad como Mirta Tundis) sino que ha recibido el apoyo del Grupo Vilas Manzano y Grupo Garfunkel. El G8 dijo presente con intendentes de Escobar, San Miguel, Hurlingham, San Martín. Empresarios sojeros menemistas como Felipe Solá, la presencia del sindicalismo gordo con Hector Daer, el liberalismo fundamentalista con los macristas Soledad Martínez, Gladys González, Marcelo D´Alessandro. Del riñón de carriotismo Redrado-Pérez y cruzó el charco un hombre de la presidente en la UIA, “vasco” Fernando De Mendiguren, la honorable “burguesía nacional” ¿Serán estas las clases burguesas con las que los ideólogos piensan construir el “capitalismo serio”? ¿Será posible retrotraer el sistema a la época
de la libre concurrencia de los siglos XVIII y XIX, cuando el siglo XXI ese sistema está en la etapa de la globalización financiera. ?

LA ENCRUCIJADA PRINGLES
No es esta lista una ensalada como se la pretende descalificar desde el oficialismo. Convergen detrás de la candidatura de Sergio Massa representantes de distintas clases del campo antinacional y algunos personajes que hasta no hace mucho tiempo acompañaban al kirchnerismo. En lugar de subir por la escalera del análisis algunos prefieren el ascensor de la descalificación. Con la rapidez de un relámpago estos ex oficialistas han pasado a la galería de “traidores” solo es cuestión de simplificar lo complejo y complejizar lo simple.
El gobierno argentino y el Movimiento Nacional Iberoamericano en su conjunto se encuentran ante la “encrucijada Pringles” o avanzan hacia el mar de la profundización industrializando América Latina y poniendo en funcionamiento de manera urgente el Banco del Sur o la restauración oligárquica será una realidad en toda Iberoamérica. En nuestra Patria Chica, se hace perentorio pasar del progresismo al nacionalismo revolucionario, de la inclusión social a la justicia social, de los planes de emergencia al pleno empleo y de la subsidiaridad a la estatización de la economía. Las elecciones de 2011 se ganaron porque el gobierno argentino profundizó el modelo político. No hay salida, ganar en Octubre debe hacerse para profundizar y no se puede ganar si no se profundiza. No se puede avanzar retrocediendo.
F.A.M.Ver más
3Me gusta · · Compartir

Fernando Abel Maurente
@famaurente fermaurente@gmail.com
www.facebook.com/fernandoabel.maurente
http://www.cadenamarianomoreno.com.ar/