LA PRINCIPAL OFENSIVA DEL IMPERIO ES CONTRA NICARAGUA.

CENTRO DE ESTUDIOS DEMOCRACIA, INDEPENDENCIA Y

SOBERANIA

CEDIS

Es claro que, en las condiciones actuales, la principal ofensiva del Imperio hoy, es contra Nicaragua Sandinista. Desde el 18 de abril pasado, una sorprendente ofensiva contra revolucionaria se ha desatado en la Patria de Sandino, en el marco de una acción más amplia, que el gobierno yanqui alienta con el propósito de derrotar al proceso emancipador Latinoamericano.

Fracasado el intento de derribar al gobierno bolivariano de Venezuela, hoy Estados Unidos intenta legitimar en Nicaragua una base territorial para proclamar allí un supuesto “gobierno democrático”, que pida la intervención militar extranjera por parte de la OTAN, hoy en Colombia. Masaya, parece ser el lugar buscado para tal efecto. Por eso, la derrota del movimiento derechista en esa localidad, le ha ardido tanto a los partidarios de Trump y sus acólitos.

EL IMPERIO FRACASA EN TODAS PARTES

Que el Imperio fracasa en todas partes con su política de agresión y de guerra, puede percibirlo cualquier observador atento al escenario internacional En Siria, la ofensiva terrorista de Hamas fue derrotada, y el llamado Estado Islámico vio caer sus artificiales “fortalezas”, en las que se había parapetado con el apoyo económico y militar de los Estados Unidos. En la Península de Corea, el gobierno del Norte hizo abortar la ofensiva desplegada desde Seul y Donald Trumpz se vio forzado a aceptar en Singapur, un plan de desmilitarización de la zona, el mismo que permitiría despejar de la península coreana el espectro de una nueva conflagración entre pueblos hermanos. Washington no logró que otras potencias europeas sigan su errático mandato de erigir a Jerusalén como la capital de Israel trasladando allí sus representaciones diplomáticas.

En Europa, el Grupo de los 7 ha ingresado a una nueva etapa de crisis luego que, después de la Cumbre recientemente celebrada, el gobierno norteamericano se negara a suscribir la Declaración final arguyendo diferencias en el tratamiento al capital y medidas cautelares y de protección a la inversión foránea. Y es que la Casa Blanca, en las actuales condiciones, mira todo a partir de una sola óptica: Cómo proteger mejor, y sin cortapisas, los interese de las grandes corporaciones en el escenario mundial.

Esto, lo ha llevado a los Estados Unidos a asumir posiciones irreductibles, que lo han alejado de sus socios tradicionales. Incluso gobiernos conservadores como los de Angela Merkel, en Alemania; o Macró en Francia, y hasta la administración británica de Theresa May; han optado por tomar distancia de Washington. La crisis de los migrantes, el estado comatoso de sus relaciones con México, y las medidas aberrantes tomadas en contra de pobladores centroamericanos y sus niños –que han soliviantado al mundo-; no han tenido más efecto, sino el herir de muerte a una administración que luce crecientemente debilitada. En Washington mismo, destacados observadores y analistas pronostican la pronta “caída” de Donald Trump, incapaz de revertir la crisis interna y externa que los agobia.

Aun así, la salida de Donald Trump de la gestión gubernativa yanqui –que sería un buen paso- no constituiría garantía alguna para los pueblos, por cuanto el Imperio, seguiría siendo básicamente el mismo, con sus intereses definidos y su proterva política depredadora, destinada a esquilmar las riquezas de los países subdesarrollados.

La reciente elección ocurrida en Colombia, en la que ha sido ungido Iván Duque -hombre del Uribismo- como nuevo mandatario, ha constituido una victoria para la reacción continental. Asoma sin embargo como un triunfo precario e inconsistente, dado que el candidato de las fuerzas progresistas –Gustavo Petro- fue capaz de acumular 8 millones de votos alcanzado casi el 42% de los sufragios, porcentaje jamás obtenido antes en ese país por alguna fuerza avanzada. Unir a la oposición colombiana sobre la base de esa bandera, y organizar el combate contra las fuerzas y sectores guerreristas y reaccionarios, podría asegurar un cambio capital en las tierras de García Márquez.

Por lo demás, los comicios en México, en los que despunta la candidatura avanzada de Manuel López Obrador, podrían abrir un contexto político inédito al sur del Rio Bravo, y permitirán buscar un nuevo espacio en la lucha contra el Imperio.

Hoy la ofensiva contra Nicaragua, que se despliega en todos los terrenos, es resistida vigorosamente por el Gobierno Sandinista, y por su pueblo; y concita el apoyo solidario de las fuerzas progresistas en todos los continentes. Subsisten, sin embargo, segmentos de izquierda que aún no perciben la naturaleza de la crisis que se vive en la Patria de Sandino. No se trata, ciertamente, de una confrontación entre el gobierno de Daniel Ortega y la población nicaragüense. Se trata de una ofensiva contra revolucionaria desplegada por el empresariado y los sectores más conservadores de la Iglesia, con el apoyo de Washington, y que busca dar al traste con el proceso de cambios progresistas que se viven en ese país. Los impulsores de esa acción sediciosa, no son realmente “Sandinistas descontentos”, ni representan los intereses del pueblo. Son segmentos desclasados que se han puesto al servicio del Imperio y que buscan retornar al ”modelo” Neo Liberal bajo el tutelaje del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Por eso sus más calificados voceros han estado en la capital de los Estados Unidos solicitando al gobierno de ese país “apoyo” para derrocar a la administración de Daniel Ortega.

Prueba incontestable de eso, se tiene si se considera que estos grupos coordinan sus acciones con los parlamentarios anti cubanos de Miami, y con el Senador Torricelli. A ellos les han pedido en todos los tonos la intervención norteamericana, como lo hacen también los “cubanos” de La Florida, que sueñan volver a Cuba con las bayonetas de la Infantería de Marina yanqui.

El que recientemente se haya divulgado desde Buenos Aires un “llamamiento” suscrito por algunas personalidades de orientación trotskista, como Ricardo Napurí, y que ella haya sido apoyada por el “Partido Socialista de los Trabajadores” de ese país, y otros similares; podría confundir a algunos, e inducir a engaño a otros. No. No es que las acciones terroristas que hoy conmocionan al pueblo de Nicaragua tengan un sesgo positivo. Al contrario, representan una opción reaccionaria que hay que enfrentar y combatir.

Algo parecido ha ocurrido con núcleos progresistas relacionados con la Social Democracia, y que trabajan en torno a las denominadas ONGs. Se han alineado con los núcleos sediciosos que asoman en Nicaragua, aunque procuran darle al tema un sesgo distinto y se proclaman, para ese efecto, “críticos del gobierno” y no del Sandinismo. Buscan, realmente, encubrir sus posiciones porque en el fondo les preocupa la profundización del proceso nicaragüense, que ellos no quieren derive en el socialismo.

Estos, y otros grupos de “izquierda” debieran entender que en Nicaragua se juega la suerte del proceso emancipador latinoamericano. Si el Imperio mantienen intacto el bloqueo contra Cuba, si busca derribar al gobierno de Maduro, si enfila sus baterías contra Ortega, si busca desplazar definitivamente del escenario brasileño a Lula, si pretende sepultar a Rafael Correa en Ecuador; es porque es consciente que estas personalidades constituyen, objetivamente, cartas de los pueblos en la lucha contra la dominación yanqui.

Hoy actúan contra ellos porque los tienen “más a la mano” pero luego centrarán su ofensiva contra Evo, buscaran dividir al Frente Amplio del Uruguay, perpetuar la división de las fuerzas progresistas en el Perú, aislar y quebrar al Farabundo Martí, en El Salvador, y ahogar el más mínimo resquicio de pensamiento libre en cualquier país de nuestro continente. Y es que no hay término medio no porque así lo quieran los pueblos, sino porque así lo impone el Imperio, que no acepta proceso democratizador alguno sino sólo aquello que responda a los objetivos de las grandes corporaciones, cuyo intereses representa.

EN EL PERU, LA MAFIA SE PERFILA COMO NUEVA DICTADURA

El control mayoritario del Congreso de la República le otorga en nuestro país a la Mafia Fujimorista –aliada con el APRA- un lugar de privilegio, y la posibilidad real de controlar el conjunto de la estructura del Estado. Y resulta eso posible también debido a la política conciliadora y capituladora de Martin Vizcarra, que busca “hacer méritos” ante Fuerza Popular para no desatar la ira de Keiko; en lugar de atender realmente las demandas populares.

La débil resistida del Poder Ejecutivo y su Primer Ministro César Villanueva, le ha dado alas renovadas a la Mafia, que ha retomado la iniciativa y actúa crecientemente a la ofensiva. Así, la mayoría parlamentaria dispuso “castigar” –y virtualmente echar del Legislativo- a los congresistas que se alzaron contra el dictado de Keiko; blindar a Yesenia Ponce, asegurar en el Poder a Rosa Bartra, afirmar la autoridad de Galarreta y apuntalar al grupo de coroneles fujimoristas liderado por Walter Jibaja, a quien se le ha encargado la tarea de organizar las “fuerzas de choque” del Keikismo. Incluso, ha modificado arbitrariamente los textos escolares brindando a los niños y jóvenes una versión distorsionada y mentirosa de lo ocurrido en el Perú en los últimos treinta años.

La ofensiva de este segmento resulta tan vigorosa que el parlamento se ha tomado la libertad de insistir en el proyecto de Ley de Prensa, presentado por Mauricio Mulder y que, en las condiciones concretas resulta una verdadera mordaza contra los medios de comunicación. Esa ley, que en otras condiciones y escenario, podría ser legítima, resulta aberrante en la coyuntura porque se orienta a aislar al Ejecutivo privándolo de la posibilidad de valerse de la “prensa grande” para difundir sus propuestas. Aunque el Presidente Vizcarra ha anunciado su deseo de “resistir” tal ofensiva, no obra en consecuencia con esa decisión; y persiste en una “voluntad de diálogo” que desmoviliza a sus propios partidarios. Mientras eso ocurre, el Jefe del Gabinete anuda los lazos entre la representación congresal de Fuerza Popular y el gobierno, como lo ha demostrado a concesión de facultades legislativas aprobada recientemente

SE PERSISTE EN LA MISMA ERRÁTICA POLITICA ECONÓMICA

El cambio del titular de Economía y Finanzas no ha significado modificación alguna en el rumbo errático de la política económica. El Gobierno ha insistido en incrementar el ISC lo que ha derivado en un elevación general de precios para combustibles y artículos de primera necesidad, en detrimento de las grandes mayorías. Aunque ha proclamado su decisión de aumentar la recaudación tributaria, ha dejado de lado el cobro que está obligado a hacer en detrimento de las grandes empresas defraudadoras del fisco, que deben pagar algo más de once mil millones de soles pendientes al Estado. Entre estas empresas, destacan la Telefónica de España, que adeuda 4 mil millones de soles, Plus Petrol, que debe 3 mil millones, y el Interbanc, que debe 1,700 millones de soles.. A ellas hay que añadir las mineras Cerro Verde, Doe Run y Buenaventura, cuyas acreencias bordean los mil millones de soles.

La mayoría parlamentaria no tiene ningún interés en facilitar el cobro de estos adeudos. Tampoco quiere apoyar ninguna iniciativa que se oriente a descargar la crisis sobre los hombros de los poderosos. Por el contrario, aspira simplemente a liberar los pagos que correspondan al gran capital, y otorgar los mayores beneficios a Mineras, empresas agro exportadoras y otras, en detrimento del país y de las grandes mayorías nacionales. Incluso, busca salvaguardar las prácticas nocivas de algunas “cooperativas de crédito que no son otra cosas sino taparrabos de ocultar lavado de activos y otras prácticas delictivas que engordan los caudales de Fuerza Popular.

Objetivamente, mientras el país siga atado a los dictados del Fondo Monetario y esté mirando el sistema financiero mundial, en lugar de ver la realidad nacional, estamos condenados a sufrir los estragos de la crisis mundial capitalista en su mayor esplendor; y careceremos de toda probabilidad de recuperación. Cualquier cambio que ayude al país a atenuar o romper la dependencia que nos ata al capital financiero, podría ayudar a enfrentar la crisis en otras condiciones; pero no existe interés alguno por parte de la Clase Dominante, a obrar en tal sentido. Por el contrario, se persiste en un derrotero equívoco que ningún bien proporciona al país ni a los trabajadores.

Algo similar sucede en otras áreas de la política gubernamental: Discurre por caminos trillados que, todos sabemos, sólo conducen a agravar las condiciones materiales de vida de la población. Y esa es la fuente del descontento ciudadano, que se acentúa abriendo nuevas expresiones de la crisis. La ciudadanía, es crecientemente consciente de esta realidad y por eso las luchas populares se van orientando de manera más precisa en demandas vinculadas al cambio de la política económica, al abandono del Neo Liberalismo y a la búsqueda de recetes nacionales para atender los urgentes problemas del país.

CRECE EL DESCONTENDO CIUDADANO.

La caída de los porcentajes de aceptación del Presidente Vizcarra se explica por el creciente descontento ciudadano que se expresa además en significativas luchas en distintos lugares del país. Los conflictos surgidos recientemente en Cusco, Puno, Arequipa y Huancayo, que derivaron en Paros locales, constituyen una muestra clara de esta realidad, y obligan a la Vanguardia Obrera a concretar un mayor proceso de centralización de las luchas populares. Si el 17 de mayo pasado no fue posible desplegar una acción que se había publicitado con varios meses de antelación, eso no debe ocurrir con la jornada anunciada para el próximo 19 de julio. Pero eso, exige una actitud más definida y resuelta de las organizaciones sindicales peruanas.

La lucha iniciada por el Magisterio Peruano el 18 de junio debe ser observada con responsabilidad y criterio de clase, y no con la actitud negativista y destructora con la que se juzgó el movimiento del año pasado, y que se convirtiera en una verdadera jornada social para escarnio de las direcciones oficiales del Magisterio insensibles a los reclamos de sus bases sindicales. Si bien es verdad que esta vez la huelga convocada por las llamadas “Bases Regionales del SUTEP” no ha logrado incorporar a la mayoría de los docentes, no puede ignorarse que miles de trabajadores de la educación se han sentido convocados, y se han movilizado resueltamente en defensa de sus propias banderas. Si esta lucha es derrotada, no debe alegrar ese hecho a nadie. Por el contrario, sería esa un nuevo contraste popular. Y es que en Lima y en el interior del país -sobre todo en el sur- decenas de miles de maestros se sienten llamados a la acción y están movilizados. El que su lucha no sea “legal” y que su organismo no esté formalmente “reconocido”, no es causal contra el movimiento. Al contrario, constituye ese, un elemento que debe llamar la atención a la dirigencia de los trabajadores y obligarlos a reconocer sus deficiencias de organización a fin que tales luchas no se desarrollen al margen de las estructuras sindicales realmente existentes. Si hoy no resulta posible asegurar la realización exitosa de un Paro Nacional, sí es posible vertebrar acciones de esa envergadura en el plano regional. Un Paro en el Sur del país, bien podría ser exitoso en Puno, Cusco, Tacna y Arequipa, ampliando su influencia incluso hacia Huancayo.

LAS ELECCONES DE OCTUBRE NO ASEGURAN SALIDA A LOS PROBLEMAS DEL PAÍS

Es claro, en este contexto, que las elecciones municipales y regionales programadas para octubre, no constituyen salida alguna para los graves problemas locales y nacionales. Cunde la dispersión y la desorganización, la falta de unidad y la incoherencia de las fuerzas participantes. Objetivamente no se ha logrado la unidad de la izquierda, tan largamente pregonada por los colectivos oficiales del movimiento. El Frente Amplio, con Humberto Arana, juega sus propias cartas en Lima y el interior del país. Lo mismo ocurre con Perú Libertario, que tiene sus propios candidatos. Y también con Gregorio Santos, que maneja listas electorales propias, allí donde le es posible hacerlo. Juntos por el Perú, con muchas dificultades internas no ha sido capaz de atraer a otras fuerzas ni proyectar una imagen seria de unidad y de cohesión. Por el contrario, los propios partidos y movimientos que lo integran, se han mostrado insatisfechos con sus candidatos y con las ubicaciones electorales que les han sido asignadas.

Verónica Mendoza ha crecido en el estimado ciudadano, según lo indican las encuestas más recientes, pero carece de inscripción propia y no podrá aspirar a nada especial mientras subsistan las reglas de juego que norman los procesos electorales. Porque saben eso, los compañeros de “Nuevo Perú” no han puesto mayor empeño en la consulta de octubre, y siguen mirando, embelesados, la posibilidad de convertirse en opción para el 2021. Por lo demás, los organismos electorales harán de las suyas admitiendo –o retirando- listas a su antojo, propiciando inscripción y reconocimiento de partidos fraudulentos y quebrando cualquier posibilidad de alianzas progresistas o avanzadas.

Como lo venimos diciendo desde antes, con las actuales reglas electorales es muy poco -o nada- lo que puede hacerse. Si alguien quiere participar en el proceso, que lo haga, pero por esa vía, no habrá de llegar a ninguna parte. La tarea, es otra: forjar la unidad más amplia, organizar al pueblo, elevar la conciencia política de la población y promover y alentar las luchas.

LA CORRUPCIÒN SIGUE MINANDO LA BASE DE LA SOCIEDAD

Es en ese contexto que la corrupción sigue minando la base misma de la sociedad. La Mafia digita hoy prácticamente todos los órganos de conducción y control del Estado y los manipula a su antojo, de modo que resulta muy difícil avanzar en el plano concreto para investigar hechos, deslindar responsabilidades, o castigar culpas. En todos los casos, los capitostes de la Mafia -Alan García y Keiko Fujimori- saldrán bien librados porque cuentan con una férrea maquinaria que les garantiza impunidad. Recientemente lograron alcanzar para un socio antiguo de la Mafia el puesto de Fiscal de la Nación. Hoy buscan copar el Tribunal Constitucional y desplazar lo poco que queda honrado en el Poder Judicial. Todo esto ocurre con la complicidad de una clase dominante que se muestra cada vez más pérfida e insaciable.

La ciudadanía no comparte en absoluto ese rumbo de las cosas. Por eso ha caído por los suelos la aceptación de la estima del Congreso de la República, que es visto de manera creciente como el órgano más corrupto de la vida nacional. Por esa razón han adquirido consistencia y fuerza las movilizaciones lideradas por los jóvenes, que demandan el cierre del Poder Legislativo, infestado de elementos parasitarios, comprometidos con los más sucios desaguisados de la política nacional

Las masivas Marchas cívicas demandando el cierre del Congreso, han hecho carne en centenares de miles de peruanos que, en todo el país han actuado a una sola voz, repudiando resueltamente la corrupción.

LA LUCHA ES EL CAMINO

Este año el Perú ha recordado el 124 aniversario del nacimiento de José Carlos Mariátegui. Importantes actos han tenido lugar en esta circunstancia, en la que también se ha evocado el 90 aniversario del nacimiento de Ernesto ”Che” Guevara, figura continental del proceso revolucionario latinoamericano. En el mes de octubre, se habrá de conmemorar en el Perú el cincuentenario de la insurgencia patriótica del general Juan Velasco Alvarado y quienes lo secundaran, acontecimientos todos que deben ser adecuadamente valorados por las fuerzas progresistas, en lucha por un Perú mejor.

Lima, 26 de junio del 2018

Centro de Estudios Democracia, Independencia y Soberanía