LA LEGITIMIDAD DE ORIGEN DEL GOBIERNO NEOLIBERAL, NO AMPARA LA ILEGALIDAD ANTICONSTITUCIONAL DE GESTION.

(Jorge Rachid)

1- América Latina ofrece en exceso antecedentes históricos sobre gobiernos surgidos de las urnas, del voto popular que devinieron en autoritarios, arrasando conceptos básicos de democracia, llegando a cerrar Parlamentos, justificados en los llamados “estados de excepción”, herramientas generalmente desplegadas, al calor del apoyo de las FFAA, casi golpes encubiertos.

2- Bordaberry en Uruguay en la triste década de los años 70 fue quien inauguró en la segunda mitad del siglo XX esta modalidad, cuando los golpes militares eran enfrentados por ser dictaduras plenas. Fujimori en Perú aplicó la misma receta cuando con la excusa de la guerrilla Sendero Luminoso, arrasó la protesta social que originaban sus políticas neoliberales de transnacionalización de la economía.

3- En la primera mitad del siglo pasado las mecánicas eran similares, pero bajo el accionar de los militares, que imponían desplazamientos de gobiernos, haciendo presidentes desde los Parlamentos. Esto sucedió también en nuestro país cuando fue desplazado Frondizi y quien asumió bajo la protección militar fue el Presidente de la Cámara de Senadores, Guido. En otros países en especial Centroamérica, como Panamá, Nicaragua, también en Colombia, las tropas norteamericanas invadían e imponían gobiernos civiles lacayos y cipayos.

4- Como vemos una película repetida en estas secuencias cuando vienen en cascada procesos políticos como el de Honduras, donde un presidente Zelaya es desplazado, arrestado, extraditado y sucedido por un parlamentario. En el caso de Paraguay, el Parlamento en sesión Express desplaza a Lugo asumiendo su vicepresidente, como en Brasil, el caso Dilma. En otros casos, cuando el conflicto social de rechazo al neoliberalismo avanza y pone el peligro “la gobernabilidad”, el autogolpe es la mecánica.

5- No es casual entonces que la vicepresidenta de la Nación, haya admitido haber discutido en el gobierno la posibilidad de evitar las elecciones de medio término, avalando su suspensión en el tiempo. Es que el conflicto social en ascenso está colocando los proyectos estratégicos de EEUU en la región y el rol el imperio “nos tiene adjudicado”, en el control de los mares y como ejecutor dilecto de sus políticas regionales extractivas, saqueadoras de patrimonios nacionales, como en la década de los 90.

6- Todas estas maniobras, destinadas a apuntalar un proceso neoliberal cuya partitura está escrita en EEUU, dirigidas las orquestas “nacionales” parlamentarias, por la embajada de EEUU, como devela con claridad Whikileads contando los entretelones de manejos mafiosos de la política colonial, con los aliados cipayos, herramientas vernáculas de la ejecución letal, de la soberanía nacional, condicionando generaciones venideras.

7- Sólo así se explica como se votaron las leyes contrarias al interés nacional y a los derechos de los argentinos, desde el mismo momento que asumió éste gobierno. En efecto, el 10 de diciembre de 2015 al asumir el macrismo, el Frente para la Victoria, tenía mayoría absoluta del Senado y que a la hora de la verdad se fue diluyendo, bajo la premisa de garantizar “la gobernabilidad”. Incumplieron así el mandato del pueblo, que los elegimos para ser “oposición”, es decir representar los intereses de quienes nos oponemos a las políticas neoliberales. Traicionaron el voto popular, más allá de una ideología o partido.

8- La contradicciones que generan los diferentes grupos de poder que conviven en el seno del gobierno, tironean las políticas a desarrollar, la mayoría de ellos destinados a apuntalar grandes negociados, por miles de millones de pesos, que cada día salen a la luz pública, involucrando directamente al presidente. Esta situación pantanosa para el panorama político, hacer expresar al Departamento de Estado de los EEUU, a través de su vocera, “la diputada, fiscal de la moral pública”, quien arremete sobre sus compañeros de alianza, que al ser ladrones de albañal, dañan el proyecto estratégico del Imperio. No es una lucha por espacios de poder como creen los periodistas, no se trata de armados electorales, se intenta desde la embajada eliminar el riesgo de su proyecto a largo plazo, por el saqueo rapiña cotidiano.

9- Son varios los escenarios preparados para un eventual agravamiento social: el primero es producir el desplazamiento del presidente, asumiendo la Corte la responsabilidad de un nuevo llamado a elecciones, la segunda declarar el estado de excepción, dado que todas las medidas tomadas por DNU, las leyes votadas y el incumplimiento de otras, como asimismo acuerdos TLC que deben pasar por el Congreso, lleven a cerrarlo, declarando ese estado de excepción avalado por las FFAA, que buscan su propia reparación histórica. De ahí la compra de armas, además del negocio de lobista del conocido diputado.

10- En este estado está la Argentina hoy, en una peligrosa cornisa donde alimentar el conflicto social hace tambalear al gobierno y donde aplacarlo permite el avance indiscriminado y brutal de un neoliberalismo feroz, que arrasa conquistas y desaparece derechos. El gobierno aumenta la apuesta, llevando el conflicto al punto de represión, que necesita para justificar sus políticas. Antes necesitó de “la pesada herencia”, despliegue impúdico de la mentirosa “posverdad”, medio por el cual justificaron incumplir sus promesas electorales y aplicar un ajuste severo, anunciando una catástrofe que no existía. El pueblo argentino con memoria plena reciente, tanto de logros, como los 12 años peronistas, como de traspiés de los 90. Ambos escenarios llevan a la resistencia plena del pueblo, ante cualquier escenario que intenten.

Jorge Rachid