LA INTIMIDACIÓN, EL MIEDO Y LA REPRESIÓN EN DEMOCRACIA, SON EXPRESIONES DEL AUTORITARISMO NEOLIBERAL, PARA ESCONDER EL SAQUEO NACIONAL.

(Jorge Rachid)

1- La Dictaduras militares funcionales a los civiles convocantes, que barrieron democracias a lo largo del siglo XX, de la mano de intereses hegemónicos imperiales, bajo la excusa de la Guerra Fría y la lucha contra el comunismo, se expresa hoy, en democracia bajo la bandera de la lucha contra el narcotráfico y en terrorismo.

2- Es la misma matriz, ayer bajo la Doctrina de Seguridad Nacional al amparo de la escuela de las Américas de Panamá de la Marina de EEUU, conducida por el Departamento de Estado de ese país, donde se formaron todos los futuros dictadores latinoamericanos. Hoy ese rol lo cumplen la reciente reconstruida lV Flota de EEUU y los think tang de las ONG dependientes de la NSA, nuevo servicio de informaciones y seguridad de ese país, por donde pasan todos los funcionarios de los gobiernos neoliberales, como el de nuestro país.

3- Estas represiones amparadas, como ayer, por los medios hegemónicos de comunicación, que son verdaderos factores de poder a partir de su alianza con los Fondos de Inversión, conocidos como Buitres, como conocemos del Multimedio Clarín, cuyo capital accionario comparte con Goldman Sasch, principal Consultora y Banco de Inversión de EEUU, que califica los países, según “riesgo país”, fijando tasas de interés según sus propias estrategias.

4- Nadie recuerda hoy las operaciones del Fondo de Inversión MNL de Paul Singer, exigiendo a través del juez Griesa al país, el 1.600% de intereses sobre los bonos del país, que compró para fortalecerse, reconocidos periodistas y políticos del país, casualmente los mismos que hoy gobiernan y son oficialistas desde los medios. Siguen cobrando y siguen siendo funcionales a las políticas de entrega y cipayaje, que sólo puede sostenerse con represión a la protesta social.

5- Sin represión, miedo e intimidación, les sería imposible avanzar sobre el diseño estructural de modificación de los derechos sociales conquistados en los años de democracia, consolidados durante los últimos doce años hasta el 2015, que comenzaron a ser barridos por las políticas neoliberales emergentes de un voto popular, que fue engañado por la catarata de mentiras, nunca cumplidas, escondidas detrás de proclamas de “esperanzas de los nuevo”, en tono evangélico y con promesas a futuro, mientras el día a día, expresa el deterioro de las condiciones y calidad de vida del pueblo.

6- Para sostener esta situación es necesaria la represión, como expresión del miedo generalizado sobre la población, ante la protesta social que surge desde múltiples andariveles que han sido arrasados por el neoliberalismo. Los despidos tempranos, el cierre de fábricas, los aumentos abusivos de tarifas, las persecuciones gremiales y políticas a opositores, la demonización de la juventud, la denigración de la política, la persecución omofóbica, la crítica al Papa Francisco por condenar al capitalismo salvaje, son sólo algunos de los condimentos, que escondidos detrás de palabras amables en el discurso oficial, necesitan de represión social.

7- Las muestras disciplinadoras de la detención temprana de Milagro Sala, arbitraria, salvaje, punitiva por negra, coya, capaz y eficiente que desnudó a los “blancos” corruptos de la política jujeña, hasta la desaparición forzada de Santiago Maldonado, correctivo necesario del poder, para evitar la solidaridad activa y militante de luchas sectoriales, en este caso de los pueblos originarios, caracterizados como “terroristas” y pasibles de ser reprimidos, en nombre de los altos intereses de la “propiedad privada de Benetton”.

8- O sea otra vez las fuerzas armadas de seguridad asumen el papel de ser los “gendarmes” de una democracia limitada al Mercado, empleados de patrones ricos, en una democracia que expresa sólo el mecanismo del voto como su convocatoria al pueblo, limitando y persiguiendo, todo aquello que le impida llevar adelante sus negocios y saqueos públicos. Desde al persecución de medios de comunicación que expresan como el niño frente a la multitud “el rey está desnudo”, rompiendo el débil cristal de un gobierno que se ampara, en supuestas fortalezas, que contienen pies de barros, como le pasó al país en las dictaduras militares o a las políticas neoliberales hasta el 2001, que se rompieron en un instante mágico, ante la irrupción del pueblo indignado.

9- Frente las persecuciones y la represión, las demandas sociales se concentran en la militancia comprometida con la política, pero al mismo tiempo van apareciendo nuevos actores sociales y políticos, desde los movimientos y organizaciones de base, que conforman las corrientes que contienen a los compatriotas humildes, desposeídos y excluidos del sistema, hasta los jóvenes estudiantes secundarios alzando su voz y proclamando su lugar en la mesa de discusión educativa, como parte de la Comunidad. Estos nuevos actores alteran la dinámica del poder neoliberal, ya que dispersan sus esfuerzos del control social absoluto, a través del miedo.

10- Si la progresión represiva sigue escalando, la perspectivas de agudización del conflicto social aumentan y más allá del miedo social que ya existe, será una espiral creciente, que estará en la calle ante cada medida que limite derechos, que arrase culturas, como la sanitaria a través del CUS, la previsional con los nuevos mecanismos de “capitalización individual”, la educativa con la modificación del último curso secundario con “pasantías gratuitas”, entre otras modificaciones estructurales. Para eso necesitan de espías, provocadores, infiltrados, tapas de diarios murales sobre judiciales o policiales, invisibilizando la realidad, persiguiendo periodistas honestos, invadiendo espacios públicos y universidades, demorar, detener y agredir a jóvenes del conurbano exigiendo documentos por portación de cara. No podrán avanzar más allá de sus propias torpezas, porque lo que no te mata te fortalece y la conciencia nacional de libertad y democracia plena, está consolidada y representada, en el pueblo argentino, por el Movimiento nacional y popular, que desde el peronismo recupera energías junto a los trabajadores y militantes sociales.

Jorge Rachid