LA GRAN MARCHA O MARCHA ADMIRABLE CAMPESINA y EL ATENTADO.

(Felson Yajure)
06/08/2018

La Gran Marcha, también conocida como la Larga Marcha fue el viaje a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, entre los años 1934 y 1935, en maniobra de defensa estratégica del ejército rojo de china los dirigentes comunistas decidieron emprender la huida hacia el interior recorriendo alrededor de 12 500 kilómetros en 370 días. Uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia de la revolución china, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.

Un joven dirigente del Partido Comunista, llamado Mao Tse Tung, se refugió en las montañas de la provincia, formando una base revolucionaria. Considerados "bandidos comunistas", estos grupos soportaron la política de "cerco y aniquilamiento" del gobierno pro imperialista. Durante un año, más de cien mil hombres, mujeres y niños, recorrieron a pie 12.000 km hasta alcanzar el norte del país. Al final del recorrido, sólo 20 mil de los viajeros iniciales, lograron alcanzar la retirada estratégica que permitió la supervivencia de lo esencial del ejército rojo y del Partido Comunista. Enormes desafíos deberían enfrentar todavía los revolucionarios chinos hasta el día de la proclamación de la República Popular China, aún después de la victoria. Mao señaló: después de la revolución, el camino será aún más largo y nuestra tarea, aún más grandiosa y más ardua. Es éste un punto que hay que dilucidar desde ya.”

El pasado 1ro. de agosto, en Venezuela, una marcha de Campesinas y campesinos de diferentes lugares del país, llegaron a Caracas, salieron el pasado 12 de julio de Guanare, estado Portuguesa, rumbo a Miraflores, enfrentando presiones de diverso origen, para hacer escuchar sus voces, hacer valer sus derechos y entregar sus propuestas ante el Gobierno Nacional. No sé si pueda haber alguna conexión, por lo recién de la marcha, y lo próximo de la reconversión, pero lo cierto es que la marcha campesina venezolana, al igual que la China, está marcando un hito, evidenciando la existencia de una vanguardia popular acerada y dispuesta al sacrificio que sea necesario. Eso no es cualquier cosa, en la historia existen corrientes subterráneas que de repente emergen como un volcán, como el pueblo que derrocó el golpe de Carmona. Y la marcha campesina evidencia que en Venezuela hay corrientes cada vez más fuertes, y que ya comienzan a aflorar, de tanta fuerza que traen. Son la punta de un iceberg, y como ellos mismos lo declararon, están para barrer cualquier intento golpista, por eso el golpismo se desespera y trata de acelerar sus tiempos. Ignoran que ya es tarde. Este pueblo heredero de aquellos que patriotas que marcharon hasta el Potosí, está para ser libre y soberano, y para crear una Patria nueva. La suerte está echada, y con mi pueblo me resteo.

El campesinado tiene fama histórica de no ser muy avanzado en su nivel de conciencia. Pero cada sociedad es sui generis en su desarrollo, y aquí en Venezuela siempre se caen los stereo tipos y se rompen los moldes. Los campesinos dieron una lección de comprensión del momento histórico. Así que agárrense que lo que viene es joropo. Como diría el Ché: Este pueblo ha dicho basta y a echado a andar.

Sé que el reciente atentado contra el gobierno chavista acapara el centimetraje de los medios, pero no quiero que ese hecho ponga bajo la mesa la importancia de la marcha realizada. El encuentro de los campesinos con Nicolás se realizó, fue una interpelación popular y en cadena nacional, como debe actuar un gobierno revolucionario con el poder popular. Se dijeron verdades y las medidas están en desarrollo, los campesinos no se irán hasta constatar con hechos que hay verdadera respuesta. Se evidenció que es necesario presionar, movilizar, para frenar las tendencias conservadoras y restauradoras que trabajan desde el interior del proceso. Es la lucha de clases a lo interno del proceso, y que caracteriza a toda verdadera revolución, demostrando que la contradicción entre capital y pueblo es irreconciliable, y que existe una dirigencia ligada al capital trasnacional que debe ser sometida por la ley, es lo Marx denominaba en un lenguaje de su época “la Dictadura Popular Democrática del Proletariado”.

El Socialismo se conquista peleando y la pelea es peleando. No habrá respuesta mágica ni inmediata. Como sabemos, en todo proceso revolucionario existen tres tendencias, una de izquierda o revolucionaria, una de centro y una de derecha, oportunista o restauradora. La marcha campesina evidentemente pertenece a la izquierda, y ratificó que la inmovilidad ayuda a quienes representan a la tendencia oportunista y restauradora. En el caso del movimiento campesino su lucha ha costado más de 300 muertos, tres el propio día que se reunieron con Nicolás. La solidaridad alrededor de la marcha, y sus posibles efectos desencadenantes, ya son una victoria, y nada ni nadie detendrá este pueblo que ya ha echado a andar.

Los campesinos también dejaron claro, que actúan dentro de la unidad del chavismo, y en apoyo a Nicolás Maduro -algo que los campesinos de la marcha repitieron hasta el cansancio. Y que quedó como una declaración de lucha. Como un Patria o muerte. Creyeron que nos mataron a Chávez, pero ignoran que Chávez ya es u pueblo. Todos somos Chávez

Unidad, Lucha, Batalla, y Victoria