J

(Rosina Valcárcel)

A pesar de la lejanía
Con tu cuello y tu rostro teñidos por Modigliani
Y tu cuerpo -olor a eucalipto- sin cerrar los ojos
Y el paisaje que nace de un poema de Moro

y de tu presencia cuando la ciudad era

Podía ser el espejo de los montes

y del horizonte cerca a mi corazón

Ven a sentarte, Julius, a la orilla del mar

Con quietud vislumbremos su rumbo y ensayemos

que la vida transita.

19 abril 2018