Hacia la consolidación del Chavismo.

(Víctor Manuel Ramos)

Van a celebrarse próximamente las elecciones para escoger las autoridades municipales en la República Bolivariana de Venezuela. Tras las dos derrotas definitivas sufridas por la oposición violenta, golpista y deseosa de una intervención extranjera, este nuevo reto eleccionario ha sorprendido a la oposición y han aflorado en su interior las ya antiguas divisiones, generadas fundamentalmente por las diferencias de enfoque en torno a la lucha para lograr su obsesión de echar al Presidente Maduro y por la pelea que los grupos han asumido para catapultarse a la dirigencia de los opositores.

Tales enfrentamientos internos nos les permitieron presentarse a la escogencia de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente, organismo supremo que se conformó con los diputados del Partido Socialista Unificado de Venezuela, la única organización política en participar en la liza. Electa e instalada la Asamblea Constituyente, mediante convocatoria del Presidente y su Consejo de Ministros como lo autoriza la Constitución, y calmadas las turbulentas aguas de las actividades guarimberas, los auténticos y legítimos representantes del poder del pueblo convocan a las elecciones para escoger los gobernadores de los Estados. La oposición nuevamente se divide, pero presenta candidatos. Mas, los venezolanos, cansados de tanta violencia en las calles que condujo a superar el centenar de muertes, apoyaron masivamente la revolución chavista y le propinó una derrota contundente a la oposición que solamente logró 5 de los 23 Estados en disputa. Cuatro de ellos se juramentaron ante las autoridades de la Asamblea Nacional Constituyente y uno se rehusó por lo que se ha librado una nueva convocatoria para escoger un nuevo gobernador.

La oposición venezolana actúa de una manera errática. No hace mucho se desgañitaban exigiendo la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y cuando se les llama a integrarla mediante las urnas se rehúsan a participar. Han estado permanentemente exigiendo elecciones pero cuando se convocan las elecciones para gobernadores participan y luego arguyen que las elecciones fueron fraudulentas, a pesar de las opiniones de los observadores y de la transparencia del sistema electoral bolivariano. Sufrieron una derrota contundente.

Luego, la Asamblea convoca a elegir las corporaciones municipales y nuevamente la oposición se resisten a participar, amparada en el mismo alegato de que las elecciones son fraudulentas. Este argumento lo han sostenido luego de las 20 elecciones que se han realizado durante ha transcurrido la revolución chavista del socialismo del siglo XXI. No ha habido para la oposición una elección justa en Venezuela y por eso han acudido, frente a la imposibilidad de movilizar las masas a su favor, al golpismo, a las guarimbas, al boicot electoral; pero siempre les ha salido la venada careta. El pueblo se ha impuesto a las pretensiones de retrotraer a Venezuela al pasado neocolonial.

Las elecciones municipales, ya en proceso, serán indudablemente, el bloque popular que pondrá en el más seguro carril el proceso revolucionario venezolano y apabullará a la oligarquía que solo ha sembrado destrucción y muerte y que, no contenta con el daño que ha provocado al país, auspicia la intervención extranjera en Venezuela, para devolver al país su antigua condición de Estado sometido a los intereses del imperialismo, de perro faldero de la OEA.

Con la asistencia masiva a las urnas, para elegir las autoridades municipales, los venezolanos volverán a ratificar su amor por la paz, la democracia y a su revolución chavista para implantar la justicia social con la Revolución Socialista del Siglo XXI.