Faltó algo.

(Jorge Luis Ubertalli Ombrelli)

21 de febrero del 2018

Al General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto Nicolás Calderón Sandino, Defensor de la Soberanía de Nicaragua, traicionado y asesinado por la oligarquía vendepatria y los imperialistas yanquis hace 84 años.

En el marco de una protesta contra el gobierno colonial de Mauricio Macri y sus compinches, hoy se llevó a cabo una concentración a la que concurrieron más de 400 mil personas, de la casi totalidad de las corrientes políticas e ideológicas contrarias a la gestión de los saqueadores del pueblo y la nación argentina.

Hubo discursos que hicieron referencia a la situación de los trabajadores argentinos en relación con la pérdida de sus conquistas y derechos y llamamientos al gobierno colonial para que deje de gobernar para los ricos, como si su política estuviese signada por los vaivenes coyunturales y las presiones y no fuera una orquestación meditada y premeditada de los poderosos y ejecutivos - los famosos CEOS, de los cuales Macri y su pandilla forman parte- para saquear el país, hambrear y transformar a los trabajadores en menesterosos y pedigueños esclavizados y fracturar el territorio nacional en relación con intereses de potencias extranjeras, países satélites y magnates vinculados a lo más granado del capitalismo financiero, industrial y militar.

Todos los discursos parecieron 'duros', incluido el del titular de Camioneros, Hugo Moyano, quien varias veces se refirió al pelele Mauricio Macri como 'señor presidente'.

Pero hubo una falta grave. Para comprenderla debemos remontarnos a una frase de la compañera Evita: 'En donde haya un obrero está la Patria'. Y esto se interpreta de una sola manera: los obreros, los trabajadores, son los que no sólo deben defender sus intereses de clase y sector, sino los intereses de la Nación en su conjunto. Son los únicos, como decía el general Sandino, que llegarán a liberar su territorio, su cultura, su espíritu, el vientre terrenal de la madre que los parió, y a la par de que liberen la Nación, la Patria, del yugo colonial y/o neocolonial, se liberen a si mismos como trabajadores, como obreros. Porque...¿ que es la Patria sin los trabajadores?.. Nada. Somos la Patria misma, que incluye territorio propio, costumbres propias, bienes naturales y creados por el hombre propios, independencia...nacional y de clase y/o viceversa.

La cuestión de la 'democracia' opuesta a la dictadura cívico-militar de 1976, ha producido un cambio de mentalidad en los dirigentes de los trabajadores argeninos, en cuanto a deslindar los campos de disputa. Los obreros a sus salarios, conquistas y derechos, por un lado; los intereses territoriales, de la defensa, de la industrialización, de los pueblosy naciones amigas y en vias de liberarse o agredidas por el imperialismo y sus compinches locales, por otro. Esta 'división de tareas´es una situación querida por los oligarcas e imperialistas. Quieren que los obreros, los trabajadores, solo luchen por sus intereses inmediatos, materiales, y no por los intereses de toda la Nación, que son los de ellos mismos. Quieren que los laburantes solo nos ocupemos de 'lo nuestro'. De lo 'otro'...¿quien se ha de ocupar?

Entonces vamos al grano. No hubo un solo discurso de los que hoy escuché- sobre todo de dirigentes que se nombran como discípulos de compañeros como Agustín Tosco, Jorge Di Pascuale, Raimundo Ongaro, René Salamanca, Atilio López y tantos otros- que haya aunado al discurso reivindicativo un discurso político, o sea, vinculado con el Poder Popular que debe establecer el Frente de los Trababajadores organizados para luchar por la definitiva Liberación Nacional y Social, cuando no existe un Partido o un Líder que convoque a tan magnas tareas.

Ninguno de los que discurseó hoy dijo nada sobre el submarino ARA San Juan, hundido por el enemigo británico y mentido por los cipayos gubernamentales y sus paniaguados; ni sobre la entrega de la Patagonia a los enemigos de la Patria, la Nación y, por lo tanto, de los trabajadores; ni sobre el desmantelamiento y/ o entrega de las industrias de base y las de industria ligera, que obedecen a un vaciamiento del país y sus laburantes; ni sobre la invasión de la DEA al territorio nacional, que se viene llevando a cabo hace tiempo y ahora es consagrada por los cipayos que usurpan el gobierno; ni sobre el despido de trabajadores de industrias militares (Fanazul, Fábrica Militar de Aviones, etc.) que hacen a la defensa nacional; ni sobre el vaciamiento de cient{ificos, instituciones de ese nivel, artísticas, culturales, etc. que hacen, con otras tantas, a la Nación. Algo, si, se dijo, sobre la deuda estronómica que contrajeron los saqueadores para endeudar el país por más de cien años.

A quien le dejan los dirigentes de las masas trabajadoras la defensa de la Nación en su conjunto. ¿A los políticos de carrera?. ¿A los militares formados en las escuelas de la Junta Interamericana de Defensa con sede en USA?. ¿A los 'especialistas'´que venden buzones pagados por los mismos que liquidan la nación y hambrean a los laburantes con trabajo o desocupados?.

¿O es que la clase trabajadora, los obreros, como pensaba y agitaba Evita- a la que casi hoy ni se nombra, aunque el acto tuvo como escenario su figura, situada en el Ministerio de Salud y Bienestar Social de la calle Belgrano y 9 de Julio- no deben hacerse cargo de los intereses TOTALES Y ESTRATEGICOS del país para construir una Nación, una Patria, liberada en lo social, territorial, cultural, económico y militar?. Claro, antes se podía decir que Perón conducía todo eso y Evita era solo la representante de los trabajadores en lo que hacía a la pareja. Pero ahora Evita no está, ni tampoco Perón. ¿Quien debe entonces hoy conducir los destinos del país, liberar la Nación y la propia Clase trabajadora y construir una Patria para todos y no para unos pocos, una Patria Libre y no colonizada, una Patria socialista, donde 'naides sea mas que naides' y seamos ´'todos para uno y uno para todos', en el marco de una sola clase social: los obreros, los trabajadores, los pobres de la ciudad y el campo, sino nosotros mismos?.

¿O es que los laburantes no podemos hacernos cargo de la Patria y debemos dejarle a los que viven de las charlatanerías el control del territorio, de las industrias y campos, de la cultura nacional envilecida y enlatada- incluida la drogadicción y otros vicios de importación-, de la historia, falseada por la oligarquía, la burguesía y sus sirvientes?.

Y algo más: solo, en cuanto a lo internacional, se habló de la situación de Lula en Brasil, 'ejecutado' políticamente o en vias de hacerlo por la oligarquía-justicia de su país. ¿Y de Venezuela Bolivariana, a punto de ser invadida por el imperialismo norteameriano y sus socios colombianos y de otros países de la región?. De los 'socios' colombianos del imperio donde se hallan asentadas 8 bases militares norteamericanas. ¿Porque nadie dijo nada?¿ y de otras cosas caras a la conducción POLITICA de los trabajadores del proceso integral de Liberación argentino y su relación con otros hermanos de la región y el mundo, porque nadie se refirió a eso.?

Si en donde haya un obrero está la Patria, como decía Evita, en cada obrero debe haber un conductor de la lucha por la Liberación Nacional y Social de esa Patria, entregada a unos rapaces cipayos y ricachones para ser tupacamarizada, violada, entregada al extranjero, sin que nadie tome el camino de echarlos a donde deben: al basurero de la historia.

Sandino luchó por su Patria y su pueblo, que también eran la Patria misma, mancillada y violada por las hordas imperiales. Evita luchó por nuestra Patria, Patria de laburantes, manchada y defecada por la oligarquía y la burguesía, vinculada a los extranjeros saqueadores. ¿Y ahora que?. ¿Que nos enseñó la historia?

Que solo los trabajadores salvarán a la Patria, ellos mismos, de la liquidación, la explotación y la indignidad colonial y neocolonial, así se disfrace o aparezca como ' democracia' o cualquier otra cosa.

Faltó algo en los discursos: vocación dirigencial de Poder Popular.

Los miles de trabajadores que se movilizaron hoy, venidos de todos los rincones del país, muchos manoseados durante sus largos viajes por esbirros armados de los basura gobernantes, merecen algo más que discursos 'reivindicativos'. Merecen dirección política que encauce la torrenial bronca hacia la definitiva liberación del capital, el imperio, la oligarquía y tosos sus sirvientes, sean paniaguados o de lujo.

La oportunidad suele pasar muy quedo. Y el tiempo se nos vá, así que: manos a la obra de una vez por todas.

Inicio de sesión