Entrevista a la Diputada Nacional por el Frente para la Victoria y ex presidenta del INCAA, Liliana Mazure.

(Boris Katunaric y Juan Cruz Guido)
Entrevista a la Diputada Nacional por el Frente para la Victoria y ex presidenta del INCAA, Liliana Mazure, sobre la actualidad de las políticas del instituto de cine y los conflictos por su financiación.

APU: Hubo un comunicado por parte de varias asociaciones cinematográficas con respecto a una reforma tributaria que intenta quitar el impuesto del 10% en las entradas de cine que está destinado al fondo de fomento cinematográfico ¿Cómo lo ve?

Liliana Mazure: El informe es de la consultora Fundación FIEL que fue contratada por el Ministro Nicolás Dujovne para que analice y aconseje sobre el tema tributario y plantear una reforma.

No es que las entradas tengan un 10% de impuesto, es que, del 21% del IVA, el 50% (o sea el 10,5%) está destinado al fondo de fomento del INCAA. La AFIP recibe el 21% de las entradas y transfiere automáticamente la mitad al fondo del INCAA. Esto no es un impuesto que el espectador va a dejar de pagar sino que se lo va a quedar la AFIP. Esto es por ley 17.741 del año 94 y funciona así desde ese momento.

APU: ¿Cómo funciona ese fondo de fomento?

LM: Es el que sostiene parte del funcionamiento del INCAA y sirve para subsidios a la producción, créditos, la escuela de cine, festivales, los espacios INCAA, INCAA TV. Todas las actividades del INCAA.

APU: ¿Es la principal entrada del INCAA?

LM: No, y esto es importante decirlo. Porque a renglón seguido del informe de FIEL dice que también se anula todo el impuesto que va a los servicios de comunicación audiovisual, esto es el 60% de la recaudación del INCAA y que es el canon que pagan los canales de televisión por usar las frecuencias, que son del Estado. Lo que pagan los canales es el 0.5% de la facturación en publicidad que es lo que va para los servicios de comunicación audiovisual.

El fondo del INCAA se compone entre un 60 y 65% de este fondo y entre un 20 y 25% con el impuesto del IVA en las entradas. Es decir que este informe de FIEL desfinancia al INCAA prácticamente en un 100%.

Este segundo renglón que propone quitar el informe de FIEL es lo que sostiene el ENACOM, antes AFSCA, con lo cual quedarían desfinanciados el INCAA, el Instituto de Teatro, el de la Música.

El informe va por la desfinanciación de absolutamente todo. Incluso del ENACOM que se sostiene con este canon que pagan radio y televisión.

APU: ¿A qué le atribuye el intento de desfinanciación?

LM: Ya en los 90 Cavallo se quedaba con la plata y remitía al INCAA lo que consideraba que era apropiado, esto es cuando el INCAA pierde su autarquía. Hoy en día es autárquico porque lo recupera Jorge Coscia en 2003 y se financia de esta manera: automáticamente los fondos del 50% del IVA y del 0.5% del canon de publicidad se transfieren a la cuenta del INCAA en Banco Nación. Por eso es el enorme cambio que vivió el INCAA y el cambio que vivió la producción de cine.

APU: ¿Podríamos decir que entonces lo que se está queriendo atacar es la autarquía que tiene el INCAA?

LM: Se buscó siempre, todas las notas periodísticas, sobre todo en La Nación y Clarín (Aunque más por La Nación, fijate) fueron notas que atentaban contra la autarquía del INCAA, que además siempre se manejó con mucha transparencia. Todo el dinero fue siempre a la producción y al sustento de los programas del INCAA.

Nosotros sabíamos que esas notas siempre atentaban contra el fondo de fomento porque no consideran valioso que se produzcan películas. Hay una desvalorización de este proyecto político que es el de una desvalorización de la cultura. Y además porque han desfinanciado el Estado de tal manera, sacándoles los impuestos a los ricos, que tienen que empezar a manotear dinero de donde sea.

Este es un objetivo que tienen hace mucho tiempo. Nos hartamos de escuchar “para qué quieren esa cantidad de películas que nadie ve” y todo ese falso concepto. Porque el cine argentino se vende muy bien y se vende muy bien afuera y se ve en Argentina y además es una fuente de trabajo calificado.

Cuando asumimos en 2003 estimamos que había 50.000 puestos de trabajo, con los años de nuestro gobierno logramos duplicarlo. Eso ha bajado notablemente en este año. No me extraña, es el mismo proyecto que quiere privatizar Aerolíneas, el mismo que nos vació el CCK y que está vaciando YPF.

APU: En ese sentido ahora se están cumpliendo cuatro años de la inauguración del cine Gaumont, algo que se logró durante su gestión en INCAA ¿Cómo lo recuerda?

LM: De lo que se cumplen cuatro años es de la compra del edificio, luego Cristina lo inaugura en Junio, lo refaccionamos en tiempo record. Fue compleja la compra del cine porque, en casi todos los casos de este tipo de salas que vienen de los años 30, son salas familiares y tienen una cantidad enorme de herederos.

Había una oferta de una iglesia evangelista, a su vez habíamos sacado una ley de protección de la fachada y la estructura del cine, una año antes de esto, así que los herederos tranquilamente se lo podían haber vendido. Pero nosotros lo alquilábamos desde la gestión de Coscia en 2004, cuando empieza el programa Espacios INCAA, así que teníamos un derecho sobre el edificio.

Ahí empezó un ida y vuelta con el Tribunal de Tasaciones de la Nación y finalmente pudimos hacer una oferta a todos los herederos juntos y fue tentadora, así que lo compramos con un dinero que pedimos al tesoro.

En ese momento yo tenía una oposición muy fuerte del sector, no querían que toque el dinero que iba para el fondo de fomento, entonces logramos que venga por el lado del Ministerio de Planificación, después de derogar un decreto que impedía que el INCAA reciba dinero del tesoro o de otra institución del Estado. Uno a veces no imagina cómo te lo agradecen después.

APU: ¿Cómo ha visto hasta ahora la gestión del INCAA bajo el año y meses que lleva en funciones la dirección actual?

LM: El INCAA responde a políticas marco, siempre. Lo mismo fue cuando estábamos nosotros. En 2015 aprobamos en el congreso el presupuesto 2016 y ahí iban incluidos $200 millones del Tesoro Nacional como se hicieron todos los años desde 2010. Ese dinero es el que se está aplicando actualmente a todos los concursos para televisión. Lamentablemente el INCAA hoy depende de estas políticas marco y no hubo ni un solo peso destinado al INCAA cuando votamos el presupuesto 2017. Es decir que este año no va a haber un peso del Tesoro.

Con eso se sostenía INCAA TV, Ventana Sur, todas las refacciones del ENERC y todas las producciones para televisión. Hoy poco se le puede pedir a las nuevas autoridades porque son parte de esta gestión ya que son gente que tiene que ver con la producción, y muchos de ellos saben y entienden perfectamente las herramientas que tienen para trabajar.

El INCAA no es el INCAA solo, sino que el INCAA depende de un gobierno. Por eso esa nota del diario La Nación que reproduce el informe de FIEL parcialmente (porque no dice toda la verdad tampoco) por eso el sector reaccionó tan fuertemente, lo cual hizo que las mismas autoridades del Ministerio de Cultura y el Ministro de Hacienda pensaban en relación a esto: volver atrás, que eso no va a suceder, etc.

De todas maneras todo lo que es impositivo tiene que pasar por el Congreso, no puede ser por decreto, así que ahí estaremos para defenderlo. Pero la autarquía no pasa por el Congreso.