Enfoques cooperativos, Hoy: Un mundo fraterno y cooperativizado que abrace al migrante..

Por José Yorg, el cooperario.

“Sólo el egoísmo tiene patria. ¡La fraternidad no la tiene!” Alphonse De Lamartine

“Me hicieron capaz de amar y de crear, me cargaron los hombros de certezas y me dieron el coraje de superar impedimentos. Pero soy apenas Hombre igual a ti hermano de todas las Europas y a ti hermano que transparentas las áfricas futuras”. MULATO de Fernando Costa Andrade

Imagen integrada
En el mundo entero y lógicamente en Argentina se observa cierto avance de reproducción cultural de características xenofobias, en concreto, se repiten episodios impulsados por sectores intolerantes que están empeñados en librar un ataque contra el bien común, la fraternidad, el compañerismo, la cooperación, pretendiendo introducir la mercantilización de la vida.

Debemos estar atentos al mecanismo de esta onda intolerante que se enmarca en una lógica economicista y que pretende instalar la mentalidad de “todos contra todos”. Esto es lo que los expertos en marketing político llaman “agenda oculta de la intensión verdadera”, pues lo que se persigue es estimular en el público, en la gente de carne y huesos, lo peor de sí, el egoísmo, la mezquindad, la envidia, todos vicios de la personalidad enajenada.

Esta arremetida cultural de la intolerancia es, por tanto, alarmante porque pretende disgregar la familia en posiciones encontradas sobre servicios públicos que están arruinados tales como la salud, educación, trabajo y otros servicios públicos que están arruinados y de tal manera poner en los hombros del hermano extranjero esa responsabilidad.

Pareciera que entramos en el dilema de un mundo mercantilizado o un mundo fraterno. Nosotros queremos un mundo fraterno y cooperativizado que abrace al migrante.

Argentina, tierra de inmigrantes

Traemos a colación lo que expone el Dr. Prof. Henry Giroux “La ideología de la reproducción toma como preocupación esencial la pregunta de cómo un sistema social se reproduce a sí mismo y cómo se constituyen ciertas formas de subjetividad dentro de tal contexto.”, es el mecanismo de reproducción del odio.

Argentina es un país que se construyó sobre el esfuerzo de hombres y mujeres migrantes y que trajeron las nobles ideas y acción del cooperativismo que hicieron a la Argentina “el granero del mundo”, pero sobre todo ayudaron a construir una Argentina fraterna.

Las raíces de familias y parientes con paraguayos – en el caso de Formosa – son profundas, y además el refugio que se encuentra al comprar mercancías de bajo precio al otro lado del río que nos une, es un elemento fuerte y en el caso de la Argentina es histórica, dado que paraguayos fundaron por segunda vez Buenos Aires.

“SOY MIGRANTE”

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) de Argentina han unido esfuerzos en el marco de la campaña global de la OIM “Soy Migrante”. Esta acción conjunta busca concientizar a la población sobre la contribución positiva de los y las migrantes en Argentina, promoviendo el respeto por los derechos humanos de las personas migrantes y contribuyendo a derribar percepciones negativas en torno a la migración.

Uno de los cortometrajes, “Historia de José, desde Paraguay a Argentina” ya exhibido en nuestro país y el mundo entero, es una breve semblanza de un migrante paraguayo con una inspiradora historia que, según los realizadores “se exhibe una trayectoria desde su desempeño como maestro rural hasta su destacada acción como pedagogo y líder cooperativo”.

Esta es la Argentina que queremos, fraterna, cooperativa, que reconoce el aporte que realizan los migrantes, en todo el mundo también, claro está.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!