Enfoques cooperativos; Hoy: Tiempos de elecciones, tiempos de debates. Memoria sobre el Partido Nacional Cooperativista de México.

(José Yorg, el cooperario)

"El legislador no debe proponerse la felicidad de cierto orden de ciudadanos con exclusión de los demás, sino la felicidad de todos". Platón

La imagen puede contener: texto

En Argentina estamos asistiendo a un proceso electoral político-partidario legislativo, muy intenso, dado que atraviesa todo el espectro de la vida socio-económica del país, ensombreciendo otros importantes aspectos del quehacer de los ciudadanos, en fin, ello nos llevó a reflexionar y delinear estas consideraciones.

A través del amigo mexicano Luis Álvarez Rubio, de ciudad de Chihuahua rememoramos una historia del movimiento cooperativo de esa admirada nación, muy interesante: La fundación del Partido Nacional Cooperativista en el año de 1917.

La autora de esta semblanza es Doralicia Carmona Dávila en el blog *“Memoria política de México”, y así abrimos el debate, a tenor de que el cooperativismo sostiene la neutralidad política-partidaria, sin discriminación de género, raza, clase social, posición religiosa, consagrada en el Primer Principio: “Membresía abierta y voluntaria”.

En este punto recodamos lo que otro gran latinoamericano, el Dr. Carlos Mario Londoño (Colombia) en su siempre consultado libro “El movimiento cooperativo y el Estado”, nos ilustra sobre el tema en debate: “El cooperativismo es un sistema que aun cuando en las condiciones actuales de Iberoamérica sea sector minoritario, y por mucho tiempo lo será, y quizás más por esta circunstancia, está obligado a participar en numerosísimas oportunidades como fuerza política, y a hacer política en distintas formas. ¿Qué clase de política debe hacer? ¿Con quién y con qué instrumentos? ¿Y en qué circunstancias la debe hacer?”

Nos expone Doralicia Carmona Dávila y, así transcribimos textualmente que “En la ciudad de México es fundado el Partido Nacional Cooperativista (PNC), bajo la presidencia del general Jacinto B. Treviño y que contó con la participación de estudiantes”.

“En su programa el partido sostiene lo siguiente: fomentar el cooperativismo como solución a los problemas económicos del pueblo, por lo que su divisa es la democracia económica cooperativa; nacionalización de la tierra y de las grandes industrias de servicios públicos; impulso a la irrigación y al progreso de las comunicaciones; sustitución del Ejército por guardias ciudadanas; ampliación de la educación pública y autonomía de los centros universitarios y técnicos de enseñanza; supresión de la pena de muerte y modificación de los Códigos Penal y Procesal; proclamación del principio universal de no intervención en el orden internacional”.

En 1919 el partido, ya bajo la dirección de Prieto Laurens, apoyará la candidatura presidencial de Álvaro Obregón. Sin embargo, se creará una división entre los dirigentes, ya que Manuel Aguirre Berlanga apoyará la postulación de Ignacio Bonillas, y Jacinto B. Treviño la del general Pablo González.

En esa coyuntura electoral, el PNC alcanzará varios puestos en el Congreso de la Unión.

De esa forma, en 1922 se aliará al Partido Laborista Mexicano, al Partido Nacional Agrarista y al Partido Socialista del Sureste para formar la Confederación Nacional Revolucionaria, la que desplazará al Partido Liberal Constitucionalista de la dirección de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, la que quedará en manos del PNC.

El PNC jugará un papel determinante en la conformación de la XXX Legislatura, ya que quedará en manos de Prieto Laurens el manejo del Colegio Electoral, lo que le otorgará un gran poder.

Para 1923, el PNC se hará de importantes cargos: el Ayuntamiento de la Ciudad de México y la gubernatura de San Luis Potosí, que gana Prieto Laurens. Sin embargo, líderes como Prieto Laurens y Martín Luis Guzmán mostrarán su simpatía por Adolfo de la Huerta para las próximas contiendas presidenciales, lo que originará gran disgusto al presidente Obregón. Incluso el presidente del PNC, Emilio Portes Gil, renunciará a su cargo e inmediatamente manifestará su respaldo a la candidatura de Plutarco Elías Calles.

Lo anterior apresurará el fin del PNC: Obregón logrará que se desconozca a Prieto Laurens como gobernador de San Luis Potosí. Para noviembre, el PNC lanzará como su candidato presidencial a De la Huerta, quien aceptará la postulación.

Una vez aplastada la rebelión delahuertista, el PNC simplemente desaparecerá.

Recordemos cooperativismo tiene una proyección clave, construir un mundo mejor, en esa perspectiva debemos analizar y debatir todas las alternativas que puedan coadyuvar a tan nobles propósitos.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!