Enfoques cooperativos; Hoy: Reflexión teórica sobre la educación en contexto de crisis civilizatoria.

(José Yorg, el cooperario)

"Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana." María Montessori

La imagen puede contener: 4 personas, personas practicando deporte y cancha de baloncesto

En este breve artículo exponemos las ideas esenciales de la filosofía pedagógica que planteamos y anhelamos que puedan resultar dignas de ser aportadas para las mejoras en las prácticas educativas en las aulas.

Previo a tal pretensión, caracterizamos al actual contexto civilizatorio como un proceso socio-económico enfrentando su etapa crítica y crucial, tal y como lo conocemos y padecemos hoy, y que, acorde al daño natural y humano que ello plantea, a todas luces, emerge una urgente demanda de transformaciones estructurales sobre tal contexto para superar el infortunio humano.

La propia crisis de la educación a nivel mundial es prueba irrefutable de la crisis civilizatoria, de la crisis de la democracia, de las instituciones, puesto que la atraviesan y la arrasan. La organización productiva de la oferta y demanda pone en riesgo la pervivencia de la especie humana.

La filosofía pedagógica que planteamos posee la fuerza y pertinencia para intervenir en tales escenarios porque ella proviene de una experiencia similar, pero menos dramática que la actual: La revolución industrial y sus secuelas devastadoras sobre miles y miles de seres humanos del siglo XVIII y XIX en Inglaterra.

La cooperación como pedagogía surge ante la ruina socio-económica depositada sobre las espaldas de los trabajadores y productores empobrecidos, tiene el carácter de redención, como proceso reivindicativo de lo humano puesto en función económica a través de una organización empresarial denominada cooperativa.

El primer principio de la filosofía pedagógica es que el hombre se puede modificar a sí mismo, puede emprender un mejoramiento humano que repercuta como bien social. Esa modificación positiva está asentada a la vez en la modificación de la propiedad privada, individual en propiedad cooperativa y en modo de producción cooperativa.

Entonces, la filosofía pedagógica cooperativa explica que la condición natural y originaria del hombre, como especie, es su condición cooperativa y en orden a ello se definen los valores que deben ser inculcados, estimulados y asimilados como atributos de la personalidad, máxime en contextos adversos y de crisis civilizatoria.

La filosofía pedagógica cooperativa es un producto contestatario surgido de las entrañas de un proceso histórico de la humanidad en momentos en que todo fue trastocado y modificado bajo tremendos sufrimientos en aras de obtener los patrones la maximización de ganancias, impuesto como credo principal.

Esa condición contestataria es una particularidad optimista en la capacidad humana en su recupero cooperativo.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!